Sociedad

Matrimonio ¿obligación Cultural?

Matrimonio ¿obligación Cultural? - Sociedad

Pasamos toda nuestra vida esperando y soñando con el “Amor verdadero” desde nuestra infancia vemos el amor y a medida que vamos creciendo la sociedad nos va colmando de información que con el tiempo poco a poco se va haciendo bastante contradictoria.

Por ejemplo si son mujeres seguramente recordaran todas aquellas comiquitas de princesas, como por ejemplo “La Bella durmiente” donde la princesa cae un eterno sueño y solo es capaz de despertar a través de un beso de amor verdadero, esa es tan solo un ejemplo de todas las comiquitas de princesas que son rescatadas por el famoso “Príncipe azul” y de esta manera poco a poco nos vas inculcando la importancia y la necesidad de encontrar un buen hombre que te salve de todo, como si tú misma no fueses capaz de cuidarte.

Ahora bien, si eres un hombre, posiblemente recuerdes ver a tus padres y notar que tu madre es aquella que se mantenía en casa y preparaba todas esas cosas ricas de comer que tanto te gustan, tal vez también recuerdes que en las comiquitas que el chico bueno siempre se quedaba con la chica, casi que como un premio por todo su heroísmo.

Recordando este periodo de nuestra infancia nos trasladamos a un poco después, la adolescencia, un periodo bastante complejo debido a todos nuestros cambios, pero es justamente en esta etapa que la sociedad empieza a intervenir directamente en nosotros, nuestras hormonas empiezan activar nuevos mecanismos e intereses en nosotros y seguramente es el periodo en donde comienza nuestra búsqueda por el “Amor verdadero”.

Recuerdo que una vez leí “El arte de amar” de Erich Fromm y me encanto cuando comentó: “No se trata de que la gente piense que el amor carece de importancia. En realidad, todos están sedientos de amor; ven innumerables películas basadas en historias de amor felices y desgraciadas, escuchan centenares de canciones triviales que hablan del amor, y, sin embargo, casi nadie piensa que hay algo que aprender acerca del amor.”

Pero ¿Qué podríamos aprender del amor? A medida que vamos creciendo los adultos constantemente nos bombardeaban con afirmaciones contradictorias, empiezas a ver ciertas realidades que antes no veías y comienzas a ver divorcios, separaciones, entre otros muchos casos, seguramente llegaste a escuchar la famosa pregunta de ¿Por qué las personas se casan? O te habrán aconsejado en algún momento que jamás te cases, que vivas tu vida al máximo sin complicaciones y es allí donde la sociedad y un poquito del machismo regular, ubicado en la mayorías de los núcleos familiares, empieza a ejercer control.

En este caso la mujer inicia con un proceso en el cual la finalidad es: aguantar cualquier cosa por amor. Mientras que el hombre como bien dice Erich Fromm en “El corazón del hombre” el hombre a la vista social tiene dos posibilidades ser blando o ser duro y hace referencia a ello como Loco o Cordero, particularmente me atrajo mucho la siguiente interrogante que él se plantea: “O, después de todo, quizás es erróneo todo el dilema. ¿Quizás el hombre es a la vez lobo y cordero, o ni lobo ni cordero?”.

¿Será eso posible? La verdad es que siempre estamos categorizando a las personas en el liceo, no solo eso sino además a los grupos sociales que se establecen en ella, como por ejemplo, por un lado los “Populares” que son aquellos que normalmente poseen un físico atractivo y sociables, están los “Nerd” que son personas responsables que siempre cumplen con sus deberes y por lo tanto poseen buenos promedios, los “deportistas” e incluso están los “rechazados” pero junto a estos calificativos también nos hacemos ideas sobre el amor, como por ejemplo que las chicas y chicos “Populares” solo encontraran el amor con entre ellos, aunque esto sea más una especie de búsqueda de estatus, que otra cosa.

Luego al crecer con el tiempo, empezamos a ver y escuchar diversos relatos y/o consejos, como que es mejor buscar el placer sexual que el amor, o que el amor verdadero solo está en los cuentos de fantasía y novelas románticas, escuchamos sobre parejas que se perdonan infidelidades, maltratos físicos y/o psicológicos, entre muchos otros, empezamos a ver películas y a leer libros que nos guían y aconsejan como encontrar el amor, como entender e impresionar a las personas que nos interesan.

Nos llenamos la cabeza con ideas y trucos que en su mayoría no aplican porque obviamente, no todas las personas son iguales, se suele gastar mucho del tiempo pensando en si se encontrara a la media naranja algún día, e incluso con las nuevas tecnologías se gasta suficiente tiempo en redes sociales buscando ese famoso amor verdadero, pasamos de una pareja para otra, en diversos tiempos, encontrándonos continuamente con que la persona perfecta, el “príncipe azul” verdaderamente no existe, las personas se equivocan, aman y se desamoran, las hormonas se dejan de intensificar y comenzamos a ver defectos, es ahí donde por lo general inicia el desamor.

Como dice Erich Fromm en “El arte de amar”: “La gente cree que amar es sencillo y lo difícil encontrar un objeto apropiado para amar”

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

jennvei

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información