Sociedad

Más y más música basura para nuestros niños y adolescentes.



Más y más música basura para nuestros niños y adolescentes. - Sociedad

El día  de  ayer me  di  cuenta  de  la  triste  noticia  del  fallecimiento  del  gran músico  poeta, de origen argentino, Alberto  Cortez, y me  pongo a  pensar sobre  la  razón por  la  que,  día  con  día, los  niños  y  adolescentes llenan  sus  mentes con  la  peor música  que  pueda  existir,  como  lo  son  el  perreo, el reggaeton y la  música  de  banda. La  música  del  argentino,  era tan  pensada, tan  sentida, como un  reflejo  directo  de  sus  sentimientos,  sin  obscenidades y  comentarios  machistas, típicos  de  estos  malditos  géneros de  «porquería». Me  subo  a  cualquier  autobús o microbús, del  servicio  de  transporte colectivo en mi país, y  siempre es la  misma  historia, mis  oídos  tienen  que  aguantar  esa  detestable  música que  en  una  sola  frase desnuda  a  la  mujer y  refuerza  los  sentimientos  negativos y machistas hacia  ella. Los  infantes  tienen  que  escuchar  dichos  ritmos enajenados  y  muchos de  ellos, a  muy  temprana  edad,  mueven  sus  cuerpecitos, tal  si  fueran  hombres  y  mujeres  vividos  en  el  sexo; dando  riendo  suelta  a las  fantasías de los  pedófilos  más  profesionales. Me  pregunto: ¿por qué la  niñez  y  la  adolescencia  no  pueden  escuchar  otro  tipo  de  música  que  exalta  los  valores espirituales  y  mentales  más  elevados?; ¿ por qué los  teatros o los estadios no se llenan  con  adolescentes  ante  un  concierto  de  una  orquesta  sinfónica  que  interpretará  las  melodías de  los  compositores  clásicos  más  reconocidos,  como  lo  son Chopin, Beethoven o Tchaikovsky; así  como  lo  harían  ante  un  concierto  de  Maluma o Daddy Yankee?. A la  juventud,  en  su  mayoría,  sólo  le  interesa esa  música de porquería, arte  «chatarra» que  solamente  incita  a  la  violencia,  al  sexo  y  al  machismo; dando  un  énfasis  primordial  en  el  acto sexual. No  nos  vayamos  muy  lejos, evitando ser muy  exigentes como  para  pedir  que  escuchen sólo  música  de  los  consagrados  maestros clásicos  , pero, ¿ por qué  no  regresar a esas  baladas,  que  prácticamente,  eran  poemas, esos  ritmos  de  los  años  50, tanto  en español  o  inglés, que  ponían  al sexo  femenino como  el  elemento  más  sublime de  inspiración. Compositores  como Cantoral, Botija, Agustín Lara, los Churumbeles de España,  etc, hicieron  de  la  música  un  verdadero  arte  popular. En España, grandes cantantes  románticos como Camilo Sexto, Paloma San  Basilio, Sarita  Montiel,  en  otra  época, cantaban baladas exponiendo sentimientos  más puros  de  admiración y  exaltación  al  sexo  opuesto, no  como  ocurre con esas  melodías de  actualidad  que  tienen  como  objetivo,  principal, llevarse  más  rápido  a  la  mujer  a  la cama; privando en sus  argumentos  el  morbo  sexual  y  nada  más. Incluso, la  música de  los  Estados  Unidos entre  los  años 50  y  70, a  mi  juicio, es de  las  más  preciosas, por  su  letra  y  su  ritmo ( desde el ritmo soul hasta  el  disco)¿Qué  me  dicen de   melodías como » how deep  is  your  love», de  los  hermanos Gib  o las canciones  de  los Platters?, para  mencionar  algunos  ejemplos. Tal  parece  que  los  medios de  comunicación, quienes  son  los  principales  culpables  de  la  proliferación  de  esta » bazofia»  de  arte,  nos  están  llevando  a  un debacle  moral y  a  que  el  verdadero  arte  musical  desaparezca  por  completo. Estos  medios  de  comunicación  promueven  al  primer individuo que se  les  ponga  enfrente,  que  ni  cantar  puede, pero que sí  se desnuda  y  sabe  menear  su  cuerpo de  manera  erótica; presentándolo ante  los  jóvenes como «la última  coca  cola  del  desierto». Los  adolescentes  por  su  nula  preparación  en  música  y  sus  primitivos  gustos  musicales compran  cualquier estupidez  de música, lastimosamente. Quizás , los  que  tengan  más  culpa  del aumento  en  las  preferencias  de  estos  ritmos  musicales «mierdas»,  son  los  padres,  quienes  nunca  le  enseñaron a  sus  hijos  a escuchar  música de  calidad; ya  que  desde  muy  pequeños se  les  puede  inculpar el  gusto  por  la  buena  música. Bueno,  amigos, pensé  en escribir  ésto debido  a  un  momento  muy  difícil  que  tuve  que  soportar  al  interior  de  un  bus,  en  el  que  habían  puesto una  típica canción de  reaggeton,  con  las  típicas  voces «chillones» de  sus  interpretes,  por  cierto  un  grupo  dominicano, en las  que  sustituyen la letra «r» por  la  «l», dicendo bailal, en  lugar de la  forma  correcta, bailar. Hasta  aquí  llego  con  mi  artículo y  espero  opiniones  respetuosas  de  ustedes. ¿qué  piensan  acerca  de  este  tema?.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

sergitus

2 comentarios

  • Estoy de acuerdo contigo. Tengo dos niños pequeños y no escuchan ese tipo de musica basura porque yo no la escucho y porque, además, les expliqué sobre el contenido, lo que dicen, e inclusive lo analizamos y lograron entender, a pesar de su corta edad, que daba un mensaje negativo. La gente se extraña de que les guste el pop, el rock, inclusive música electrónica, pero más que nada, les estoy enseñando a disfrutar del contenido, de la letra, de ritmos armoniosos.. Pueden escuchar salsa, merengue, el mismo reggeaton quizás pero lo importante es el contenido, al menos para mí, que transmita algo, sabes?. No entiendo cómo los adolescentes y niños/niñas disfrutan del reggaeton y sus letras y vídeos sexistas..Hay reggaeton con ritmos bastantes pegadizos pero la letra mata todo. En fin. Buen articulo. Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.