Literatura

LOS VIAJEROS II



LOS VIAJEROS II - Literatura

El señor Franklin le pregunta a los viajeros, tienen una toalla.

Piden disculpa y tiende una toalla de color rojo. Con la caballerosidad que lo caracteriza, asienta y da las gracias,  excelente elección, ese color caracteriza el amor.

La Vida es lo más importante que nuestro Padre Dios nos ha regalado, para comprenderla necesitamos estar en paz, hablo de una paz profunda donde los sentimientos que solemos percibir, son algo básico.

Sentir circular la sangre entre las venas, genera placer, en ese pequeño espacio entre la vena y el corazón se da un placer absoluto, resulta una explosión de sentimientos, es como las notas musicales que se incrementa de acuerdo a lo que percibimos y se transforma en sentir; permite identificar cuando algo en nuestro organismo está funcionando de forma descontrolada.

Para llegar a ello debemos adquirir sabiduría, tener mucho amor por los demás; los niños sin darse cuenta lo hacen; recuerden que fuimos niños, lo hemos experimentado, necesitamos comprenderlo, deben buscar en su interior, pensar con sentido, amor y aplicarlo, hay muchos distractores eso no debe ser una excusa. Cuando domines lo que hacías, entenderán por qué están aquí y que deben hacer con sus vidas, todo está más cerca de lo que piensan, escudriñen su interior e inclínense en lo positivo; los vicios de la sociedad nos alejan del propósito. Nunca es tarde para saber, debes enfocarte, no malgasten su tiempo en vicios, en lo negativo, todos saben que es lo bueno y lo malo, no traten de engañarse, sean correctos.

 

  • Visita la siguiente página para llevar una secuencia:

Los Viajeros I

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.33 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Enrique12

5 comentarios

  • Hola, Enrique. Lo que tú dices es bien cierto, que nuestros sentimientos hacia los demás deben ser buenos. Yo lo entiendo bien y se que así es ; sin embargo, me es difícil dejar de 9diar a todos esos desgraciados individuos que me han hecho daño. Los odio infinitamente y no me puedo quitar ese sentimiento. Los maldigo al levantarme y al acostarme, esperando que Dios haga su justicia con ellos, por el enorme daño causado a otros. Talvez me podrías dar un consejo. Gracias.

    • Hola, Sergitus, todos tenemos dificultades, eso nos ayuda a madurar por ende resolver situaciones que considerábamos difícil, hay que buscar distractores positivos que generen bienestar y salud, mantener una actitud madura de acuerdo al ambiente donde se encuentre, no adoptar una actitud arrogante, eso no quiere decir que va a reírse de todo; en el transcurso de la vida vamos adquiriendo experiencia que nos guía hacia donde debemos ir y como comportarnos, todo lo dicho es poniendo a Papa Dios por delante el es quien nos guía.

  • Cuesta amar, amigo, en un mundo donde hay tanta gente malvada que te mete zancadilla, en el trabajo o en el grupo de amigos. El odio, hacia esos que te han hecho daño u ofendido, es una válvula de escape para no hacer cosas peores. Pero gracias por el consejo, es muy sano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.