Historia

Los Templarios, Soldados Al Servicio De Dios

Los Templarios, Soldados Al Servicio De Dios - Historia

La Edad Media, al igual que otros periodos a lo largo de la historia, es una época en la que se conjuga la violencia y la guerra con la práctica de la fe. Es en este marco temporal en el cual podemos comprender la génesis y evolución de los monjes guerreros que fueron los templarios.
¿Quiénes fueron verdaderamente los templarios?
Estos monjes guerreros aparecen en un contexto muy concreto, determinado por el fenómeno de Las Cruzadas. Con la I Cruzada (tras la predicación del papa Urbano II en Clermont), los cristianos conquistan tierras a los musulmanes en la zona del Próximo Oriente, estableciendo los llamados Estados Latinos: Edesa, Antioquía, Reino de Jerusalén y Trípoli.
Pasados los años, estas tierras consideradas por los cristianos como lugares santos, fueron objeto de continuas peregrinaciones por parte de cristianos devotos, siendo muchos de ellos asaltados y asesinados durante su travesía. Esta situación se tornaría intolerable a los ojos de los cristianos de Europa occidental, que escuchaban alarmados las noticias, algunas de ellas deformadas, que llegaban de tierra santa y que informaban sobre actos de violencia abominables. En el año 1120, un grupo de caballeros devotos, sienten la necesidad y obligación de proteger a los peregrinos. Hugo de Payns, y otros caballeros deciden “tomar la cruz” y servir a Cristo en Tierra Santa; para ello van a conformar una orden religiosa que estuviese regida por la obediencia, la castidad  y la pobreza, todo ello desde un planteamiento marcial.
Es así como surge la figura del monje guerrero, o soldado de Cristo; desde el principio, estos monjes guerreros dedicaron sus vidas a la defensa de los Estados Latinos contra los ataques y amenazas de los musulmanes, considerados por éstos como infieles.
Con el beneplácito del rey de Jerusalén, Balduino II, se asentaron en el terreno que se consideraba el antiguo emplazamiento del Templo del Rey Salomón; desde ese mismo instante comenzarán a ser conocidos como los caballeros de Cristo del Templo de Salomón.
Podemos decir sin miedo a equivocarnos que, el caballero templario, representará la perfecta vinculación del concepto de guerra e iglesia, pues estamos ante una legitimación del uso de la violencia, al convertirse en un servicio que se presta en nombre de Dios. Los templarios se convierten en verdaderos soldados de Cristo, que dan la vida y reciben el esperado Reino de los Cielos.
En 1129 el Temple, conseguirá ser reconocida oficialmente como orden militar en el Concilio Provincial de Troyes. Años después, el Papa Eugenio III, otorgará enormes privilegios a la orden.
Los templarios se organizaron como otras muchas órdenes que irán surgiendo; la figura principal era el Maestre General de la orden, encargado de la dirección y planteamientos generales y estratégicos. El Maestre estaba encargado de cuidar que se cumplieran las normas y preceptos establecidos en la propia orden. Otros miembros a destacar dentro de la orden, fueron los mariscales, y los comendadores, cada uno con sus propias funciones. Finalmente estaban los llamados hermanos templarios, unos dedicados a cuestiones más relacionadas con la intendencia, y otros destinados y entrenados en el arte de la guerra.
Con el paso de los años, los templarios consiguieron gracias a las donaciones, prebendas y conquistas militares, gran cantidad de patrimonio, riquezas e influencia política-militar. Por ejemplo, de entre sus posesiones en Tierra Santa, destacaría el poderoso castillo del Irak de los Caballeros; sólo un nombre de las incontables posesiones repartidas por todo el Mediterráneo.
El final de la Orden del Temple, de la misma manera que se observa en otras órdenes militares, se encuentra relacionado con el cambio de ciclo que se observa a partir del siglo XIII, y que supone la pérdida estratégica de territorio para los cristianos en Oriente. Años después, ya durante el reinado de Felipe el Hermoso (rey de Francia), éste y otros interesados (dominicos, asesores del propio rey, etc.), plantearán un elaborado ardid, para acusar y procesar a la orden por prácticas heréticas y abominables, para desmantelar y apoderarse de todas sus riquezas. La detención y el procesamiento de los principales miembros de la orden, se inició el 13 de octubre de 1307; poco después la orden fue suprimida por el papa el 22 de marzo de 1312, terminando algunos de sus líderes en la propia hoguera.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.85 - 20 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Pikutrex

10 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información