Sociedad

Los pecados de una sociedad: La amputación de penes en Tailandia



Los pecados de una sociedad: La amputación de penes en Tailandia - Sociedad

La ciudad de Pattaya en Tailandia tiene el record de poseer la mayor cantidad de prostitutas del planeta con 27.000 mujeres dedicadas a satisfacer a un millón de hombres al año, eso representa 2.739,72 hombres diarios, 114,15 hombres cada hora, 1,90 hombres por minuto y miles de condones y litros de semen por mes. Pero existen otro tipos de estadísticas más negras que sitúan a Tailandia como la nación con más amputaciones de penes del mundo con alrededor de 33 casos registrados desde el año 1978 puede parecer poco pero para este tipo de incidentes supera por mucho al segundo lugar que es Suecia con tres casos y Estados Unidos con dos, el motivo violencia conyugal extrema.

Al parecer las esposas Tailandesas encontrarón un método para castigar a sus maridos infieles para hacerles pagar por su traición conyugal, el cual consiste en esperan que ellos se queden dormidos para después cercenarle el miembro, en la mayoría de los casos documentados por la autoridades, las féminas han optado no solo por cortarlo si no que buscan la manera de deshacerse de él, éstas lo han lanzado a basureros, animales o por el retrete del baño para desaparecerlo.

El caso más reciente ocurrió en el año 2018 cuando una mujer llamada Karuna Sanusan de 24 años descubrió que su marido le era infiel y espero que se quedara dormido, tomo un cuchillo de 30 centímetros y cometió el acto de cortarle el pene, no conforme con eso lo lanzo por la ventana de su domicilio, los gritos de aquel hombre despertarón a los vecinos quienes llamaron a las autoridades, tiempo después fue llevado al hospital para evitar que muriera desangrado, las cirugías para reconectar nuevamente el miembro viril no fueron exitosas y el hombre de 40 años deberá someterse nuevamente a un trasplante de órgano lo que le llevara tiempo antes de volver a tener una vida sexual normal.

Uno de los casos más mediáticamente conocido fue el de John Bobbitt cuando en el año 1993 su esposa Lorena le corto el pene con un cuchillo porque este la violaba y maltrataba físicamente, a pesar del incidente John fue fue absuelto por los cargos de violación.

Sin duda estas acciones extremas por castigar a los maridos infieles en Tailandia solo refleja los males que hay que superar como sociedad, no hay justificación para que la violencia de género se convierta en una bandera para los nuevos movimientos feministas que están surgiendo en la actualidad que lejos de ofrecer soluciones solo llevan al caos social.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

joseacarpio2000

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.