Historia

Marco Tulio Cicerón y su estrategia discursiva ante el pueblo romano en defensa de Cayo Rabirio

Marco Tulio Cicerón y su estrategia discursiva ante el pueblo romano en defensa de Cayo Rabirio - Historia

Seamos sinceros, ¿A quien no le gusta lo que escapa a la rutina? y mas aun…¿si esta esta protagonizada por personas poderosas y con un gran intelecto?

El siguiente articulo, pretende dar cuenta de las estrategias discursivas de Marco Tulio Cicerón como forma de persuadir al pueblo romano, todo esto dentro del marco republicano. Un análisis del pensamiento de Cicerón a través del discurso ante el pueblo romano en defensa de Cayo Rabirio quien fue acusado de homicidio. Esto permitirá adentrarnos en las disputas senatoriales en la Roma Republicana y las distintas resoluciones que se llevaban adelante.

Antes de comenzar, una pequeña introducción sobre la vida del autor “…Marco Tulio Cicerón era natural de Arpino y pertenecía a una familia de la aristocracia local, cuyos miembros no habían logrado aun acceder al senado (…) pronto sobresalió por sus dotes oratorios, que puso al servicio de una solida formación jurídica (…) Cicerón aprovecho su situación de defensor fiscal (…), según los casos, para dar a conocer su idea de estado y sus posibles alternativas…”[1]

Es interesante analizar las diversas estrategias utilizadas por Cicerón para lograr el respaldo del pueblo romano en defensa de cayo Rabirio, el cual es sometido a juicio ante la acusación efectuada por Tito Attio Labieno de asesinato hacia Saturnino. El discurso enunciado por Cicerón se da en el siglo I antes de Cristo, en este momento, Roma atravesaba por luchas intestinas entre los partidarios de los distintos partidos políticos, entre estos se encuentran los optimates y los populares, dentro de este primer grupo se encontraba Labieno y dentro del segundo Cicerón como lo explica bravo en su libro “…Cicerón, quien a pesar de su procedencia ecuestre y su aparente adscripción a la causa de los populares, gozaba con fuertes apoyos dentro y fuera del senado…”[2], se puede entender por tanto, que el deseo de hacer valer la ley a favor de Cayo Rabirio no es más que una escusa para atacar a su oponente

Se logra destacar que al momento de hablar ante la plebe romana, Cicerón utiliza una serie de halagos para obtener su adhesión a su causa “…romanos, cuyo poder es casi igual al de los dioses inmortales…”[3]. También impone la protección y la salud de la república, alegando que Cayo Rabirio no es más que una víctima en toda esta situación “…ruego e imploro, puesto que a la vez están en vuestras manos y dependen de vuestros sufragios la vida de este inocentísimo y desdichado Rabirio y la salud de la república, mostréis, en cuanto a la suerte del hombre, la misericordia, y para la salvación de la república la prudencia que os son habituales…”[4].

El autor, también efectúa un ataque al acusador, expone que es limitado el tiempo que se les ha dado y que esto repercute en su exposición, “…sufriremos, aunque es injustísimo, las condiciones impuestas por el acusador, y aunque es desdichadísimo, el abuso de poder del enemigo…”; ”…y sospecho que Labieno me ha fijado la media hora de tiempo con el propósito de que no hable mucho de castidad…”[5]. Se logra apreciar la intención por parte de Cicerón de oponer al acusador ante el pueblo, para lograr en este último una mayor adhesión “…ahora bien Labieno, ¿Cuál de nosotros es mas amigo del pueblo?¿tú que juzgas necesario entregar en la misma asamblea los ciudadanos romanos al verdugo; (…) o yo, que prohíbo  contaminar la asamblea con la presencia del verdugo…”; “…!dice Labieno que es amigo del pueblo, y me acusa de enemigo de vuestros intereses; Labieno, que busca las formulas de las sentencias y los suplicios más atroces, no es vuestra tradiciones o en la de vuestros padres, sino en los anales y comentarios de los reyes, mientras yo, con todos mis medios, en todos mis consejos, discursos y actos, he repugnado y resistido su crueldad…”[6]

 

Como último punto se logra destacar la comparación efectuada hacia el pasado por parte de Cicerón, el autor, compara las acciones ejercidas por su contrincante con las efectuadas  por personajes anteriores, “…si la acción que ejerces, Labieno, fuera popular, si en algún modo resultara justa o equitativa, ¿no la hubiera ejercido Cayo Graco?…”[7], emplea la cita de autoridad para justificar las acciones de Cayo Rabirio, alegando que cualquier personaje ilustre y respetable hubiera hecho lo mismo “…A.C.Mario y a todos los demás ciudadanos famosos por su sabiduría y fortaleza (…) y si tuviera que empuñar las armas para defender sus méritos, no lo haría con menos premura que la suya para la salvación de la república…”[8]

Lo antes mencionado nos permite obtener una serie de conclusiones ante este interesante caso, es prudente afirmar que Cicerón, a la hora de defender a Cayo Rabirio utiliza todo lo que se encuentra a su alcance para tal objetivo, entre estos no solo destaca su relación con el pueblo, el cual es convencido con sus alabanzas, sino más aun el hecho de que ataque constantemente a su oponente con el fin de evidenciar todos sus errores y sobre todas las cosas oponiéndolo en cada paso al pueblo romano, tildándolo de agresor de los ciudadanos y de hombre corrupto. Por tanto, vemos a un hombre sagaz, que logro a partir de un tacto admirable y una inteligencia aguda marcar su camino como uno de los hombres mas prominentes del periodo.

 

Espero les sea de agrado, me despido hasta la próxima Prof. Jesus Barilatti

 

[1] Bravo, G. Historia del mundo antiguo, Una introducción critica. Madrid. Alianza. 2008. Pag 487

[2] Bravo, G. Historia del mundo antiguo, Una introducción critica. Op. Cit. Pag. 488

[3] Cicerón, M. En defensa de Cayo Rabirio. Madrid. Sucesores de Hernando. 1917.

[4] Cicerón. M. En defensa de Cayo Rabirio. Op. Cit. Pag 86

[5] Ibid. pag 87

[6] Ibid. pag 92

[7] Ibid. pag. 91

[8] Ibid. pag. 101

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

jesusbarilatti

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.