Política

Los debates: la derecha más de lo mismo

Los debates: la derecha más de lo mismo - Política

Qué mal llevan los señoritos estar en la oposición cuando la izquierda gobierna. Esta derecha con sus palabras voluminosas, ofensivas, injuriosas, agraviantes, humillantes, vejatorias, insolentes, afrentosas y groseras, impropias en democracia, y más impropias aún en un sistema pluralista, porque vulneran el respeto, la ética y la buena imagen, rallan la mala educación y demuestran su baja calaña. Pero es su forma de hacer oposición. Sobreactuada, extremista.

¿Qué buscan con esto? Arengar a los suyos, confundir a la ciudadanía e inculcar el miedo en los menos informados. ¿Qué vemos con esto los ciudadanos? A unos demagogos simplistas, pura y llanamente.

Y si no, observemos cómo Pablo Casado se está saltando todas las líneas rojas. Acumula insultos cada vez que abre la boca, pero no expone medidas, no tiene propuestas, ha llegando a comparar al Presidente de Gobierno con un “narcotraficante”, le ha acusado de “alta traición” cuando le ha llamado “felón” y cientos de barbaridades similares. Está claro, este exaltado no sabe hablar sin el insulto. Y ¿pretende así ser presidente del Gobierno? No creo que este radical triste y resentido nos represente a los españoles.

España se duele, se estremece bajo las posiciones extremas de Rivera y Casado en rivalidad con Abascal por llegar a los más extremistas. El PP cuando gobernó hace sólo unos meses, no propuso ninguna solución, no arreglaron la situación, no generaron bienestar. Pero es que tampoco son útiles ahora en la oposición. Vivimos la más absurda situación política de la historia en democracia, y todo en aras de la Constitución, y es que incitar a los españoles contra los catalanes sólo lleva a un suicidio colectivo como nación.

Y lo que raya el ridículo es que Rivera, quien se autoproclama redentor es quien precisamente menos parece saber cómo sacarnos de esta situación, a él con incendiar los ánimos le basta y le sobra. Su iniciativa más recurrente es convocar manifestaciones para crispar más los ánimos, en un patoso, ridículo y engreído intento de demostrar quién es más español. ¿Para qué? Pues para generar odio y animadversión que luego pueda canjear por votos.

El estilo oportunista, artero e hipócrita de la derecha puede que haya funcionado en épocas pasadas. Pero ahora, cuando el bloque de la derecha ya no es homogéneo lo único que hace es desenmascarar sus posiciones auténticas y permitir que el pueblo vea sus verdaderas caras.

España no se puede mancillar con insultos y mentiras. Aquí debe primar el diálogo, la convivencia, los proyectos políticos y el futuro. La incompetencia de la derecha es más que notoria. Esto parece un concurso por ver quién hace la estupidez más grande o dice el improperio más absurdo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.78 - 18 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

2 comentarios

  • Lo dices nada más empezar: a la derecha le cuesta mucho estar en oposición, y no sabe comportarse. No estaría mal que en España y otros sitios hubieran derechas responsables, moderadas y dialogantes (aunque por definición es complicado), pero de verdad no de las que dicen ser de centro pero luego sacan esos discursos.

    • Así es, Borja, la moderación o la responsabilidad política no es eso que viene predicando esta derecha incendiaria, lo que los ciudadanos queremos oír es un desarrollo de programas bien pensados y sopesados, pero con realismo y criterio. sin embargo la práctica nos muestra solamente un ideario obsoleto que busca ser bendecido en las urnas y que nada tiene que ver con la realidad, sino con la mentira, y las consecuencias que arrastra son lamentables.

      10

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.