Viajes y ocio

Los peligros de manejar cansado

Los peligros de manejar cansado - Viajes y ocio

Mi esposo maneja en carretera con frecuencia, a veces de madrugada. No pocas veces lo hace estando agotado por la hora y el desvelo.

 

Muchas veces yo lo acompaño en el asiento de copiloto estando cansada yo misma. A veces, producto del cansancio, he llegado a tener alucinaciones: una vez vi a una mujer de blanco atravesar la carretera, otra vez me imaginé ver un animal tirado en el camino, y otra vez me quedé dormida y desperté sobresaltada creyendo que yo era la que manejaba.

 

Estas experiencias me han hecho reflexionar que, cada vez que pasé por aquellas alucinaciones obviamente me alteraba y daba manotazos o gritaba. ¿Qué hubiera pasado si en vez de estar en el asiento del copiloto hubiera estado al volante? Con toda seguridad habríamos chocado o provocado a otros un accidente grave.

 

Mi esposo no ha llegado a tener esas experiencias, pero el cansancio si nos ha dado sustos: un par de veces cerró los ojos al volante y eso hizo que nos saliéramos un poco de camino invadiendo otro carril, y en otra ocasión por poco no llega a frenar a tiempo. Varias veces lo he visto morderse los labios o los dedos para mantenerse despierto; lo logra con mucha dificultad.

 

Alguna vez me enojé tanto que amenacé con dejarlo si nos volvía a exponer al peligro. Veníamos de regreso de uno de nuestros viajes. Eran las dos de la madrugada y le rogué que paráramos en algún hotel para descansar; pero él no quería gastar dinero “de más” (yo creo que nada está de más cuando de conservar la vida se trata), así que sin importar mis ruegos no paró. Casi nos estrellamos contra un tráiler, cuando por más que lo intentó no pudo mantenerse despierto y cabeceó por unos segundos, algo que casi nos mata.

 

Desde entonces procuramos nunca viajar de noche y rentar alojamiento si vemos que nuestros compromisos terminarán muy tarde, esto aunque nos cueste dinero.

 

El cansancio es cosa muy seria. Si estamos cansados nuestro cuerpo no nos responde: tenemos pésima coordinación y reflejos, no entendemos bien lo que pasa a nuestro alrededor, estamos confusos.

 

Si nos encontramos en nuestro sofá viendo la T.V. y cabeceamos, lo más grave que puede pasarnos es perdernos el final de la película; pero cerrar los ojos por un minuto mientras te encuentra al volante, te puede costar perderte lo más importante: tu propia vida.

 

#10x10challenge Día 1, nota 8.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.33 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

blanestrod

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.