Anuncios
Ciencia

Marihuana Medicinal

Marihuana Medicinal - Ciencia

Poco a poco la marihuana va ganando terreno y legalidad, sobretodo en el ámbito de la medicina. Los avances cientificos y las constantes investigaciones sobre esta planta éstan demostrando las multiples propiedades medicinales que posee para el tratamiento de varias enfermedades fisicas y psicologicas.

Desde el cancer, pasando por la depresion, artritis y epilepsias, entre muchas otras, la marihuana ayuda de multiples formas, puede ser directamente calmando los temblores que tiene una persona con parkinson, o reduciendo los efectos de la quimioterapia, sin duda mejora la calidad de vida del paciente.

¿Como funciona la marihuana?

Hoy en día se considera a Cannabis sativa como única en el mundo, ya que posee la capacidad de producir componentes muy similares a los que nuestros organismos producen naturalmente, estos compuestos o componentes son conocidos como Cannabinoides, y por supuesto, se producen en diferentes proporciones y concentraciones dependiendo del tipo de cepa de la propia planta. Entre estos cannabinoides, los más abundantes y estudiados son el paradigmático Tetrahidrocannabinol (THC) y su contra parte, el Cannabidiol (CBD).

Tanto el THC como el CDB son cannabinoides, y actúan sobre el sistema endocannabinoide, que tienen todos los mamíferos, incluyendo al humano. Este es un sistema de comunicación intercelular, que se activa naturalmente para crear homeostasis, pero que puede ser estimulado por cannabinoides de origen vegetal, como los que se encuentran en la planta de marihuana. Estos causan efectos diferentes a los que se producen naturalmente en el cuerpo. Los principales receptores del sistema endocannabinoide son el CB-1 y el CB-2, que se encuentran en sistema nervioso central y el inmunológico.

 

El THC es el componente psicoactivo del cannabis, y se vincula con estos dos receptores en el cerebro humano. El CB-1 influencia el placer, el apetito, la memoria y la concentración, mientras que el CB-2 modera la sensación de dolor, y juega un rol en las homeostasis en ciertas partes del cuerpo, tales como el riñón y el hígado. Éste es el responsable de que, después de fumar un porro, te den ganas de comer una pizza e irte a dormir. Incrementa el apetito y la aumenta la sensación de placer al comer, además de que produce somnolencia. Es por esto que se utiliza en tratamientos contra el insomnio y la pérdida de apetito. También es el que afecta la memoria a corto plazo, así que échale la culpa también la próxima vez que digas “¿de qué estaba hablando?” en el medio de una conversación cuando estés fumado.

Variedades con altas concentraciones de THC son buscadas para el uso recreativo.

 

El CBD, por su parte, interactúa con receptores como el GPR55 o el 5-HT1A. No es psicoactivo, aunque trabaja de muchas formas con el THC para contribuir al efecto del cannabis. De hecho, contrarresta en varios aspectos a los efectos de éste, por lo que su proporción es importante para determinar la sensación que produce la marihuana. El CBD reduce la sensación de ansiedad que causa característicamente el THC, y tiene propiedades antipsicóticas que balancean los efectos más fuertes del colocón. En cuanto a la memoria, también reduce el deterioro causado por el THC, así que las variedades con bajo CBD son las que más te harán quedarte preguntándote dónde habrás dejado las llaves que en realidad tienes en la mano.

 

 

El CBD es también el componente más buscado en las variedades para uso medicinal. Tiene propiedades antiinflamatorias muy superiores a las de su contraparte y sin los efectos psicotrópicos, por lo que es seguro para cualquier paciente. Se utiliza mucho en aflicciones como la artritis y el reumatismo. El CBD también tiene efecto anticonvulsivo y reduce los espasmos musculares, y es por esto que se lo suele recetar para la epilepsia refractaria. Es también ansiolítico y antipsicótico, con estudios que avalan su uso para el tratamiento de la esquizofrenia.

El Cannabis medicinal se puede administrar utilizando diversos métodos incluyendo comidas de cannabis, vaporizadores, fumándolo, tomando cápsulas o utilizando aceites.

El consumo de marihuana desarrolla tolerancia, es decir, que en posteriores tomas inmediatas es necesario aumentar la dosis para conseguir los mismos efectos, los efectos de la abstinencia son muy leves en comparación con otras drogas, lo que permite revertir esa tolerancia y hacer que el consumo de marihuana sea controlable por el sujeto, siendo su potencial adictivo escaso.

 

 

 

Legalidad del cannabis

El cannabis lleva camino de cambiar de estatus. De ser considerada una droga prohibida y perseguida, puede pasar a ser una droga legal como el alcohol o el tabaco si las iniciativas en marcha prosperan. Muchos países han aprobado su uso terapéutico y otros se plantean incluso la legalización del uso recreativo. Para una sustancia de la que se tiene constancia que ya se consumía hace 8.000 años en China, pasar de la prohibición a la tolerancia y de la tolerancia a la legalización no deja de ser un nuevo avatar en su oscilante historia de permisividad y persecución. Pero quienes promueven estos cambios pretenden que la legalización del cannabis sea el primer paso de un nuevo paradigma en la política de drogas. Su intención no es, por supuesto, favorecer el consumo de sustancias adictivas, sino despojarlo de la criminalidad que comporta su prohibición.

En América Latina ya son varios los países donde el consumo de la hierba es legal. En el caso de Uruguay la regulación y la comercialización de la misma no ha incidido en el aumento de consumo de los uruguayos.

En el caso de Colombia, la Corte Suprema aprobó en 2012 una ley que permite a los habitantes de ese país consumir cinco gramos de marihuana para uso personal.

En Argentina es legal siempre que se realice en privado y de forma personal, además del cultivo legal para uso medicinal. En el caso de Chile, sus habitantes siguen abogando por la la despenalización del cultivo y el uso de la marihuana con fines terapéuticos y recreativos.

En otros países del mundo:

Holanda: El consumo y compra están permitidos en pequeñas cantidades.

Corea del Norte: La venta y consumo no es penalizado por la ley.

Portugal: En 2001 se convirtió en uno de los países pioneros en la despenalización por consumo de la hierba.

Canadá: Primer país en regular el consumo de marihuana para uso medicinal.

Barcelona: Única ciudad de España con clubes sociales para consumo de marihuana.

Estados Unidos: Solo en Colorado, Washington, Alaska, Oregon y el distrito de Columbia es legal el uso recreativo de la marihuana.

Bélgica: Despenalizó su consumo pero ofrece multas a quien consuma la droga en la calle y espacios públicos.

Suiza: Todo mayor de 18 años puede tener hasta 10 gramos de esa hierba.

Jamaica: País caribeño que aprobó una ley que despenaliza la posesión de pequeñas cantidades de cannabis.

México: El Tribunal Supremo de México aprobó este miércoles la legalización del cultivo y el uso de marihuana con fines personales y recreativos.

 

El artículo no pretende incitar a nadie al consumo de marihuana, ni a la venta o el cultivo, es solo con fines informativos.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Piantao

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información