Humor

¿Mi bella que?



¿Mi bella que? - Humor

En Palencia.

A la luz de la luna y como dos idiotas, sin cama alguna.

Y yo empiezo a ponerme nerviosa. Odio que ocurran este tipo de cosas.

Al final me doy por contenta, recordaste que un antiguo convento un amigo tuyo regenta.

Así que allí nos dirigimos para pensar por una noche a donde vamos y olvidarnos….de donde venimos.

Y el lugar resulta precioso.

De pedrería, chimenea y de lo más silencioso.

Merece la pena más  por el sitio que por lo que sirvan ahí de cena.

Así que esa nos la ahorramos y de copas ambos decidimos que nos vamos, pero sin salir de tan bello paraje, que el coche está muy bien guardadito en el garaje.

Y en un cartel al fondo”CAFETERÍA”

Así que allí nos vamos a derrochar algarabía.

Y con un par de copas cada uno, el personal nos dice que apagan y cierran en cuanto no haya ninguno.

Así que para no entorpecer el terminar la faena, de ahí nos movemos dejando dentro….nuestras  penas.

Y salimos la mar de contentos pues como ya he dicho las penas, las aparcamos por el momento.

Subimos pues a la habitación y tú como hombre de lo más natural y espontáneo, te metes en el baño, mientras a mí el estómago empieza a crujirme y hacerme daño.

Pero juro y prometo que yo no evacuo y que ahí no me meto.

Y cuando terminas sales la mar de airoso, mientras con rabia infinita te miran mis ojos.

Y vas y sonríes pues te hace gracia que yo me haya cambiado de ropa por arte de magia.

Supongo que mujer sensual no esperarías encima de estas sábanas tan frías.

Aunque……….seamos sinceros. Creo que aún con calor me habría enfundado hasta el cuello.

Tiene gracia. Pensemos en ello.

Tu en “pelotas” y a mí, poco menos que me faltan las botas.

Ya no sé si soy niña buena o mujer idiota.

Y con dulzura y cariño para que esté cómoda me dedicas un guiño.

Y ya lo he estado otras muchas veces, sólo que el cambio de escena me puso nerviosa. O eso me parece.

Y tras una charla y un poco de vino, todo empieza importarme poco menos que un comino.

Así que me desinhibo y me comporto como adulta y al final, de los dos, eres tú quien más se asusta.

Bonito amanecer tras una noche en calma, pero cuando voy a incorporarme y sin saber como ha sido, tengo una contracción que me quita el sentido.

Y aunque horrible dolor yo disimulo, en mis adentros lo mando todo a tomar por culo.

Pero a la par…….me da la risa, pues me asemejo por completo a la gran Mona Lisa.

Y como puedo recojo el equipaje pues por los alrededores haremos un viaje.

Y me dices que comemos de garbanzos.

Y que si no me gusta el cocido. ¡Claro que me gusta, Querido!

Pero pienso en el viaje de vuelta y me temo lo peor.

O voy antes al baño o mueres con mi hedor.

Brrrrrr, prefiero antes que el puchero, comer con tenedor.

Y al fin…….me armo de valor.

Así que al llegar me meto en el lavabo, pues yo no ingiero nada si aquí algo no hago.

Y a tí, te mando al comedor a dictar comanda, que aquí la nena ,es la que manda.

Y cuando no he hecho más que forrar el inodoro, alguien va y entra.

Ahora……¿Río o lloro?

Mi primer intrusión en baño ajeno y los nervios me empiezan a hacer efecto de veneno.

Me pongo nerviosa y hago esfuerzos por pensar en alguna otra cosa.

Pero no hay manera.

Yo acostumbrada al agua y jaboncito, del soporte todo el papel yo solita lo quito.

Y cuando decido al fin salir noto que me he dejado el culo como lo tiene un mandril.

Y me disculpo por mi tardanza, mientras mi mente, maquina una venganza.

Bonita sorpresa cuando abrí la puerta impetuosamente y casi me como tus ojos ,tu boca y tu frente.

Te mando al comedor y te encuentro pegado al mismísimo lavabo.

Ahora dime ¿qué hago?

He tardado lo suficiente como para que me hayas imaginado ahí dentro de vientre.

Y de haber sido natural no habría pasado nada, pero fui tan cría que salí avergonzada.

Y simulé tener un mensaje en recibido así que inventé tener que salir a hacer una llamada.

Una vez entré, sonreías al saber que era zona sin cobertura.

Ya lo he comprobado.

No tengo duda.

Así que  he pasado de Princesa, a apestosa y encima ahora le sumamos que además soy una mentirosa.

Pero todo ¡ tiene solución! Pues  sentados en la mesa veo al vino cual grata sorpresa.

Para tí los garbanzos, y el vino…….mi presa.

Así que me empapujo de tan rico manjar para cogerme un “globo” de colores y sola reírme de la vida y sus sabores.

Garbanzos no he probado, pero perdida la vergüenza me sumerjo en la caldereta que de salsa está repleta.

Antes de servir me dijeron:- ¿Con  “gruños”?
-¿Que son gruños?
-¡Cojones como puños!

Es la gracia lugareña.

Y al fondo, el montoncito de leña.

Menos mal que rompí en carcajada y no me las di de listilla enterada.

Me imagino diciendo:¡Con gruños, con gruños!

Haciendo el ridículo para después poner cara de refunfuño.

Una vez fin del evento salimos fuera y me puse a tomar el sol a pesar del viento.

A cinco bajo cero, el vino consigue que mi cuerpo sea todo un caldero.

Y tú a mi lado, maldices lo que hago, así que propones subir al coche, para viajar …antes de que sea de noche.

Una vez en carretera, creo que voy de copiloto por vez primera.

Así que aprovecho y me duermo relajada, pero al despertar, mira por donde mi cara está aplastada.

Ahora….voy y me deformo. Esto es el colmo.

Pero tú con una par de besos y achuchones me dices:- Niña, ve despacio y sin prisa.

No quiero perderme el ver de nuevo tu bella sonrisa.

Relato finalista en certámen «Carmen Martín Gaite»

@sätznelauffer

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Elenalauffer

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información