Literatura

Mi ángel puro

Mi ángel puro - Literatura

He conocido demasiadas personas pero nadie como él. Justo en ese momento me di cuenta que había encontrado un ángel. Un ángel puro. El ángel que rescataría a este demonio de su infierno.
No me podía resistir, para mi resultaba imposible no admirarlo. Me sentía perdida. El era muy interesante. La seguridad con la que hablaba y la forma en que movía sus manos al hacerlo, realmente me fascinaban. Su mirada era tan profunda. Todo él era tan atractivo para mí. El simple hecho de pronunciar su nombre, me hacía sentir un cosquilleo en todo el cuerpo. Definitivamente esta chica poseída por sus propios demonios había caído en los brazos de ese bello ángel.
Hablar con él, me daba demasiada paz. Era como si ya hubiera conversado con ese lindo ángel desde hace tiempo. Como si lo conociera de toda la vida.
El deseo que tenia de conocer a alguien que no me juzgara por mis impulsos, mis acciones o lo que mi ser reflejaba, por fin se había cumplido. El tenia algo que nadie más podría llegar a tener. Era comprensivo y atento. Siempre me brindaba un buen consejo. Hacía que mi sonrisa apareciera. Solo con él, esa sonrisa era verdadera. Antes de que ese ángel llegara a mi vida, nunca había logrado sonreír con sinceridad. Me había ocultado bajo una sonrisa falsa. Escondí mis cicatrices. Tuve que limpiar mis lágrimas para después decir que todo estaba bien. Cuando el llegó a mi vida, supe que eso iba a terminar.
Ese ángel y este demonio se enamoraron más rápido de lo que esperaban. Para él fue suficiente darse cuenta de que ella era “diferente” al resto. Ella, sintió algo desde la primera vez que lo vio. Así fue cómo surgió el amor entre dos seres completamente distinto pero iguales a la vez.
Un amor tan intenso, real y verdadero que liberó a  este demonio de todos sus miedos. Un amor tan poderoso que me ayudó a recuperarme. Ese ángel tan lleno de luz, iluminó mi camino y me rescató de la oscuridad. Me enseño a ser fuerte y enfrentar con valentía cada batalla. Tenia un armadura impenetrable, con la que me protegió.  En sus brazos encontré un lugar tan seguro donde yo podía sentirme a salvo, alejada del peligro que mis miedos internos me provocaban.
Juntos, logramos vencer tanto, ganamos mis batallas, las cuales se convirtieron en nuestras. Ya no estaba sola, tenia un ángel que estaba dispuesto a pelear contra todo. Siempre estuvo en cada caída, cada tropiezo, cada fracaso y en cada logro. Siempre sujetaba mi mano con fuerza, juntos caíamos y juntos nos levantábamos. Jamas dejo que me diera por vencida, siempre estuvo alentándome, siempre me motivó para que yo siguiera adelante.
Nos amábamos demasiado, finalmente ese ángel había dominado mis demonios internos, había logrado controlar mis impulsos. Con todo su amor, borro de mí, la tristeza y el dolor. Curó mis heridas y sanó mi alma, con sus besos. Le dio luz a mi vida y me salvó de todo, hasta de mi misma.
Pero al ser seres distintos, mi ángel, no resistió. Tal vez sintió que mi amor era demasiado intenso y que podríamos comprometernos con algo mucho mas real. Decidió marcharse sin dar explicación, tuvo que hacerlo pero olvidó que soy un ser lleno de sensibilidad y grandes miedos, olvidó que él es mi hogar. Simplemente se fue y me dejó de nuevo, en un infierno en donde el recuerdo de lo que alguna vez fuimos me quemará y me consumirá eternamente.
— Bren (Chica gris)

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Chica gris

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.