Sociedad

Marca2. El Signo Publicitario Desde Su Cotidianidad Urbana

Marca2. El Signo Publicitario Desde Su Cotidianidad Urbana - Sociedad

La marca se constituye en elemento señalizador, mnemotécnico

y en referencia organizadora de un sistema multidimensional

de percepciones y asociaciones mentales.

 
“Te quiero no por quien eres
sino por quien soy cuando estoy contigo”
Un fanático de las marcas
 

 

¿Qué misterioso arquetipo inconsciente determinó que esa persona preocupada por el mito de la buena figura física se decidiera a comprar la marca “NIKE” ante la exhibición de calzados deportivos?, ¿la fonética del nombre, su asociación con “LIKE”?, ¿el símbolo de aprobación que representa su grafismo?, ¿el hecho de que su mayor precio le confiere, en doble vía, status social?. ¿O simplemente porque su vecino los usa?.

 

Queramos o no, estamos marcados por las marcas. ¿Qué dato de los primeros años y de nuestra memoria no está conectado con alguna marca?. En lo particular, puedo mencionar que mi padre fumaba cigarrillos LIDO, que yo tenía una bicicleta BENOTTO, que cerca de mi casa quedaba la fábrica de galletas MARÍA y que por imitación paterna usaba colonia YARDLEY y por la materna compraba chiclets ADAMS. Los productos y las marcas se comercializan no sólo sobre la base de lo que son y para que sirven, sino accesoriamente sobre la base de intangibles, de virtualidades (potencialidades) que desarrollan los procesos de comunicación publicitaria, que adosan al objeto los valores y referencias ideológicas-culturales del momento.

 

Si las marcas constituyen la parte denominativa, visible, objetiva y nombrable de cualquier producto, bien, servicio o institución, ¿no es allí, en ese nombre, ícono, emblema o signo gráfico donde virtualmente radica el simbolismo?, esto, entendiendo “lo virtual” como una posibilidad de “ser”, como una potencialidad de manifestarse ante nosotros de acuerdo al simbolismo que lo “habita” y que le da forma y función. Todo acto comunicacional está atravesado por la linealidad de la obviedad significante, pero también está rodeado por el aura polisémica de la significancia.

 

Cuando hablamos de marcas ineludiblemente estamos en el ámbito de lo cotidiano y de lo simbólico. El símbolo, en una de sus definiciones más genéricas, se refiere a un elemento material o no (objeto/concepto) que está en lugar de otra cosa ausente con la que no existe relación causal y a la cual representa por convención. Obviamente, se trata de representar cosas que no son directa ni físicamente perceptibles, no por analogía, ya que las cosas y los objetos materiales se representan a través de sus imágenes, y las cosas complejas y abstractas a través de sus símbolos. Ideas y conceptos como Paz, Amor, Libertad, Justicia, Muerte, etc, al no poder ser representadas en su esencia, son  simbolizadas.

 

Simbología marcaria.

 

De lo anterior y en vinculación con las marcas, es evidente la intervención del símbolo en estas dos acepciones: en el sentido “psicológico”, representado por medio de formas icónicas (símbolo de la marca) y en el sentido lingüístico, a través del logotipo, cuyo signo base es tipográfico. A estos signos habría que añadirle un tercer registro con alta capacidad simbolizadora: el color, el elemento cromático, sensible, emocional, kinésico y vehículo importante de la señalética.

 

Entendemos al mensaje publicitario como un discurso de naturaleza estrictamente simbólica, en razón de constituir todo proceso de simbolización (o de representación simbólica) un objeto por si mismo, válido por su propia expresividad, la cual es fundamentalmente connotativa. En términos pragmáticos, todo proceso simbólico también es eficaz, apuntando su eficacia en la doble vía de tener consecuencias tanto para quien lo emite como para quien lo recibe. Esta eficacia del proceso simbólico está en correlación con un sistema de valores sostenido por una sociedad y con los rituales que lo acompañan. Es entonces este consenso sociocultural el que permite la eficacia simbólica. De este modo, la cultura de masas es un factor de globalización en el contexto de la difusión. Lo que ubica a la comunicación publicitaria como una lógica simbólica de representación y un sistema axiológico e ideológico de valores. Ahora, si bien toda comunicación es eficaz, no necesariamente implica que sea eficiente y brinde un resultado en la modificación de la conducta de compra.

 

Inducir a la compra a través de una representación simbólica es el gran propósito que cumple la comunicación publicitaria, pero en muchas oportunidades no cumple este cometido pues el acto de compra y de consumo están determinados por una diversidad de variables, no sólo mercadotécnicas y publicitarias, que van a incidir directamente en la eficiencia de la publicidad.

           

¿Las marcas nacen o se hacen?

 

En primer lugar, debemos considerar la producción de la marca gráfica en su doble perspectiva psicológica – funcional y como un super-signo dotado de una triple virtualidad simbólica (ícono + letra + color); en segundo lugar, la difusión de esta identidad visual tanto de forma espontánea (infraestructura, ubicación espacial urbana, etc) como dirigida, en relación a la difusión planificada de estrategias comunicacionales y campañas publicitarias; y en tercer lugar, la recepción, percepción y aceptación o no por parte de los públicos-consumidores (directos e indirectos) de los valores y conceptos argumentados y emitidos por el producto-empresa.

Algunos teóricos del diseño gráfico publicitario propugnan que no importa quéni cómoes la marca gráfica, basta “lanzarla” que ella sola saldrá triunfante. Sólo basta algo de tiempo y suerte para que la aceptación pública sea un hecho. Es muy probable y la historia comercial publicitaria abunda en casos de éxito de marcas (comerciales y gráficas) que han surgido con nombres e íconos simbólicos totalmente inconvenientes y desconectados de la naturaleza y función de sus propósitos comerciales, industriales, institucionales, sociales y de negocios. Dentro de esta perspectiva, no importa el nombre ni la marca gráfica, la empresa puede denominarse (aunque casi innombrable) a partir de sus siglas (ej.: NEUMINDUCA, por Neumáticos Industriales C.A); asociarse metonímicamente con alguna cualidad conectada con su naturaleza (ej.:Neumáticos GOOD YEAR); con una denominación hipocorística surgida del nombre del dueño (ej.: Neumáticos PETRO) y tener, para cualquiera de los casos, igual o mayor éxito en su desempeño empresarial.

El comentario anterior se limita sólo al nombre personal, en el caso de las marcas comerciales habría que añadirle la escogencia de un imagotipo (símbolo) y la selección del color o gama cromática, lo que puede dificultar (o favorecer) la necesaria y deseable coherencia y unidad tanto semántica como semiológica. Desde el punto de vista del desempeño de la marca y de la percepción y reacción del consumidor, es obvio que toda empresa será reconocida y aceptada en la medida que sus productos y servicios satisfagan al consumidor a plenitud y representen valor agregado. Si es así, es muy probable el desarrollo de la credibilidad y la fidelidad a la marca (empresa), independientemente de la marca gráfica, de sus potencialidades o deficiencias significantes.

 

Dinámica de las marcas.

Una marca en su desarrollo cronológico puede variar, reordenar su carga simbólica hacia una nueva o rediseñada identidad gráfica en razón de que sus simbolismos (imagotipos) caducan o pierden vigencia visual, o probablemente para adaptarse a nuevos estilos de vida, recurriendo muchas veces a la estrategia de ampliar su capacidad de abstracción (economía gráfica). La comunicación comercial, que invariablemente lleva el sello de la marca como garantía de autoría e identificación, se hace acompañar muchas veces de imágenes, personajes, argumentaciones, escenarios, situaciones diversas, sugerentes, provocativas, evocativas y modelizadoras, a través de las cuales explicita o implícitamente el protagonista es la empresa, servicio, producto o institución. Ahora, mientras las imágenes, argumentos y situaciones del discurso publicitario se agotan en si mismas, se queman en su propia difusión masiva, la marca permanece. La marca es el elemento estable a lo interno de la comunicación publicitaria y esta invariabilidad sígnica y formal es la que fortalece su reconocimiento por parte de los distintos públicos (capacidad mnemotécnica o de recordación).

Esta eficacia simbólica podemos percibirla en términos pragmáticos: mientras el producto se compra, la marca se adquiere; el producto tiene precio, la marca valor; el producto se consume, la marca permanece; el producto es realidad, la marca percepción, y finalmente, si el producto denota, la marca connota.

Luego del nombre, al diseñarse un emblema, una marca, se está designado un dispositivo simbólico con posibilidades de conectar al individuo y a la sociedad, según sus vivencias y contextos, con un sistema de valores, de creencias y de rituales de identificación y consumo. Es importante destacar que la asignación del nombre para una marca, a diferencia de la designación de personas, es variable y modificable, esto de acuerdo a circunstancias y contextos particulares.

A este respecto, la marca es el elemento menos expuesto a la segmentación de las audiencias y de las motivaciones publicitarias, de ahí su importancia sociocultural. Estamos ante la consolidación de un modelo publicitario que no anuncia productos(como es el caso de la publicidad referencial) sino que significa marcas. Publicidad ésta cuyo objetivo es conferir la mencionada entidad semiótica a la marca que, haciéndola percibir como imaginariamente distinta de su competencia (y únicaconsiderada en sí misma), consiga una adhesiónde sus destinatarios que se traduzca en el correspondiente valor de consumo. La consecuencia de esto es que la entidad semióticade la marca sustituye a la utilidad del producto, de la misma manera que un valor de consumosólo es referible a sí mismo y que está en relación directa con dicha entidad sustituye al valor de cambiode los productos . Y es la exhibiciónde esta marca, tal como ésta se hace constar en la superficie del producto (en su envase, en su logo-símbolo, en su diseño, etc.), la que constituye ahora el ingrediente fundamental de la situación de compraventa.

 

La actual realidad de la compraventa, tal como se escenifica en los nuevos espacios comerciales, donde la exhibición del signo / mercancía se ha impuesto sobre la interacción dialéctica entre comprador y vendedor, es un tipo de actividad socioeconómica que necesariamente habría de generar su propia ritualidad, además de actualizar con nuevos moldes el carácter festivo atribuido a la misma en todas las sociedades históricas. Constatamos la apropiación ritual de las imágenes de marca, por definición inefables cuando se las ve plasmadas, al alcance de la mano, en su respectivo producto. Y es a través de este ejercicio de visibilidad pluriforme (mirar los signos de las mercancías con objeto de reconocer la imagenque de ellos ha construido la publicidad, mirar a los otros a través de los signos del bienestarque acopian, medirse uno mismo a través de la mirada de los otros, etc.) como la situación de compra, tal como se vive en la actualidad, proyecta su vertiente ritual como instrumento de socialización.

Vertiente ritual ésta que, unida al componente festivoque dicha compra actualiza y que alcanza su plenitud en los nuevos centros mercantiles (malls) donde el comercio se fusiona con el ocio, conducen a la sacralidadde que tales establecimientos se dotan, esto a la manera de auténticas “catedrales comerciales” de las actuales sociedades capitalistas.

Edgar Augusto Galavís Añez, MSc

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

EdGalavis

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información