Literatura

Lo Popular No Es Tan Malo Como Lo Pintan



Lo Popular No Es Tan Malo Como Lo Pintan - Literatura

Federico Moccia es un autor italiano cuyas novelas han cautivado a muchos lectores en los últimos años, cuenta  con once obras entre las que destacan Tres metros sobre el cielo, Tengo ganas de ti y Perdona si te llamo amor. Sus historias cautivan a un público joven, porque son historias de amor con nombre propio que relatan los sueños y preocupaciones de la juventud actual, con personajes de fácil identificación por parte del lector o con los cuales se puede recordar cómo era en su adolescencia, cuando lo más importante era el fin de los exámenes y las fiestas con los amigos

    Teniendo en cuenta lo anterior, el producto cultural con el que decidí relacionarme para este trabajo es la obra Scusa ma ti chiamo amore, la versión de Perdona si te llamo amor en su idioma original; esta obra llegó por primera vez a mis manos hacia el año 2010 como un regalo de quince años que me traían desde Italia, y he aquí la primera razón por la que la escogí. Desde el primer momento en que la tomé en mis manos para leerla, creé un vínculo inquebrantable con ella y descubrí un idioma totalmente maravilloso que hasta ese momento había sido completamente desconocido para mi.

   Scusa ma ti chiamo amore, nos presenta la historia de Niki, una joven madura y responsable que cursa su último año de secundaria y de Alessandro, un exitoso publicista de 37 años a quien acaba de dejar su novia de toda la vida. Y quienes, a pesar de los 20 años de diferencia que hay entre ambos y del abismo generacional que los separa, se enamoraran locamente y viven una apasionada historia de amor en contra de todas las convenciones y prejuicios sociales.

      Y es precisamente, a raíz de esta trama, y teniendo en cuenta mi experiencia personal con este libro, es que puedo generar diferentes puntos de unión con los temas trabajados en clase. El primer tema se da a partir del mito de Teuth, ya que contrario a lo que afirman aquí sobre los peligros que pueden generar una historia escrita al uso de la memoria, en mi relación directa con el libro de Moccia esto no es así, por el contrario encontrar a un autor capaz de llevar al papel una historia que en su momento supo y que aún hoy en día sigue cautivando, me permitió generar un recuerdo continuo de una ciudad o de situaciones típicas de un país que no conozco en persona pero que llega a mi memoria a través de estas letras para hacer el juego de recrearlas tan cual me fueron descritas.

      Asimismo, si tengo que ser realmente sincera conmigo misma y si me detengo a mirar la edad en la que leí este libro por primera vez y las circunstancias en las que lo hice, solo me lleva a pensar en Alessandro Baricco y su afirmación de que todos los autores roban un poco de la realidad, y la verdad con Scusa ma ti chiamo amore esta afirmación se cumple completamente y hasta yo misma he llegado a sentirme identificada con Niki por este hecho. Cuando un lector puede percibir que lo que está leyendo lo puede vivir por sus propios medios, le toma un gusto mayor a esta obra y la convierte en su mantra, y eso fue lo que por muchos años me paso: soñaba con vivir la vida de Niki, tener a mi propio grupo de amigas:  “olas” y encontrar a mi propio Álex, lo que provocó, como diría Baricco, que por muchos años fuera parte de la cultura de lo bárbaro o en otras palabras de esa sociedad que encuentra en lo banal su punto de identificación máxima.

     Ahora bien si tengo que pensar en mi relación exacta, en el cómo se formó mi gusto por este producto y en las mediaciones que he generado en este proceso, solo puedo decir que ha sido un camino corto en el cual puedo identificar como punto de inicio mi yo de 15 años: amante de las cosas banales y de historias rosas en donde el romanticismo era la clave de la excelencia, lo que me permitió generar una relación casi de dependencia por las obras de Federico Moccia ya que en ellas se reflejaban mis deseos de vivir de vivir en Roma, tener un amor a la italiana y el gusto constante por las cosas sencillas de la vida.

      Entonces, habiendo dicho cómo se generó mi conección con este libro, puedo decir que lo que realmente marcó mi gusto por esta obra fue el sentirme identificada completamente con Niki, desde la construcción de familia que tenía, su círculo de amigos, hasta con su personalidad y forma de afrontar la vida. lo que me lleva a plantearme que las mediaciones que yo he tenido en este proceso están regidas desde una industria cultural más ligada a lo popular o a lo que comúnmente se llama cultura de masas.

     Y es aquí, donde me permito traer a colación lo dicho por Baricco sobre la metamorfosis de las industrias editoriales del pasados a las industrias comerciales de la actualidad, y esto a decir verdad es lo que ha marcado mis mediaciones con Scusa ma ti chiamo amore, por que el hecho de que esta industria crecieran en tal proporción fue lo que permitió que yo me beneficiara de la ampliación del mercado de los libros y que tuviera hasta la suerte de llevar al idioma original del libro y hacer mi propia traducción desde mis propias experiencias con el lenguaje.

     Ahora bien, con lo anterior también me permito diferir, desde mi relación con esta obra, lo dicho por Baricco porque, aunque muchas veces nos damos cuenta de que tal vez nuestro modo de sonreír puede parecerse al de un personaje y que nos lleguemos a sentir identificado por este simple hecho, eso no quiere decir que nuestra vida sea tan banal y sin sentido cómo para completar una secuencia de acciones vividas a partir de situaciones imaginarias planteadas por otros.

    Igualmente, tengo que reconocer que la temática de esta obra no es de mayor complejidad, pero eso no la hace peor o mejor novela romántica, lo que realmente la hace mejor o peor es el sentido que los lectores le encuentren, y yo personalmente solo puedo decir que con esta obra he aprendido que la industria cultural está conformada por cosas sumamente elaboradas, que requieren de un estudio previo para ser entendidas, y por cosas tan sencillas y elementales que solo necesitan de tu imaginación para encontrarles un sentido mágico, y eso es lo que yo he venido realizando por esta obra porque para mi  Scusa ma ti chiamo amore, aunque es un libro muy extenso, engancha de tal forma que no se hace pesado gracias a que es fácil de leer, con varias historias de amor, desamor, cosas de la vida misma, que podría ser real. Y con esto último, como ya lo dije, afirma lo dicho por Baricco: todos los escritores se roban cosas, situaciones o personajes del día a día como fuentes de inspiración para sus novelas y personajes; esto con el objetivo de conseguir captar la atención de ese público que no es un lector voraz pero que puede llegar a convertirse;  para la muestra un botón, creo que este fue el primer libro que me leí a conciencia por primera vez por gusto propio y no porque me obligaron hacerlo. Con este libro aprendí ese sentimiento de tomar un buen café mientras se lee un capítulo que marcará tu vida para siempre, pero lo más importante que me llevo de mi relación con este libro es que nunca hay que avergonzarse por leer algo que se considere “muy light” o “bárbaro”, porque desde mi opinión en eso consiste la vida: Aprender a disfrutar de las cosas sencillas de la vida y hacer historia con ellas, mientras se acepta que el comunicar implica interpretar desde las experiencias del otro y las nuestras.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

1.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

paumunevar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información