Literatura

«medley; Buone Notti»

«medley; Buone Notti» - Literatura

 

Esa tarde, al terminar las clases, Mathias fue al asiento de Allan.- ¿Listo Regard? Hoy vemos a Red Queen ¿paso por ti a tu casa?-

-¿a qué casa?- antes de que Allan pudiera responderle a su amigo, Sandy se había adelantado.

-¡oh! Sandra, qué sorpresa.- Math miró a Allan y se dio cuenta del rostro de súplica que mostraba su amigo.- ammm es que, esta noche tengo una cita con Red Queen y amm… ya sabes, soy un poco tímido para las chicas así que estaba invitando a Allan pero veo que ya hiciste planes.-

-Así es, quisiera celebrar con Allan, su propuesta de hoy, vayamos a cenar ¿qué dices, bebé?-

Allan, asintió a la respuesta astuta de su amigo para sacarlo del apuro.- Claro, vamos. Math ¿seguro que estarás bien?-

-Sí, amigo, no te preocupes por mí, después de todo, a esa chica le gusta el temple duro.-

Sandy y Allan rieron y se despidieron de Mathias.

-¿a dónde iremos?- Le preguntó Allan a Sandy.

– Estaba pensando en algún restaurante chino ¿tienes alguna propuesta?-

-¡claro! Me encanta la pizza-

Ambos se miraron y al mismo tiempo replicaron.- ¡Macarroni!- y soltaron una carcajada.- No estamos tan desconectados ehh.- Dijo Allan mientras recorría un pequeño mechon del rostro de Sandy.

-Me sorprendió tu propuesta justo hoy.-

– Me sentí un poco nervioso.-

-jajaja lo noté, fue lindo.-

Allan la tomó de la mejilla delicadamente y se acercó para besarla en la mejilla.- vaya que lo fue.- lanzó una sonrisa

-Gracias, Allan, me has dado luz.-

-Será mejor que me lo agradezcas con una rebanada de la especialidad de la casa, ¿ a qué hora paso por ti?-

-jajaja seguro que lo haré, ¿te parece bien a las 10?-

-A esa hora estaré ahí.- ambos se despidieron con un beso tierno en la boca y siguieron en caminos opuestos.

Justo por la Carretera Mountain Rd la vagoneta del padre de Mathias se dirigía hacia la Franklin Pierce, pasando por una zona boscosa.

-Espero que Red no se enoje por la ausencia de Allan.- comentó para sus adentros Mathias.

Una vez que llegó a la escuela hizo el mismo ritual de siempre con el guardia de seguridad, le comentó que iba a a presentarse a unas prácticas del seleccionado de Basketball y mostrando su identificación escolar entró al recinto académico.

Una vez en la cancha de duela se sentó en la grada colocada en el ala este de la cancha y espero pacientemente por Edith Fletcher quien no tardó en llegar.

-¿Y tú niño fue al baño, acaso?- Red llevaba unas botas rojas que combinaban con su cabello, un vestido totalmente negro y escotado, pareciese que se dirigía a alguna reunión, un bolso que lucía bastante caro de color rojo brillante y en él se percibía un sobre, lo que debía ser el expediente de la investigación en el caso de los Ritz.

– Hola, Red Queen, una disculpa,  Allan se encuentra un poco indispuesto, espero que no sea un inconveniente para entregarnos el pedimento.- Mathias bajaba de las gradas.

-Claro que no, Math, es un gusto verte, cada día te pones más guapo, en fin, te hago entrega de los documentos que me pediste.-

Mathias tomó el sobre.- Muchas Gracias Red Queen, no te preocupes por la encomienda que nos has dejado, haremos que el buen Kevs y la chica de medicina queden galardonados como los reyes del baile.-

-Confío en eso, querido, por cierto, hace un par de días te vi con Paola, parecía que estabas sudado y triste, ¿todo bien?-

Mathias se sorprendió de que Edith lo estuviera vigilando en aquella discusión que tuvo con su amigo por un mal entendido.-

-Sí, todo está bien, no te preocupes, nadie salió herido.-

-¿cómo? ¿Nadie salió lastimado? Qué mal, me gusta mucho ver drama y nostalgia, entonces creo que deberé yo misma contarle a Gerard.-

Mathias estaba sorprendido de la postura que tomaba Red Queen.- ¿De qué hablas?-

-Vamos, Mathi no pensarás que no sé nada de tus arrumacos con Paola ¿o sí?-

-Paola es tu amiga, no puedo creer que quieras destruirla.-

-Es mi amiga, es cierto pero se ha estado portando mal y cualquier régimen monárquico no espera que su séquito se porte mal, así que tú decides hasta donde puedo llegar.-

-¿A qué te refieres? ¿Qué esperas que hagas para que no le digas nada a Gerard?-

-¿Por qué tanta disposición, querido? ¿Acaso no desde el principio querías contárselo a Gerard? ¿Acaso hay algo más? Cuéntale a la reina que ella sabrá cómo hacer justicia.- Edith apretó la mandíbula y al término de su frase alzó su brazo izquierdo un poco haciendo notar su puño en señal de poder.

-Se lo contaré, yo le diré lo sucedido a Gerard, me sorprende lo desleal que puedes ser con tu amiga, Paola.- En las palabras de Mathias se notaba una seguridad de acero, un aliciente para cualquier aspirante a héroe.

Red Queen amagó con irse pero parecía haber recordado algo, sonrió levemente, era una chica realmente hermosa pero cuando lo deseaba podía convertir al infierno en parte de su reino, giró para que su rostro fuese visto por Mathias y dejando resbalar un par de lágrimas por sus mejillas dijo con voz casi angelical y llena de sufrimiento.- Mathi, no estoy loca.- fue un instante en el que Mathias observó  Red Queen, su sangre parecía congelarse dentro, sintió erizarse al ver en ella a un muerto que gritaba desesperadamente en busca de una salida, Edith se dio la media vuelta y salió de la cancha caminando deprisa.

Mientras tanto en una velada en “Macarroni” un restaurant de comida italiana ubicada en los suburbios de alto prestigio, Allan y Sandy conversaban acerca de los planes para el baile de fin de año.

-Nunca he asistido, es decir, no con pareja.- Confesó Allan.

-Eres muy dulce, quizá eso hace que saque mi versión desconocida.-

-¿Desconocida?-

-Sí, a veces soy un poquitín extrovertida, amm tú sabes, supongo que coqueta.-

-¡¡wooow!! Eso de verdad no me lo esperaba.-

El camarero llegó con una pizza tamaño grande y  vasos llenos de soda para los jóvenes.-Buen Provecho Srita. Campell y compañía.-

Allan miró a Sandy con un signo de duda brillando en sus ojos.- hahaha woooww ¿qué fue eso?-

-Nada más y nada menos que el reconocimiento de la gente al apellido que mi padre ha forjado, ser hija del jefe de policía tiene su pro y su contra.-

– ya veo, es algo extraño pero seguro que podré acostumbrarme.-

Al acabar la velada Allan acompañó a Sandy a su hogar y mientras caminaban mantenían una charla muy animada.- Estaba pensando en lo que me dijiste hace rato, mientras estábamos en Macarroni, ya sabes, lo de que ser la hija del jefe de policía tiene sus virtudes, ¿qué puede conllevar eso para mí? ¿Crees que tu padre apruebe nuestra relación?-

Sandy tomó del rostro a Allan.- ¡¡Ohh!! Allan, mi querido, Allan, lo que mi padre opine está de más, basta con saber que su hija está comenzando a sentirse bien con un chico.-

-Gracias, Sandy, de verdad necesitaba a alguien como tú justo cuando pensé que todo se tornaba directo a la basura.-

Sandy le dio un beso en la mejilla al llegar a la puerta de su casa y se despidió de él con la dulzura ya conocida. Allan se dirigió caminando a su hogar, al llegar a su puerta  no sintió nada, ya se había desvanecido al parecer toda la curiosidad que sentía por el asunto de los Ritz, estaba pensando solamente en su relación prematura con Sandy. En cuanto a Mathias, llegó a su hogar con la curiosidad de saber qué era lo que la investigación arrojaba y con la idea de que algo malo estaba pasándole a Red Queen, tomó el sobre y decidió abrirlo de tal forma que se pudiera volver a cerrar sin ningún indicio de que dicho documento ya hubiese sido abierto.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Yeffry Estrada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información