Ciencia

El marco referencial inflado

El marco referencial inflado - Ciencia

El “marco referencial” de un proyecto o informe de investigación, que puede aparecer con ese nombre en la tesis o convertirse en varios capítulos que llevan el título de aquello a lo que se refieren, fundamenta y explica el “problema de investigación”; puede incluir una argumentación desde lo teórico, una contextualización histórica, institucional o conceptual, etc. Uno de sus problemas frecuentes es contener texto “de más”: en ese caso tenemos marcos referenciales inflados en los que el lector puede “perderse” y aburrirse -una tesis no tiene el propósito de entretener, pero no tendría por qué ser aburrida-.

Encuentro tres motivos básicos por los cuales, las y los tesistas inflan sus marcos referenciales:

  1. Un motivo práctico: la institución o quien dirige la tesis pide una cantidad determinada de cuartillas que son conseguidas “como sea”.

El “relleno” suele notarse y a menudo refleja la flojera por ahondar en la investigación documental. Si la o el tesista está convencida o convencido de que “ya terminó” el marco y, sin embargo, le exigen “más cuartillas”, una idea útil en lugar de agregar “lo que sea” es mencionar y comentar más estudios previos relacionados con el problema.

  1. Un motivo personal: necesidad de mostrar todo lo que se sabe o todo lo que se ha leído.

El marco referencial debe ser exhaustivo, pero eso no significa que deba incluir toda la información disponible. A veces se han consultado cientos de documentos, entre libros, artículos, ensayos, informes, etc.: no necesariamente han de citarse todos. Algunos ayudan a que la o el tesista tenga una comprensión cabal del tema, pero no enriquecen el texto del marco. Además, hay que tener cuidado con la repetición sin sentido de las ideas, como cuando en un marco referencial sobre “acoso escolar” -no sobre “la definición del acoso escolar”- se citan treinta definiciones parecidas de “acoso”.

  1. Un motivo “técnico”: incapacidad para delimitar lo relevante.

Como ya debe haber quedado claro, el marco referencial se escribe en función del planteamiento del problema: no es la exposición de todo lo que está relacionado con un “tema”. Si estás investigando la asociación entre la depresión de los adolescentes y el rendimiento escolar, es improbable que haga falta relatar la historia del sistema educativo mexicano. Hay que recordar que al construir el marco se enlazan ideas de manera que se va formando un “hilo argumental”: solo debe aparecer la información que enriquezca este “hilo argumental”. Para conseguirlo conviene tener en mente la pregunta de investigación y los supuestos básicos o hipótesis de trabajo, leerlos en voz alta varias veces si es preciso: el marco se trata de eso y no de todo lo que puede relacionarse con el “tema”.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.20 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Silvia Parque

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información