Sociedad

Lo Social, Situación Dada Por El Afecto Y Ganancia Reciproca Entre Individuos

Lo Social, Situación Dada Por El Afecto Y Ganancia Reciproca Entre Individuos - Sociedad

Daniel Sebastián Rosero Vela

 __________________________________________________________________________________________
Lo social, situación dada por el afecto y ganancia reciproca entre individuos
El mundo está definido por la construcción que el individuo o ente edifica en él. Con el saludo de mano o un “buenos días”, mediante el intercambio de un objeto por otro, al reaccionar a un cortejo o cualquier evento grotesco, los individuos se preparan para las interrelaciones como modelos generadores de vínculos y de reforzamiento en los lazos y conexos de cada sujeto en sociedad.

A continuación, se abordará un tema que es importante reconocer debido a la significancia que este fenómeno trae a la vida. Cuando se llega al mundo, se parte de una nada llamada el “inicio de todo” ¿qué involucra ser del todo? Bien, en este caso ser del todo es ser con el mundo. Se despoja del animal toda objeción a introducirse en el medio; ocurrido el “primero momento” (el “inicio”) dejará de existir “vacío” en el individuo, la unidad se complejiza retrayendo su naturaleza únicamente para el ente, permitiendo el paso al conjunto de unidades alternas y disímiles a la propia.

El mencionado conjunto se edifica en el tiempo y es diverso en cada situación, ninguna percepción de este será idéntica o tendrá una linealidad, sin embargo, contiene fenómenos que permiten facilitar vínculos o hacer entendibles y factibles ciertas relaciones instauradas. Gran parte de las situaciones cotidianas ocurren debido a los hechos sociales que, según José Rubio, Silverio Barriga y Tomás Delgado (1998), rigiéndose por los planteamientos de Emile Durkheim, son
“[…] en primer lugar, externos al individuo en cuanto existen fuera de él, en cuanto constituye una realidad objetiva independiente de éste[…] En segundo lugar, los hechos sociales son externos al individuo porque no se pueden deducir de éste” (pág. 9)
Con el hecho social se construye singularidad en función de la comunidad, en otras palabras, la acción de un individuo repercute o impacta tres ejes: En primer lugar, cada acto definirá su posterioridad en tanto sujeto contenedor de emociones y estructuras socializadoras (Funciones fáticas y demás), es decir, conforme el animal (humano o no) crea o responde a un gesto, el resultado servirá para aportar particular experiencia a la construcción de este y la percepción del medio. En segundo lugar, al sumar un tercero en la interacción, causara dinamismo triásico, en otras palabras, el espacio u onda que se “transformara” se amplía. No solo depende de la decisión de uno solo ya que habrá dos por satisfacer, dos ideas por sintetizar o dejar equitativamente aceptables respectivamente los deseos y constructos personales. Por último y casi imperativamente todos los actos de todos los individuos influencian a el “otro” con mayúscula, a la cultura, el mundo que vive cada animal     es cimentado por quien lo padece y acontece.

Los hechos sociales pertenecen al tercer grupo, aunque pueden vislumbrarse en los demás, ya que parten de un número de personas desde su irracionalidad (previamente instaurada) y se despliegan hasta el aprendizaje y los modos de recepción de información que cada sujeto ha construido con la orientación del páter y la mater. Realizando conexos, los hechos sociales permiten a través de cada situación labrar o fundar conceptos y principios que regirán nuestros modelos de percepción y recepción sobre diferentes eventos del medio o temas que han sido cuestionados o puestos en tela de juicio tales como los momentos en los que se debe comer o el cómo se llevaría a cabo un buen manejo del tiempo, hasta la misma noción del tiempo son factores que difieren dependiendo la relación que se funde.

Parece indicado dejar claro que un hecho social es diferente a un fenómeno social. El hecho social es una noción, una idea que rige y controla explícitamente los hábitos y rutinas que cada individuo pueda sostener, además tiene un carácter impositivo, libidinal para cada cachorro humano; la imperatividad que este trae hace al fenómeno invisible, en otras palabras, naturaliza el acontecimiento hasta hacerlo convencionalmente normal.

En cambio, el fenómeno social. son actos y situaciones presentes en algún momento, es decir, tienen un comienzo, un propósito, reforzadores y un final. Como las personas en conciertos que aclaman otra canción al músico o banda favorita o aquellos que al terminar de escuchar la ponencia de un estudio aplauden, o los que se ríen por la rutina que comenta el comediante, todos aquellos están siendo partícipes de un fenómeno social.  Su distintivo se encuentra en el hecho de provenir de la emoción o sentimiento del presente.

¿Pero es la socialización por medio de los hechos y fenómenos sociales carente del sentimiento? Como bien sabemos, es necesario la existencia de un vínculo para que se dé el aprendizaje. Tal mencionado se traduce como la oferta y demanda de afecto para el afianzamiento de cualquier información, entre el sujeto y un segundo sujeto (sea objeto o animal) con un fin, en otras palabras, la actividad vincularía se presenta a través de emociones generales sin varias salidas, Freud ha denominado esas emociones generales como sugestión.

Lo anterior, la sugestión dice Freud (2007) “[…] no expresa sino los conocidos fenómenos de la «imitación» o el «contagio», aunque acentuando decididamente el factor afectivo” (pág. 2572), por lo tanto, la sugestibilidad “[…] es un fenómeno primario irreducible, un hecho fundamental de la vida anímica humana” (pág. 2575) que permite la intromisión del sujeto en la masa.

Desde aquí ya se puede pensar en un rector ejecutor del hecho social, la sugestión; ahondado en la sugestión se descubre que parte del afecto que existe por el querer ser en sociedad se define por el fragmento de libido que cada uno agrega a la situación.
“Libido es un término perteneciente a la teoría de la afectividad. Designamos con él la energía –considerada como magnitud cuantitativa, aunque por ahora no censurable– de los instintos relacionados con todo aquello susceptible de ser comprendido bajo el concepto de amor” (Freud, S. 2007. pág. 2576)
En síntesis es el amor por sentirse íntegro lo que nos permite estar en sociedad, la carencia de totalidad (perdida al crecer y fragmentar la libido) conmueve a cada individuo, de manera general y particular para promover un acto, un ideal, una noción nacida desde el miedo por la soledad, por el no descubrimiento totalitario de cada quien, por no lograr encajar con su “naturalidad” en la sociedad, el ente, antes cachorro humano, o la comunidad establezca convenciones que se viven a través de los hechos sociales sujetos al sentimiento oceánico (motor y promotor de la continuidad en esta vida)

 

Referencias

Barriga Jiménez, S., González Gabaldón, B., Cantero Sánchez, F. J., León Rubio, J. M., Gómez Delgado, T., & Medina-Anzano, S. (1998). Psicología Social: Orientaciones teóricas y ejercicios prácticos. (pp 2-24)

Freud, S. (2007). Obras completas (4th ed., pp. 2574-2593). España: Biblioteca Nueva.

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Danielroserovela

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información