Medio Ambiente

Lo que una vez brotó



Lo que una vez brotó - Medio Ambiente

Es cierto que en las últimas décadas, tras el avance tan rápido de la industrialización las ciudades han configurado el paisaje radicalmente, transformando el entorno para adaptarlo a las necesidades del esta economía. Teniendo un impacto negativo en la salud y en el ambiente. En la Ciudad de México, se logra observar como un gran monstruo de anarquía urbana hecho de concreto y luces impera en el corazón de la ciudad. Aunque, una vez existieron ríos que cruzaban este gigante urbano.  

 

Es muy bien conocido que la Ciudad de México, es una ciudad flotante, ¿Qué quiero decir con esto?, pues que la Ciudad de México fue construido sobre un gran lago; el Lago de Texcoco, por el imperio mexica  en el siglo XV, construyendo todo un imperio desde la nada, un imperio que se forjó por encima de un logo; flotando la soberanía y el poderío del mayor imperio mesoamericano. Un imperio con buena salubridad, respeto por la naturaleza, búsqueda del equilibrio humano con el medio ambiente. Un imperio que se forjó sobre un lago lacustre y que permaneció así por más de 200 años. Hasta su caída por manos de Occidente.

Al llegar los españoles y conquistar la capital del imperio; Tenochtitlan, trajeron consigo las malas costumbres de salud, urbanismo y el capitalismo salvaje. Destruyendo los acueductos que los mexicas habían realizado, poniendo fin a un sistema urbano sustentable por uno más consumista.

Durante este desarrollo urbano de la Nueva España los ríos y la zona lacustre de Texcoco fueron descuidados. Gradualmente estos cuerpos de agua se fueron secando y llenándose de desechos. Lo anterior aunado con el crecimiento sin control de la ciudad, provocando severas inundaciones en temporada de lluvias, como lo ocurrido en el año de 1629 cuando por 5 años la ciudad se encontró bajo el agua, poniendo en riesgo a la capital del imperio, pues existían planes de trasladar la ciudad a otra parte. 

Ante esta dura situación las autoridades españolas decidieron acelerar el proceso de desagüe de la zona lacustre, desviando los ríos. 

Ya, en el siglo XX (y después de la independencia de México) los cuerpos de agua en la capital del país, se seguían viendo como una amenaza para la ciudad, por lo que se siguió acelerando su desagüe.

Durante esta época los ríos existentes en la Ciudad de México (en ese entonces Distrito Federal, eran: Río de la Piedad, Río San Joaquín, Río Tecamachalco, Río Tacubaya, Río Becerra, Río Mixcoac, Río Barranca de Muerto, Arroyo Tequilazgo, Río San Ángel, Río San Jerónimo, Río Magdalena Contreras, Río Eslava, Canal Chalco, Canal Nacional y Río Amecameca. Por mencionar algunos. 

Sin embargo, al paso de los años todos estos ríos fueron contaminados por las malas prácticas de la Revolución Industrial y la anarquía urbana que sufrió la ciudad ante las necesidades de la economía industrial de la ciudad.  De aguas cristalinas pasaron a convertirse en cuerpos de aguas negras e importantes puntos de infección.

En lugar de respetarse, se utilizabán como basureros. 

Foto del siglo XX

“Deja que se lo lleve el Río”.

Al crecer desmedidamente la población en la capital y ante las crecientes y constantes inundaciones de estas aguas negras. Se decidió entubar los ríos a mediados del siglo XX, dando fin a los ríos naturales, al paisajismo natural por uno artificial y eliminando el abastecimiento de agua para la ciudad. Orillando a la capital a conseguir agua de otros estados del país. 

¿Pero, este es el fin de los cuerpos de agua?

El Rescate

Entrando al nuevo siglo XXI, una agenda internacional (Agenda 2030), los problemas originados por la economía industrial (cambio climático) y  problemas de salud derivados por las malas prácticas consumistas se lucha por mantener un equilibrio entre nuestra huella ecológica y el medio ambiente. 

Surgiendo varios proyectos importantes para transformar una ciudad con constantes problemas de contaminación y movilidad a una ciudad sustentable. Impulsando varios proyectos ambiciosos que buscan revivir los cuerpos de agua enterrados bajo el asfalto de la Ciudad de México y los grandes rascacielos. 

Proyectos que buscan cambiar el paisajismo de la ciudad como nunca se había visto desde la época del imperio mexica. 

Proyecto Integral y Ejecución de Obra de Saneamiento del Canal Nacional:

Ante un nuevo gobierno en la Ciudad de México, la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum dió a conocer un ambicioso proyecto en el cual consiste crear un parque ecológico lineal, como el parque elevado de New York, sin embargo, este parque lineal tiene contemplado volver a la vida el Río Churubusco y extenderse hasta Anillo Periférico. Rescatando el Canal Nacional que ahí transita y que se encuentra en pésimas condiciones de salubridad e higiene. 

Este proyecto se llevará a cabo a lo largo de tres años y dividido en tres etapas; el primer rescate será  de más de 1,687 metros, la segunda etapa contempla una restauración de más de 4,145 metros y la última etapa 2,760 metros, beneficiando el paisajismo de la Ciudad de México. 

La construcción del parque lineal se ejecutará a través de tecnologías sustentables, construcción y limpieza de los bordes y la introducción de diversas especies acuáticas y vegetales en el canal. 

Siendo un parque lineal de más de 8 kilómetros dentro de las arterias de la Ciudad de México.

Rescate Río la Piedad:

Fuente: Ciudadano en red

Visión del proyecto Rescate de Río Piedad.

Durante la mitad del siglo XX se decidió entubar el río de la piedad y colocar encima de este una gran avenida. Enterrando una parte del pasado lacustre de la ciudad, aunque, hoy en día se está luchando por traer a la vida este (y varios ríos), desde el sector público y privado. Trayendo de vuelta una parte de nuestro pasado natural a una ciudad de concreto y smog. 

Es un proyecto que tiene una estrategia holística para las distintas áreas y escalas dentro de la Ciudad de México. Otorgando un impacto positivo para la ciudad a través del entendimiento del lugar y el reconocimiento de cada lugar estratégico de la capital de México. Creando conectores biológicos. 

Este gran proyecto se lleva a cabo por Taller13 Arquitectura Regenerativa, quienes ya han impulsado otros proyectos similares en otras ciudades de otros países. Una empresa que busca recuperar 13 km de río enterrado en el asfalto, generando un nuevo entendimiento desde la cuenca Anáhuac hasta el centro palpitante de la ciudad. 

Actualmente el Viaducto Miguel Alemán (en donde se encuentra entubado el río) cuenta con 8,40 metros de ancho y 6 carriles; generando más tráfico y saturando otras. Ya que, no cuenta con el reglamento de movilidad para la Ciudad de México.

Sin embargo, este innovador proyecto busca combinar medio ambiente con movilidad, transformando radicalmente esta avenida y sus alrededores. Cambiando el paisaje de las alcaldías Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Cuauhtémoc, Iztacalco y Venustiano Carranza. 

Rescatando y protegiendo fauna y flora lacustre.

Componiendose de Río, Parque (lineal), Vialidades y el Espacio Construido. 

Esta regeneración tendría un costo de entre $12,000 y $15,000 millones de pesos que contempla; demolición de asfalto, reencarpetamiento de los laterales, desencoframiento, desmantelación, entubamiento de aguas negras, desmantelación eléctrica, plantas de tratamientos de aguas negras, una línea de Metrobús (Infraestructura y camiones), un sistema de ecobici, humedales construidos, paisaje del río en los carriles centrales, puentes peatonales y rehabilitación de banquetas. 

Más económico que la construcción de otra línea de metro y un costo menor la construcción de un segundo piso, pero que, en poco tiempo se termina congestionando. 

Proyecto Ciudad Futura:

Antes de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se tenía planeado rescatar toda la zona del lago de texcoco y darle un impulso a la región. Un proyecto que tenía contemplado la construcción del parque ambiental más grande del mundo. 

Un proyecto que se conocía, también, como Vuelta a la Ciudad Lacustre y dirigida por los arquitectos Teodoro  González de León y Alberto Kalach, quienes impulsarían la construcción de una ciudad lacustre a tan sólo 10 kilómetros del zócalo; contribuyendo al abasto y aprovechamiento del agua en la zona metropolitana, nuevos espacios públicos, mejoramiento de la calidad del aire y la planificación de los asentamientos humanos en la zona del Valle de México. Desarrollando un enorme polo de desarrollo para toda la zona. 

Nueva Ciudad Lacustre

Esta ciudad futura desarrollaría un sistema de lagos interconectados y contiguos por infraestructura urbana. La unión de estos lagos estarían alimentadas por aguas residuales tratadas, que actualmente la Ciudad de México desecha. 

Un rescate ecológico demasiado importante para la metrópoli, en búsqueda de la reorganización de la zona,  elevación de la calidad de vida, creando miles de empleos y un clima más templado con temperaturas menos extremas en el Valle de México. 

Hoy en día y ante la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional, no se ha mencionado sobre este proyecto. Aunque Singapur se ha pronunciado en invertir y rescatar el Aeropuerto Internacional 

¿Aunque, podrá ser que las empresas de Singapur impulsen este proyecto al mismo tiempo que la construcción del aeropuerto para rescatar el medio ambiente de la ciudad, así como lo han hecho con su país por medio de la infraestructura sustentable y sostenible?

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Luis1598

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información