Cine y Televisión

Los Goonies, Más Que Una Película

Los Goonies, Más Que Una Película - Cine y Televisión

Los Goonies, más que una película

 
Desear vivir las mismas aventuras de unos personajes de ficción es probablemente lo mejor que se puede decir de un libro o de una película. Eso es lo que me pasaba con Los Goonies, aquella maravillosa historia que nos deslumbró en los años 80. Un fiel reflejo del mejor cine para niños y adolescentes de aquellos años.

Los Goonies era una pandilla de amigos que tenían la imaginación como su fundamental pasatiempo. Solo así se puede explicar el comienzo de su aventura: descubren un viejo mapa y recuerdan una leyenda sobre el lugar en el que viven, el lugar que pronto desaparecerá, y en lugar de decirse, esto tiene que ser mentira, deciden seguir las pistas. Es la ingenuidad y las ganas de crear su propia aventura las que llevan a estos amigos a buscar un tesoro, que en el fondo saben que no existe de verdad, pero que les ayuda a crear un último recuerdo maravilloso para despedirse de su pequeño pueblo costero y de su propia infancia, ahora que creen que ya no volverán a ser nunca más una pandilla. Solo el protagonista de esta historia, Mikey, creía de verdad que un pirata había escondido un tesoro en algún lugar de su pueblo, pero eso era lo de menos. Están eran las cosas que uno quería hacer cuando tenía la edad de esos chicos. Querías salir a la calle de tu pueblo o de tu ciudad para jugar con tus amigos, y probablemente la película tuvo el éxito que tuvo gracias a eso, a que lo que veías en la pantalla era lo que hacías con tus amigos, aunque a otro nivel, claro está.

Han pasado 33 años desde su estreno en cines y sin embargo todavía se sigue recordando con cariño. Verla de nuevo, con tus ojos de adulto, es una experiencia distinta, pero que te ayuda a transportar tu mente a tu niñez. Será por eso por lo que en los últimos años el cine (americano) ha volcado toda su producción en contentar la nostalgia ochentera de la población que en aquellos años vivía su infancia y adolescencia. Un intento de volver a experimentar las mismas sensaciones que evidentemente no ha tenido el éxito esperado, porque uno no puede ver de la misma forma de la que veía hace 30 años.

Los Goonies no es, desde un punto de vista artístico, una de las mejores películas de la historia del cine, aunque ese no era su objetivo. Su brillantez estaba en otro lugar diferente. Era la historia lo que importaba, lo que aquellos amigos nos enseñaban, queriendo vivir una aventura real. Si alguien que ahora vive su infancia no logra disfrutar con esta historia, es que definitivamente las nuevas generaciones han perdido el contacto con su propia imaginación infantil, o al menos eso creo yo.

F I N

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

perher

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información