Literatura

Menos mar



Menos mar - Literatura

 

Menos mar

 

Mirá esa pareja allá,

Son perfectamente para ellos,

ríen con la misma boca

y se encuentran con exactitud

porque

yo soy risa

tú eres risa

él es risa

nosotros somos risa

vosotros sois risa

pero ellos sonrisa.

¿Ves cómo se acuestan

a soñar lo mismo,

o cómo son almas en serie

salidas del mismo lugar?

ellos tienen los nombres escritos

por el mismo poeta,

cuando están lejos se repelen

y en algún punto se encuentran

de nuevo

y se miran

y se hace cosquillas en el corazón

con la rama de un árbol roto,

se adueñan de la cama del otro,

de los gestos del otro,

se lloran el destino

cuando pelean

y quedan solos.

Son el Romanticismo en persona…

 

Nosotros en cambio

somos el “Grecia anti sismo”

tantas veces temblamos

de amor

y de final

que ya no nos asustamos

por los derrumbes,

porque sabemos

que lo importante no es la pared firme

sino las infinitas ganas

de volverla a levantar

con más fuerza a la próxima

y con todo cuidado de que esa pared

no se nos vuelva muro,

siempre hasta la altura del cuello

para que nos podamos asomar

a espiarnos el corazón

y sonreír de verlo hablar solo

imaginando nuestro posible futuro.

 

Nosotros no nos adueñamos

de los gestos,

nos los pedimos a préstamo,

para no extrañarnos tanto

cuando no estamos juntos,

es decir,

yo saco tu gesto, el que me prestaste

y se lo contagio un poco

a algunas personas,

para encontrarte en ellas

y que la distancia entre nuestros cuerpos

pase más desapercibida,

vos harás lo mismo

y eso agaviota mis ganas de volar

a cualquier lado

en el que estés,

pero a diferencia de las gaviotas

yo no te abandono

por más invierno que pase

por tu espalda,

ni vos emigrás

por más nieve que lleven mis palabras.

 

Somos imperfectos para nosotros

y eso me quita el temor

a ser diferente a vos en ocasiones,

por eso nos lastimamos sin miedo,

nos hacemos mal,

nos hacemos mar,

nos dolemos,

nos ahogamos,

pero siempre escribiendo el mismo libro,

vos con lapicera azul,

yo, con verde,

los errores, con rojo

como la sangre

tuya y mía

donde andan

nuestros desaciertos,

por eso

menos mar

que nos amamos.

 

© Todos los derechos reservados. Prohibida la difusión sin consentimiento del autor.

 

GRACIAS POR LEER!

Les ajunto links de otros escritos de mi autoría:

Poema escrito por el último estúpido que te perdió

Los “Estoyjods”

Por qué la infidelidad no debe tomarse como algo tan dramático

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Marcelo Pavón Suárez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.