Deporte

Los Warriors recortan su distancia ante los Raptors a pesar de la lesión de Kevin Durant



Los Warriors recortan su distancia ante los Raptors a pesar de la lesión de Kevin Durant - Deporte

Agónico. Así es como ha calificado la prensa internacional el último partido de la final de la NBA disputado entre los Golden State Warriors y los Toronto Raptors. Agónico y bochornoso, y es que nadie ha pasado por alto el comportamiento de la afición de la franquicia canadiense, que no dudó en celebrar la lesión de la estrella de los Warriors, Kevin Durant.

El alero de Maryland llegó al quinto encuentro de estas finales tras un mes de baja y, aunque no estaba totalmente recuperado de su lesión, decidió forzar para poder ayudar a sus compañeros a conseguir su quinto anillo consecutivo. Durant formó parte del quinteto inicial y su juego sobre la pista dejaba claro que había salido a por todas: en 12 minutos anotó un total de 11 puntos. Pero las buenas sensaciones duraron poco y al inicio del segundo cuarto Durant cayó al suelo agarrándose su gemelo derecho. Ayudado por Stephen Curry y Andre Iguodala, Durant abandonó la pista renqueando mientras los seguidores de los Raptors vitoreaban su lesión, tal y como pude verse al inicio del vídeo que acompaña estas líneas. La situación fue tan tensa que varios compañeros de Durant, entre ellos Klay Thompson y Quinn Cook, mostraron su rechazo a la grada ante tal actitud. Incluso los propios jugadores de los Raptors pidieron de manera directa a su afición que dejase la celebración. Finalmente, el alero abandonó el estadio entre aplausos, tanto de jugadores como de seguidores, como muestra de apoyo. Un apoyo que sin duda le hará falta a Durant en los próximos meses, y es que la lesión que sufre es mucho más grave de lo que parecía a priori.

Así lo comunicó Bob Myers, manager general de la franquicia californiana. Entre lágrimas, Myers anunció en rueda de prensa tras finalizar el partido que Durant se había roto el tendón de Aquiles y que el jugador todavía debía someterse a más pruebas para comprobar la gravedad de la lesión. El manager no dudó ni un momento en afirmar que la presencia de Durant en este quinto encuentro de las finales había sido una decisión consensuada, pero que de buscar a un responsable con nombre y apellidos él mismo asumiría esa carga.

Ahora, el futuro para el alero de Maryland se presenta muy complicado y es que, tras la realización de esas pruebas médicas a las que aludía Myers, se ha confirmado que el jugador podría estar de baja todo un año. Esto pone en serio peligro su continuidad en el equipo, ya que su contrato con los Warriors finaliza en verano y es posible que la franquicia no quiera seguir contando con un Durant relegado al banquillo.

No obstante, esta no es una preocupación inmediata para el equipo, que tiene la mente centrada en el próximo encuentro ante los canadienses. Los de la Conferencia Este han conseguido poner entre la espada y la pared al equipo dirigido por Steve Kerr, ya que, aunque son los vigentes campeones y partían como claros favoritos para alzarse con el anillo, los de Toronto se hicieron con tres de las cinco victorias. Una ventaja que ha modificado enormemente los pronósticos y que hace que los Raptors suenen fuerte no solo para alzarse con el título de campeones, sino también para hacer historia en la NBA. De ganar el próximo encuentro, el sexto, los Raptors habrán conseguido que por primera vez en la historia de la competición un equipo de fuera de Estados Unidos se lleve el tan ansiado anillo. Sería el primero de la franquicia y también el primero para Marc Gasol y Serge Ibaka, los dos españoles que militan en el equipo.

Sin embargo, los Warriors no se lo pondrán nada fácil. Los de California consiguieron ganar el quinto partido y recortar su distancia a 3-2 en el cómputo global. Una victoria que llegó tan solo por un punto arriba en el marcador, dejando un resultado final de 106 a 105. Esta igualdad en cuanto a puntos fue la tónica de todo el partido, y aunque los canadienses consiguieron hacerse con el primer cuarto, los Warriors terminaron por crecerse tras la lesión de Durant dejando el marcador a 62-56 antes del descanso. En el tercer cuarto Golden State siguió ampliando su distancia gracias a la actuación de Klay Thompson y Andre Iguodala, pero los Raptors consiguieron recuperar puntos en un par de ataques llegando al último cuarto con un 84-78 en el marcador. El último tiempo, por su parte, fue de auténtico infarto. Norman Powell y Kawhi Leonard consiguieron darle la vuelta al partido y todo apuntaba a que el trofeo se quedaría en Canadá, hasta que Curry y Thompson volvieron a situar por delante a los Warriors gracias a varios triples que firmarían el 106-105 final.

La ajustada victoria permite así un sexto partido que se celebrará el día 13 en Oakland. La franquicia de California está obligada a ganar en casa si quiere jugarse el título en el séptimo y último partido.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Pacope

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información