Política

Loc@s cada vez somos más



Loc@s cada vez somos más - Política

No soy la amiga perfecta ni la persona perfecta… no soy nadie en realidad. No soy ni siquiera un ejemplo a seguir, solamente alguien que se despertó de súbito y se dio cuenta de que había dormido demasiado tiempo, mientras unos monstruos del averno llamados políticos jugaban a gobernar como críos de patio de colegio, mientras la gente sufría, rogaba y reclamaba con ira justificada que tuviesen en cuenta sus derechos y se dejasen de guanajadas.

A veces puedo ser una mala influencia con mi manera de ver el mundo, no sigo al rebaño más allá de la amistad y la familia. Llámenme noña, lo soy de sobra, y al que no le guste que se joda. La realidad es que muero y mato por los míos. Y esta es mi humilde opinión con una mano puesta en el corazón y la otra en la libertad de expresar lo que me quema por dentro mientras por fuera España arde en llamas.

 

Soy la oveja negra, la descarriada que no sigue a nadie, a tragar lo que venga o ceder a chantajes. Un alma más que lucha cada día para que no la jodan y que piensa que el sistema es una gran mierda que se huele a leguas y está a punto de explotar.

Las poquitas cosas que funcionan, lo hacen gracias a loc@s como yo, que no cantan victoria hasta que realmente la hay. No me cuelgo medallas ni las quiero, no quiero trascender por encima de nadie, solo soy una persona que mira por los demás, a la que le jode que la gente sufra mientras el gobierno de turno juega con nuestro país como quien juega a las damas, solo que con el dinero público y sin arreglar nada en nuestra sociedad, a la que tratan de dividir y endeudar a la menor oportunidad. Lo poquito que hacen es quitar lo que sirve de la legislatura anterior, como quien vende un cromo al mejor postor. Y se limpian el culo con el programa que nos vendieron como la panacea a nuestros males.

¡Qué vergüenza! En mal lugar queda la profesión política, envuelta en mierda. Los escaños están manchados por el sudor de los más vagos de nuestro país mientras las hormiguitas obreras del sistema trabajamos con miedo de no llevar el pan a nuestra mesa y a las bocas inocentes de nuestros hijos e hijas, sin dejar de pagar altos precios por vivir en este maldito lugar. Mientras su prole y la de los monarcas viven de la mejor manera imaginable y miren que tengo imaginación, pero creo humildemente que me quedo corta y encima… lo pagamos tod@s con el sudor de nuestras frentes, con nuestra sangre y tiempo. Mientras tanto, nuestras vidas se nos van pagando usura y corrupción. Hipotecas impagables, impuestos que más parecen revolucionarios que otra cosa y cuantos inventos surjan en el infiernillo en el que se ha convertido España. Mientras nuestras narices huelen el tufillo a azufre de los demonios que se reúnen en el Congreso de los Diputados, que cada vez más se parece a una casa de putas, donde mejor nos hubiese valido que trabajasen Los Teleñecos, que al menos ellos nos hacían gracia sin hacer daño a nadie.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Eridana

2 comentarios

  • Me ha parecido una reflexión importante y muy acertada. Soltamos insultos con palabras y pensamientos a personas que sólo cumplen su función como padres. Olvidándonos que no son responsables de los errores de sus hijos. Y menos aún merecedores de nuestras injurias.
    Gracias por compartirlo, y hacernos reflexionar. Te sigo y me gusta mucho lo que escribes. No dejes de hacerlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.