Salud

Los 10 mejores ingredientes para añadir a nuestro jabón casero

Patrocinado


Los 10 mejores ingredientes para añadir a nuestro jabón casero - Salud

Después de explicaros cómo hacer nuestro jabón casero de aceite, hoy os voy a contar mis 10 ingredientes favoritos para añadirle al jabón y cómo hacerlo. Si aún no sabes cómo fabricar tu propio jabón puedes verlo aquí.  Estos ingredientes los añadiremos siempre en la traza, es decir, cuando después de mezclar los aceites con la sosa y el agua, la mezcla alcance una consistencia como de natillas.

  • Aloe Vera: es un ingrediente fantástico para todo tipo de piel, especialmente las irritadas o quemadas por el sol. Es cicatrizante, regenerador y un gran aliado a la hora de hacer jabones que cuiden nuestra piel.
  • Arcillas: además de dar color y dureza a nuestro jabón, lo nutrirán con sus propiedades. Mi favorita es la arcilla negra australiana, que no es barata ni fácil de encontrar, pero que tiñe nuestro jabón de un color negro precioso al tiempo que limpia nuestra piel de un modo espectacular. A pesar de su espuma que resulta más oscura, os garantizo que nada te deja la piel tan limpia y suave. La arcilla blanca también llamada caolín, es especial para pieles sensibles, y la arcilla verde, un auténtico clásico para las pieles grasas. Si tenéis problemas de acné o puntos negros, esa es vuestra arcilla. También tenemos la arcilla rosa o roja, con propiedades parecidas a la blanca, y por supuesto los barros y arcillas del Mar Muerto, con unas propiedades revitalizantes y una auténtica bomba de minerales para nuestra piel.
  • Miel: cicatrizante y regeneradora, por algo es uno de los ingredientes más utilizados para nuestras mascarillas caseras.
  • Avena: ingrediente versátil donde los haya, especialmente indicado para pieles sensibles e irritadas, que además podremos agregar de diferentes formas a nuestro jabón. Por un lado, sustituyendo el agua que utilizamos para realizar nuestro jabón por leche de avena. Por otro, triturando ligeramente los copos para que obtener un jabón exfoliante. O por qué no, utilizando ambas fórmulas a la vez.
  • Yogurt: al igual que la miel, es un ingrediente muy utilizado en mascarillas hechas en casa, y es por algo. Este excelente limpiador, blanquea nuestra piel y además le da una cremosidad al jabón espectacular. Hay que tener cuidado con la dosis, pues también lo reblandece.
  • Café: nada como una ducha con café para empezar el día con energía. La combinación del mismo con aceite esencial de naranja da lugar a aroma fantástico. Al igual que sucede con la avena, podemos utilizarlo de dos formas. Bien sustituyendo el agua por café ya elaborado, o bien añadiendo directamente café molido al jabón en la traza, lo cual convertirá al mismo en un exfoliante suave.
  • Cacao: antioxidante, nutritivo y un auténtico lujo para nuestra piel, que además deja un aroma perfectos para amantes del chocolate. Eso sí, debe ser cacao puro y sin azúcar. Si es en polvo, se añade como cualquier arcilla. Si lo tenemos en barra, hay que derretirlo antes.
  • Cúrcuma: las mascarillas de cúrcuma son legendarias en la India, y de obligada aplicación en las mujeres antes de su boda para potenciar su belleza. Y es que la cúrcuma es una especia que además de dar un tono amarillo a nuestro jabón, tiene innumerables propiedades: blanquea la piel, es cicatrizante, inhibe el crecimiento del bello, rejuvenece.
  • Canela: además de un delicioso aroma, la canela tiene la propiedad de activar la circulación.
  • Infusiones de plantas: sustituir el agua con la que realizamos el jabón por una infusión de plantas, añadirá las propiedades de las mismas a la formulación final. Eso sí, es buena idea que, como la sosa sube mucho la temperatura del agua (a unos 80 grados aproximadamente) es recomendable que congeléis esta infusión antes de mezclarla con la sosa (lo mismo puede aplicarse para el café, si lo utilizáis líquido, o para la leche de avena). El congelar esta infusión hará que al unirla a la sosa, esta no la queme y conserve todas sus propiedades intactas. Estas infusiones pueden ser de manzanilla, de pétalos de rosas, de té verde, etc., no hay límite para experimentar con este apartado y vuestras infusiones o flores favoritas.

Estos son mis diez ingredientes más utilizados y que podéis añadir al jabón básico para piel sensible. Podéis añadir solo uno de ellos, o hacer combinaciones de dos a la vez (no os recomiendo más de dos ingredientes diferentes por jabón). Por ejemplo, podéis usar leche de avena para hacer vuestro jabón y luego agregarle una cucharadita de miel.

En próximas entradas seguiré explicando sobre este apasionante mundo del jabón. Espero que os animéis a probarlo, porque es mucho más fácil de lo que parece y merece mucho la pena el resultado final.

Si queréis aprender a realizar el jabón más fácil de todos, para lavar vuestra ropa y tener la base para realizar otros productos de limpieza para vuestro hogar, podéis verlo aquí: cómo fabricar nuestro propio jabón para la ropa a partir de aceite usado.

Imagen: pixabay.com

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Cristinace2018

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información

Publisuites