Ciencia

Los tres traumas de la humanidad



Los tres traumas de la humanidad - Ciencia

Sigmund Freud afirmó que la humanidad había recibido tres traumas (en realidad el mundo occidental a partir de 1543). El primero fue la revolución copernicana, que sacó la Tierra del centro del universo: el segundo el darwinismo, que nos despojó del estatus de una especie diferente a todas las demás y mostró que tenemos un ancestro común con los simios. El tercero lo habría causado el propio psicoanálisis freudiano, al mostrar que el yo no es dueño de su psique, sino que está dominado por impulsos inconscientes. Obviamente, comparar su modesto método psicoanalítico con las contribuciones de Copérnico y Darwin no es más que una muestra del narcisismo freudiano. La idea de un inconsciente es muy antigua. Aparece en Paracelso, Spinoza, Leibniz, Schopenhauer… Incluso en varios contemporáneos de Freud, como Pierre Janet, Henri Bergson y uno bastante mayor,  E. von Hartmann (1842-1906) quien en 1869, cuando Freud apenas contaba 13 años, publicó La filosofía del inconsciente, obra en la que este es descrito como el principio metafísico último. Ni el inconsciente freudiano fue original ni impactó al mundo de la forma en que Darwin y Copérnico lo hicieron, especialmente en lo tocante a las creencias religiosas y el lugar del ser humano en la naturaleza.

Copérnico, Bruno y Galileo, al aniquilar el geocentrismo, no solo quitaban al ser humano del centro del universo, sino que lo sumían en un cosmos infinito, en que cada estrella era un sol y podía tener planetas con vida inteligente a su alrededor. No solo no estábamos en el centro de la creación sino que podíamos no ser los reyes de esta. Además, la Iglesia había perdido su propiedad, su “coto de caza” exclusivo: el cielo. Ese lugar en que cada astro, incorruptible porque estaba formado por una quinta esencia y custodiado por ángeles, albergaba las almas de los bienaventurados y, en algún lugar, no sé si en el Empíreo o un planeta, los cuerpos gloriosos de Jesús y María. El cielo dejó de ser cielo, se convirtió en un espacio poblado por astros que tenían los mismos elementos y seguían las mismas leyes que la Tierra. Astrónomos y físicos penetraron en un coto que antes era exclusivo de los clérigos. No en balde Giordano Bruno fue quemado y Galileo sufrió arresto domiciliario.

Por motivos parecidos –quitar al ser humano de un lugar preeminente- el darwinismo ha sido traumático. La idea dominante antes de Darwin es que todos los seres fueron creados “según su especie”, sin conexión entre ellos. El ser humano, cúspide de la creación, fue creado aparte, con dominio sobre los animales y varios dones preternaturales entre los que se contaba la inmortalidad corporal, el dominio de las pasiones y una sabiduría excelsa (todo según el Concilio de Trento del siglo XVI). La idea de que provenimos de ancestros con un cerebro mucho más pequeño y cubiertos de pelo era inverosímil. Pero fue lo que planteó Darwin en 1871 con su obra El origen del hombre.

A veces creo que la Iglesia no se ha dado cuenta de la fuerza del golpe, como sí lo han hecho grupos protestantes. Juan Pablo II aceptó que la evolución es “más que una hipótesis” y no vio oposición entre esta y la fe siempre y cuando se acepte que, aunque el cuerpo humano haya evolucionado de primates, su espíritu sea creado directamente por Dios. El Papa contradijo el Concilio de Trento, a mi modo de ver. Este concilio habla de que el ser humano recibió inmortalidad corporal, no un alma o espíritu inmortal en un cuerpo mortal. Además, ¿cuándo y cuál especie de homínido recibió esa alma? La Iglesia requiere un salto cualitativo, una diferencia esencial entre humanos y animales, no los cambios graduales propuestos por Darwin. El que súbitamente un homínido tuviera un alma racional implicaría que fue capaz de formar ideas universales, crear geometría, matemáticas… de golpe. La racionalidad era la diferencia esencial entre humanos y animales para aristotélicos y tomistas. ¿Qué harían ante un neandertal, un denisovano o un Homo antecesor? Usaban lanzas, dominaban el fuego, rendían culto a los muertos, resolvían toda clase de problemas vitales… pero muy probablemente no tenían lenguaje como el nuestro, no crearon agricultura, casas, calendarios….?  ¿Tendrían un alma solo sensitiva como los animales o plenamente intelectiva como los humanos? Lo primero es absurdo, los animales no llegan a esos niveles intelectuales, pero lo segundo plantea un problema: ¿esa alma intelectiva pudo ser puesta en cualquier cerebro, aunque el de esos homínidos tenía diferencias con respecto al nuestro? Si los neandertales y denisovanos tenían un alma racional, ¿por qué no llegaron al nivel que llegó el Homo sapiens? La teoría de la evolución sostiene que provenimos de ancestros no tan evolucionados y que nuestras ventajas se deben a diferencias físicas, como tamaño y complicación de zonas cerebrales, como los lóbulos frontales, no a la instauración, de golpe, de un alma racional que quién sabe cómo se transmitió a los descendientes del primer homínido dotado de ella.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Luis Alberto Solórzano Sojo

2 comentarios

  • Y pensar que en la Antigüedad -sacerdotes egipcios, babilonios, medas…- las personas de religión también tenían que ser racionales y científicas…Los griegos iban a estos templos a estudiar, a falta de universidades; a aprender matemáticas, historia, medicina, astrología. Los propios filósofos griegos, no eran profesores de universidad como ahora; sino gurús que formaban su ashram de discípulos. Se puede decir que imitaban a los paradisos persas, o las casas de la Vida egipcia. Hoy día pensamos en Pitágoras, Thales de Mileto o Aristóteles de forma parecida a Leibniz o Fermat; pero no, eran gurús.
    La ciencia sin alma y la religión sin racionalidad son aberrantes, porque entrega la ciencia a los peores designios y a la religión la vuelve fanática y ciega.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información