Medio Ambiente

Los 5 derrames petroleros más graves de la historia

Los 5 derrames petroleros más graves de la historia - Medio Ambiente

Jueves, 14 de marzo de 2019. Diversos medios internacionales reseñan una nueva herida causada a nuestro planeta. Se trata de un derrame petrolero que amenaza las costas francesas. Un carguero italiano, el buque Gran América, se hundió en aguas del Océano Atlántico con un cargamento de 2.200 toneladas de petróleo. En este momento, el gobierno Francés continúa desplegando recursos y personal para contener el riesgo de contaminación en sus costas. El ministro de la Transición Ecológica, François de Rugy ha informado que las manchas de petróleo podrían tocar las aguas del país europeo el próximo domingo o lunes del mes en curso.
 
Mientras las autoridades competentes buscan solventar la situación, yo me he quedado preocupado con lo que resulta un riesgo inherente a las industrias extractivas. No es la primera vez que ocurre un derrame petrolero.
 
En tal sentido, hice una rápida pesquisa y en esta entrada voy a describir brevemente 5 de los derrames petroleros más graves de la historia. Aclaro que por “gravedad” entiendo la magnitud del dérrame, esto es, las toneladas de petróleo derramadas, y en ese orden las presentaré. Comencemos.
 

1) Golfo de México, 20 de abril de 2010

 
La plataforma Deepwater Horizon, construida en el año 2001 y compartida por Estados Unidos, Cuba y México, colapsó y se hundió el 22 de abril de 2010, dos días después de una explosión que derramó la cantidad estimada de 779.000 toneladas de crudo. La plataforma fue arrendada a la conocida petrolera British Petroleum (BP).
 
En el accidente 11 personas perdieron la vida y los primeros daños afectaron el delta del río Misisipi, extendiéndose al área de Luisiana, Florida y Cuba, lo que afectó las actividades pesqueras y turísticas en las respectivas zonas.
 

2) Golfo de México, 3 de junio de 1979

 
El pozo petrolero Ixtoc I sufrió un reventón, producto de una perforación, convirtiéndose en el derrame más grande de la historia contemporánea. La empresa a cargo de las actividades de exploración fue la petrolera Pemex (México). La mancha de petróleo se extendió hasta las zonas costeras mexicanas de Campeche, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas. Cabe agregar, además, que algunas zonas consteras de Texas (Estados Unidos) resultaron contaminadas.
 
El accidente duró 280 días, derramándose 3.3 millones de barriles de petróleo, el equivalente a 530.000 toneladas de crudo (aunque otras estimaciones ubican la cifra entre 467.000 y 1.400.000 toneladas). Los trabajos de taponamiento terminaron el 27 de marzo de 1980.
 

3) Bahía de Saldanha, Sudáfrica, 6 de agosto de 1983

 
El buque superpetrolero “Castillo de Bellver”, propiedad de Elcano (empresa estatal española), sufrió un incendio a 70 kilómetros de Ciudad del Cabo, con una carga de 252.000 toneladas del llamado oro negro. La embarcación se partió en dos y se hundió. Poco más de una década después, el 25 de junio de 1994, la corrosión del barco derramó un aproximado de 100.000 toneladas que se encontraban contenidas en los depósitos de la popa del barco.
 
El caso destacó por la llamada “lluvia negra”, gotas de petróleo que cayeron durante las primeras 24 horas en los cultivos de trigo y las tierras de pastoreo al este de la zona del accidente.
 

4) Bretaña, Francia, 16 de marzo de 1978

 
Es el caso del petrolero Amoco Cadiz, construido en 1974 en la nación africana de Liberia (confieso que me entero que este país existe) y propiedad de la empresa estadounidense Amoco Transport. El día del siniestro una tempestad causó daños severos en el buque, rompiéndolo en dos y derramando 130.000 toneladas de crudo en la región francesa de Bretaña. Este evento es conocido por la catástrofe ecológica que ocasionó.
 
Entre los daños ocasionados se reseñaron la muerte de miles de cormoranes, gaviotas y frailecillos, entre otras especies de aves marinas, las cuales amanecieron cubiertas por brea, viéndose impedidas de volar y quedando sumergidas en el fondo del Océano Atlántico. Se estima que la cantidad de víctimas mortales fue de 20.000 aproximadamente. Lo mismo sucedió con lapas, cangrejos y caracoles. Todo esto también afectó la actividad pesquera de la zona.
 

5) Islas Sorlingas – Cornaulles, Reino Unido, 18 de marzo de 1967

 
Se trata de otro buque superpetrolero, el Torrey Canyon, propiedad de una compañía subsidiaria de la BP. Debido a un error de navegación la embarcación encalló cerca de la islas inglesas, provocando un daño ecológico significativo en las costas de Reino Unido y Francia. 120.000 toneladas de crudo fueron derramadas en las aguas y hay quienes registran este evento como el primer gran derrame. Para ese momento no había un plan que seguir, lo que incidió en consecuencias de mayor magnitud.
 
180 km de costas inglesas y 80 km de costas francesas resultaron contaminadas, ocasionando la muerte de 15.000 aves marinas. Aunado a ello, en los intentos por controlar la situación, se vertieron más de 100.000 toneladas de químicos dispersantes con poco éxito e incluso se autorizó, por el primer ministro inglés de ese entonces (Harold Wilson), un bombardeo sobre la mancha negra con napalm y otros explosivos. ¡Toda una tragedia!
 
Este hecho implicó una revisión y reestructuración de las normas internacionales de navegación, así como el establecimiento de pautas de responsabilidad civil y protocolos para la prevención de desastres ambientales. No obstante, como comentaba al inicio, se trata de un riesgo inherente a la industria extractiva.
 

 
Si bien cuatro de los cinco casos aquí presentados son del siglo pasado (podemos agregar el desastre del Exxon Valdez ocurrido en Alaska en 1989), en el presente siglo hay otros eventos igualmente lamentables. Entre ellos mencionamos la catástrofe del Prestige en España (2002), lo ocurrido en Karachi (Pakistán, 2003), el derrame de petróleo en el Líbano (2006), y las tragedias en el Mar de Noruega (2007) y el Mar de Timor (Australia, 2009).
 
A la fecha, existen registros alrededor de 80 situaciones de este tipo. ¡Cuánto petróleo derramado! Si sumamos todos los casos, estaríamos hablando de varios millones de toneladas vertidas sobre las aguas del planeta. Muchos de ellos pasan desapercibidos en los medios porque no son tan “grandes”, pero cada derrame, por “insignificante” que parezca, afecta la vida de los ecosistemas y las especies que en ellos hacen vida (incluyéndonos nosotros).
 
Esta es apenas una pequeña pincelada de las consecuencias de la energía fósil. Por más que se fortalezcan las medidas a tomar (cosa que me parece loable), estos derrames seguirán ocurriendo. Hay quienes dirán que eso es una obviedad porque estamos hablando del “factor humano” en el cual siempre hay un margen de error. Yo digo que más allá de ello, urge atender y comprometerse con el llamado a construir todas y todos una biocivilización postpetrolera, como lo ha venido sugiriendo sistemáticamente la activista ecofeminista de la india, Vandana Shiva. Esta utopía es impostergable.
 

Lea también:

Basura espacial – https://www.nocreasnada.com/basura-espacial/

Países vertedero (del primer mundo) – https://www.nocreasnada.com/paises-vertederos-del-primer-mundo/

Crisis civilizatoria – https://www.nocreasnada.com/crisis-civilizatoria/

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.29 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ma-jokaraisa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.