Historia

Los Mandamientos Del Abogado

Los Mandamientos Del Abogado - Historia

Cuando hablamos de mandamientos, rápidamente nos remontamos a la trascendental historia bíblica, en donde un orden de un superior (Dios) confiere a un inferior (Moisés), preceptos a seguir, para que la vida de todos los seres humanos se maneje con paz y amor.

En esa tesitura es menester hacer mención de un hombre que marco una pauta gigante en la vida de todos los profesionistas estudiosos del derecho, el jurista Eduardo Juan Couture Etcheverry, en la idealización y creación de “los mandamientos del abogado”.

Este personaje es de origen latinoamericano nació en la cuna de la ciudad de Montevideo Uruguay, el 24 de mayo de 1904, falleciendo en esa misma ciudad en el año de 1956.  A lo largo de su vida se dedicó al estudio, investigación y planificación del derecho como rama fundamental el la sociedad mundial, hasta ser un destacado y reconocido jurista a nivel internacional. Dejare un enlace de la biblioteca virtual de la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM, para que los lectores puedan disfrutan su intachable carrera, sus logros y sus obras mas importantes.
 https://revistas-colaboracion.juridicas.unam.mx/index.php/rev-facultad-derecho-mx/article/viewFile/25518/22919
        Los mandamientos del abogado en un sentido modernista lo podemos encontrar o citar como “el decálogo del abogado” o “Los mandamientos de Couture”, en donde la genial obra del jurista uruguayo no es únicamente válida para abogados, sino para el ejercicio de cualquier profesión o, incluso, para la vida misma.

I. Estudia. El Derecho se transforma constantemente. Si no sigues sus pasos serás cada día un poco menos Abogado.

II. Piensa. El Derecho se aprende estudiando, pero se ejerce pensando

III. Trabaja. La Abogacía es una ardua fatiga puesta al servicio de la Justicia.

IV. Lucha. Tu deber es luchar por el Derecho, pero el día que encuentres en conflicto el Derecho con la Justicia, lucha por la Justicia.

V. Sé leal. Leal como tu cliente al que no puedes abandonar hasta que comprendas que es indigno de ti. Leal para con el adversario, aun cuando él sea desleal contigo. Leal para con el Juez que ignora los hechos y debe confiar en lo que tú le dices y que, en cuanto al Derecho, alguna que otra vez debe confiar en el que tú le invocas.

VI. Tolera. Tolera la verdad ajena en la misma medida en que quieres que sea tolerada la tuya.

VII. Ten paciencia. El tiempo se venga de las cosas que se hacen sin su colaboración.

VIII. Ten fe. Ten fe en el Derecho, como el mejor instrumento para la convivencia humana; en la Justicia, como destino normal del Derecho; en la Paz, como substitutivo bondadoso de la Justicia; y sobre todo, ten fe en la Libertad, sin la cual no hay Derecho, ni Justicia, ni Paz.

IX. Olvida. La Abogacía es una lucha de pasiones. Si en cada batalla fueras llenando tu alma de rencor llegaría un día en que la vida sería imposible para ti. Concluido el combate, olvida tan pronto tu victoria como tu derrota.

X. Ama tu profesión. Trata de considerar la Abogacía de tal manera que el día que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proponerle que sea Abogado.

La sociedad en general debe seguir en preparación en el ámbito de sus posibilidades, para ejercer su profesionalismo con sabiduría, amor y pasión, no importa la carrera, no importa si no gozas de un titulo profesional, prepárate día con día y da lo mejor de ti, las recompensas tardan, pero siempre llegan!!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Eduardo Tapia

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información