Política

¿memoria Histórica O Memorias?

¿memoria Histórica O Memorias? - Política

El nuevo gobierno del PSOE ha puesto como una de sus prioridades la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos. De esta manera Pedro Sánchez sigue la línea del anterior presidente socialista Rodríguez Zapatero, quien impulsó la Ley de Memoria histórica. En principio esta ley tiene un objetivo loable, a grandes rasgos el reconocimiento de todos los que sufrieron persecución y represión durante la dictadura franquista. No obstante es francamente difícil hablar del pasado y mantener una visión totalmente objetiva, más en un asunto que sigue siendo tan espinoso como la Guerra Civil y la posterior dictadura.

Lo cierto es que tras los años de durísima represión franquista que siguieron al final de la Guerra Civil, en la fase final de la dictadura, la represión se fue haciendo más laxa y más “selectiva”. Mientras que los comunistas fueron siempre objeto de una fuerte persecución por parte del gobierno de Franco, en los últimos años del régimen se fue relajando la presión sobre otros grupos opositores.

Desde mediados de los años sesenta, Estados Unidos había aconsejado a Franco que legalizara al menos dos partidos políticos; uno de izquierda democrática y otro de centro-derecha, modelo que se plasmaría en la posterior Transición. El partido de izquierda “elegido” sería el PSOE, que tras una serie de transformaciones seguiría el camino del SPD alemán, quien había abandonado el marxismo en el congreso de Bad Godesberg en 1959. En primer lugar había que quitar a Rodolfo Llopis de la dirección y poner a un líder que fuera más acorde con las ideas socialdemócratas que imperaban en Europa. Ese líder era Felipe González, quien sería nombrado Secretario General en el Congreso de Suresnes en 1974. Gonzáles acudiría a Suresnes con un pasaporte facilitado por el Servicio Secreto español y acompañado por dos miembros del mismo. El nuevo Secretario General del PSOE volvería a su Sevilla natal sin ser molestado por las autoridades. Ni antes ni después de acceder a dicho cargo Felipe González sería detenido por la policía.

Por otra parte, se ha demostrado que en los últimos años de la dictadura, la policía permitía la entrada clandestina de propaganda antifranquista siempre y cuando esta viniera del PSOE, pero no se permitía si la propaganda era comunista, pese a que para entonces los partidos comunistas europeos se habían moderado, aceptaban la democracia y habían marcado cierta distancia con la Unión Soviética.

Por tanto, cuando un partido político habla del pasado, más allá de la recuperación de la memoria de los represaliados por el franquismo, lo que pretende es implantar una interpretación maniquea de la historia para conseguir réditos políticos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

eremita

1 comentario

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información