Literatura

“medley; Estropicio”

“medley; Estropicio” - Literatura

Allan entreabrió sus ojos, se sentía un poco sedado, como si un cazador lo estuviese buscando por toda la franja que envuelve New Hampshire, noche y día, sin descanso y que lo había conseguido, se sorprendió un poco ya que se encontraba en la habitación de su amigos Mathias, este entró un rato después al cuarto.

-¡Genial! Creí que te daría algo, tomaste como loco, amigo, como si no existiera un mañana.-

-Así que tú eres el cazador ¡ehhh!-

-¿De qué hablas? ¿Ahora alucinas?-

-No es nada… ¿Qué sucedió ayer?-

-¡¡Woow!! Vaya que te perdiste, contigo no lo sé, Gerard me dijo que te encontrabas vomitando justo en la fuente, a lado de la piscina, hermano, ¡Diablos! Debes ver el vídeo que te hicieron ¡¡jajaja!! Estabas fuera de control ¿recuerdas algo? Así sea muy vago el recuerdo dímelo.-

-¿por qué tanto interés en mis recuerdo? ¿Un vídeo, dices? ¡Carajo! Justo lo que me faltaba para coronar este semestre.- Allan se tomó su cabeza, tenía un dolor espantoso y aun haciendo esfuerzos no pudo conectar memorias de esa noche, eran ciertos flashazos sobre la conversación que tuvo con Sandy y cuando se encontraba cantando junto a algunos integrantes del club de Ajedrez.

-En serio, amigo, si recuerdas algo acerca de Gerard y su novia será mejor que me lo digas, por favor.- Está última frase la dijo Mathias con un poco de dolor y rencor.

– ¿Gerard y Paola? ¿Qué tienen que ver ellos?-

-Ya vístete que debo salir, le dije a tu madre que estás conmigo, descuida, tus padres no saben nada de lo ocurrido anoche.- Gerard tomó un llavero encima de la computadora y cuando se disponía a salir Allan lo llamó.

-¡Amigo! ¿Recuerdas cuándo íbamos a hacer unos cuantos triples a la duela de la Franklin Pierce?- Allan incitaba a Mathias a volver al pasado no tan lejano.

-jajaja claro que sí, siempre acababas lloriqueando jajaja.-

-hahaha sí tú lo dices, ¡¡vamos esta tarde!! Por los viejos tiempos ¿qué te parece?- Allan agrando los ojos y sonrió levemente.

-jaja tú ganas Regard, procura avisarme con anticipación del horario para pedir el auto a papá.- sentenció Mathias.

-Claro, amigo.- Mathias salió del cuarto y Allan, con su dolor de cabeza se levantó y salió del hogar de su amigo. Llegó a su hogar sin hacer tanto ruido y decidió darse una ducha que lo ayudará a recuperar los ánimos, sabía de lo que tendría que hablar con su amigos una vez que estuvieran en la cancha de duela, recordaba aquella conversación que alcanzó a escuchar en el baño de los Mills y necesitaba cuestionar a su amigo acerca del accidente que habían sufrido los Ritz.

Allan se vistió y no pudo evitar la curiosidad de recorrió sus visillos de su ventana para poder observar a la casa de los Ritz, no podía superar a Melannie, después de todo, pensó en Sandy, la propuesta que le había hecho, ¿era correcto aceptarla aun cuando ella había sido amiga de la chica de la que se enamoró? Los dilemas éticos no eran lo suyo, después de todo, él pensaba que lo correcto era aquello que lo terminará llevando a su felicidad y si era así, él quería aceptar la invitación de Sandy, aún sin importarle Chloe o la propia Melannie. Cuando Allan se disponía a recorrer el visillo se percató de que una camioneta se estacionaba justo frente a la casa de sus vecinos, se sorprendió ya que nunca en su vida la había visto, en ese preciso momento Mary Ann Plancarte salió del hogar con un sobre y lo dio a manos de quien parecía ser el acompañante del chofer, Mary Ann volteó hacía la ventana de Allan y esté de inmediato se agachó, asustado Allan, tardo algún momento en ponerse de pie y con una mano en su pecho tratando de palpar sus latidos se preguntó sobre el contenido del sobre y si lo había visto la Sra. Plancarte.

-¿ya listo para probar la tierra joven Regard?- puso en claro Mathias.

-Espero que sus tiros sean tan presuntuosos como lo son sus palabras, joven Phillips.-

-jajaja andando.- Mathias aventó sus llaves del auto a Allan.- Que esta vez te toca a ti.-

Ambos se subieron a la vagoneta del padre de Mathias y encendieron el radio Y mientras Allan conducía rumbo a la carretera Mountain Rd Mathias le dijo.- Creo que es hora de poner algo más acorde con la situación ¿no crees?  ¡¡Venga!! Pásame tu celular.- Allan le dio su celular…

-¡¡Uff!! La reconoces  ¿cierto?- Mathias empezó a cantar al tiempo que Allan lo seguía.-

-Steady yourself even though you know that you’re falling.- Allan movía sus hombros intentando seguir el ritmo de la canción.- Maybe you’re falling, but you’re still alive,  Ready yourself, that’s quite enough of your bawlin’.- ¡uhh! Mathias aplaudía.- ‘Cause baby, you’re bawling, but you’ll survive.-

-Esto nos hacía falta, ha habido muchos problemas alrededor, ¿por qué no armamos algo ahora que las vacaciones comiencen? ¿Cuánto falta? ¿Una semana?- cuestionó Mathias a Allan.

-hahaha, sí, unos cuantos días, no desesperes, ¡claro! Hay que decirle a Gerard y vamos de visita a la casa de mis tíos en Vermont ¿te parece?- propuso Allan sin dejar de mirar la carretera llena de árboles, New Hampshire es una zona boscosa con algunos lagos.

-jajaja debes estar bromeando, ¿tus tíos, Regard? Después de lo que pasó con tu prima ¿acaso quieres que me presente de nuevo allí?-

– ¡¡hahaha!!! Cierto, oye pero ¿en qué demonios pensabas al hacerle tremenda joda?-

– jajaja es que jamás imaginé que ella estaba justo debajo de nosotros, aparte, supongo que eso le dio algo de sazón a la reunión ¿no? Mira que derramar ponche de frutas sobre ella hizo que la mayoría se parara de sus asientos.-

-¿Estás consciente que era la fiesta de mi abuelo y la mayoría de los asistentes era de la 3ra edad? Era obvio que la gran mayoría se encontraba en sus asientos.-

-jajajaj sabes que lo mejoré, deja de ser apático y sígueme, yesterday you told me ‘bout the blue blue sky.-

Allan disfrutaba pasar el tiempo con Mathias y empezó a dudar si lo mejor era preguntar sobre lo que había escuchado en el baño de los Mills.- and all that i can see is just a yellow lemon tree.-

Al llegar a la escuela, Allan estacionó la vagoneta, ambos bajaron con ropa deportiva y un balón de basketball.

El encargado de la seguridad de la puerta de la Universidad Frankiln Pierce se levantó de su asiento y pidió las identificaciones a los jóvenes, preguntó a ambos cuál era el motivo de su visita y ambos contestaron casi al unísono.- prácticas del equipo representativo.- el guardia les permitió entrar.

-Bien, pues a calentar un poco con unos triples ¿no?- Allan sabía que era por el terreno de los triples en donde podía derrotar a Mathias quien le superaba en estatura y sin duda en peso.

-jajaja cómo diga joven Regard, tú dime la meta y yo intentaré superarte.-

– ¿te parece si lo hacemos a los primeros 20?-

– Mmmhh, arriesgado ehh, vale.- Mathias se acomodó su short y tomó el balón primero, botándolo al tiempo que daba pequeños brincos de calentamiento llegó al borde de la cancha donde frenó y logró un chirrido provocado por la suela de sus tenis, elevó sus brazos y sin dar siquiera un salto lanzó el balón con la muñeca derecha, el balón rozó el borde del aro y siguió enfilado hasta meterse por la canasta haciendo un sonido con la red.- Y eso que es sólo el calentamiento, miró sobre el hombro a Allan quien con una sonrisa se acomodaba sus anteojos.

Allan tomó el balón cedido por Mathias y botándolo se acomodó mientras le comentaba a su amigo lo que había sucedido con Sandy.- Me invitó al baile de fin de año como su pareja.- sacó un tiro el cuál dibujó un arco por el aire y sin tocar cualquier borde del anillo entró por el haciendo el mismo ruido con la red que había provocado el tiro de Mathias.

-¡¡Demonios!! Sigo sin entender como no aplicas para las pruebas de reclutamiento, sabes que en algún tiro final nos serías de mucha ayuda, ¿de quién hablas cuando dice que te invitó a ser su pareja para el baile?- preguntó sorprendida e interesadamente Mathias al tiempo que recogía el tiro de Allan.

– hahaha no sé driblar, y no tengo tanta fuerza para los rebotes, ¡Sandy! S-A-N-D-Y.- Allan deletreó el nombre.- ella me invitó.- Mathias tomó el balón y al escuchar el nombre de la chica erró el tiro por girar de más la muñeca, su tiro no pasó ni cerca.- ¡¡¿qué?!! No juegues ¿de verdad? ¿Ese bizcochito te invitó? Pero ¿cómo pasó? ¿Cuándo?-

Allan con un risa burlona respecto al tiro de su colega le dijo.- ¿de verdad? ¿tanto te sorprende?.- Tomó el tiro y sin acomodarse, giró sus muñecas haciendo que el balón dibujará la misma curva y entrara sin mayor problema.- Pues… pasó, justo ayer, en la fiesta, también me tomó por sorpresa y casi…-

-¿casi qué?- Mathias no hizo nada por recuperar el balón y dirgiéndose a Allan le dijo.- Regard, espero que lo que estás haciendo esta noche conmigo lo hayas hecho justo ayer ¿la destrozaste?-

-¿Qué? ¡¡Santo cielo, Math!! No seas tan burdo, no, no la destrocé, estuve a punto de besarla.-

-¿y luego? ¡¡¿y luego?!! Joder es increíble que dejes ir a esa mujer de esa forma, jajaja es decir, ¿estás consciente que medio salón está tras ella, no?-

-¿Incluyéndote?- Allan miró a los ojos a Mathias, lo señaló y le golpeó con el dedo índice el pecho.- ¿incluyéndote, Math?- Allan apretó la mandíbula y no dejó de mirar a la cara a su amigo, interpretó el silencio mientras Math decepcionado, al parecer de sí, agachó la mirada.- ¡¡Lo sé, lo sé!!.- de inmediato Mathias alzó su rostro.- ¡¡Sé lo que le hiciste a Melannie!!- Mathias enarcó las cejas, se veía en su rostro el espanto y la sorpresa que le provocaban las palabras de su amigo.

-Escucha, Allan, no sé de qué hablas.- Mathias levantó sus brazos tratando de contener a Allan.

Allan miró los brazos de Mathias y de inmediato se alejó.- Eres increíble.- dijo mientras movía su cabeza en señal de desaprobación.- Te escuché anoche, con Paola.- El rostró de Mathias Palideció.- Escuché cuando ella te decía que tú la habías intentado violar.- Allan de inmediato llenó su rostro de asco.- ¿Qué piensas acerca de Sandy? Más te vale que no le hagas daño porque te voy a denunciar y me voy a olvidar de los años de amistad que llevamos.- Allan se apartó y avanzó a paso rápido hacía la salida mientras Mathias apenas absorbiendo la situación volteó precipitadamente.

-¡¡Allan, espera!!-

Allan se detuvo en seco, tragó salivo y volteó.- No quiero que te acerques a Sandy ¿vale? Y descuida, tomaré un taxi a casa.-

Mathias miró hacía las butacas, donde encontró un rostro conocido entre un asiento, casi a la esquina- Espero que estés contenta.-

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 10 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Yeffry Estrada

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información