Cine y Televisión

L’homme fidèle: Ese oscuro objeto del deseo



L’homme fidèle: Ese oscuro objeto del deseo - Cine y Televisión

L’homme fidèle: Ese oscuro objeto del deseo

 

Con solo 75 minutos L’homme fidèle no pierde el tiempo estableciendo su premisa: el director Louis Garrel interpreta a Abel, un joven periodista que una mañana cualquiera, es interpelado por su novia, Marianne (Laetitia Casta), quien impertérritamente le anuncia que está embarazada, pero que el futuro bebé, pertenece al mejor amigo de Abel, Paul, con quien planea casarse lo antes posible. Abel apenas reacciona, aceptando la noticia sin discutir, aunque su voz en off deja claro que nunca dejará de amarla.

Garrel, actor en películas como Les amants réguliers, film de una agudeza melancólica incansable, ahora, actúa, dirige y coescribe al más puro estilo del neoyorkino Allen. Junto a él estampa su impronta narrativa, ni más ni menos que Jean-Claude Carrière, uno de los más grandes guionistas del cine francés, autor de pelis como Belle de Jour  o The Unbearable Lightness of Being, una novela que muchos consideraban imposible de adaptar.

A los pocos minutos de metraje, la narración salta abruptamente nueve años después. Paul está ahora muerto, y Abel asiste al funeral como una oportunidad para volver a contactar a Marianne. No obstante, el funeral también sirve para presentar a una inusitada rival, la hermana menor de Paul, Ève (Lily-Rose Depp, sí hija de Johnny), que era sólo una niña la última vez que la vio. Ahora, después de haberse convertido en una joven sexualmente segura, Ève decide que es el momento de hacer su jugada. ¿Cuáles son las probabilidades? Abel no tuvo amor en su vida durante casi una década, y ahora puede elegir entre estas dos opciones, eminentemente atractivas y, además, no tiene que hacer nada: ambas están dispuestos a luchar por él.

Aunque no es un acto de narcisismo por parte de Garrel, el dilema de Abel se siente asombrosamente alejado del tipo de intrigas dramáticas que cautivan a la gran audiencia, y sin embargo, ese podría ser su atractivo para un cierto tipo de público culto y francófono, especialmente cuando Abel escoge su antiguo amor, mudándose con Marianne y su hijo Joseph (Joseph Engel), que no está tan entusiasmado con la intrusión de otro hombre en la vida de su madre, ¿complejo de Edipo?.

Posteriormente el guión de Carrière y Garrel hace una cosa interesante: cambia el punto de vista de Abel a Ève, y de repente, nos vemos empujados a su historia de fondo, la forma en que ha estado obsesionada con Abel desde que era una niña pequeña, casi acechando a la amiga de su hermano. Su enamoramiento precoz es bello, pero también algo espeluznante, y en la «guerra» (en términos de Ève) que sigue a Marianne por los afectos de Abel, la mujer más joven está dispuesta a luchar sin tregua.

Pero la perspectiva cambia una vez más, esta vez privilegiando a Marianne, quien tiene una idea inesperada: En lugar de prohibirle a Abel que vea a Ève, lo anima, empujándolo a sus brazos.

Este triángulo amoroso que toma ribetes sicológicos inesperados nos evoca de manera arquetípica al cine francés y el amor fou. Truffaut, Rivette, Godard marcaron una época escarbando en un existencialismo propio donde el amor gatillaba un devenir de la vida con sombras y luces, con felicidad y melancolía. Acá el punto de vista como recurso guionístico es evidente, las perspectivas (voces) de los personajes van marcando un ritmo interior que propaga un relato alegórico en segundo plano donde la figura del niño-hombre es esencial.

Este ensamble da tejido a algo que solo Carrière hace en su cine, que lo consolidó de manera radical con Luis Buñuel en varias películas emblemáticas, y que aquí se presenta a través de una alegoría que se va articulando gradualmente hasta terminar con ese plano final donde las partes recogen el símbolo, ya no surrealista como en Le charme discret de la bourgeoisie sino más bien cercano al sicoanálisis (Comédie de l’innocence, Ruiz) a través de la figura del hijo, tal vez la del verdadero hombre fiel.

Toda la película está teñida de un oscuro objeto del deseo que va refractando en los personajes cual pulsión inacabada, y eso lo hace atractivo, a ratos enigmático, a ratos buñueliano, a ratos Nouvelle Vague, pero siempre cine.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

yogiqrosawa

2 comentarios

  • Excelente crítica, Yogiqrosawa, leí en una entrevista que le hicieron a Louis Garrel que la película la rodó en cuatro semanas. Dos años trabajando en un guion y luego el rodaje va como una bala. Es una película con un presupuesto pequeño, muy ligero; pero muy trabajada, contrariamente a lo que pudiera parecer.

    • Gracias Aicrag, en efecto, es una peli sencilla que tiene un ritmo interior donde la duración de los planos va marcando un pulso propio de un cine francés que intenta redescubrirse. Louis Garrel hijo del mítico cineasta francés Phillippe Garrel tiene buen criterio para dirigir, hay que estar atento a sus próximos films.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información