Viajes y ocio

Mi Experiencia en el Bajo Astral



Mi Experiencia en el Bajo Astral - Viajes y ocio

Cuando escuche por primera vez lo que es el astral y los viajes astrales, comencé a investigar de manera obsesiva sobre ello. Antes de intentar algo, me mantuve indagando mucho y evite la práctica por miedo a lo desconocido. Después de un tiempo comencé a intentar hacer viajes pero no lo lograba. Me dediqué a intentarlo por un mes y medio pero nada me daba resultado hasta que una noche, ya enfadado de haberlo intentado varias veces, decidí dejarlo por la paz e ir a dormir. Apague la luz y volví a acostarme para dormir. Ya tenía unos quince minutos de haberme acostado cuando comencé a notar que de nuevo estaba viendo los objetos de mi cuarto con claridad! lo curioso era que recordaba bien cuando todo se oscureció. Fue como si se me hubiese olvidado que apague la luz  y que aun la tenia prendida (esta parte es muy confusa de entender. Ni siquiera yo lo entiendo hasta la fecha). Todo, desde los objetos sueltos como libros, ropa y mi cama hasta las superficies como la puerta, el techo, el piso y las paredes era opaco; de un color gris tenue y todo tenía un brillo ambarino. No estaba asustado o alterado solo me sentía un poco extraño. Decidí levantarme y al hacerlo me sentí muy ligero como si no pesara nada, entonces regrese a ver y mi cuerpo seguía tendido en la cama y fue ahí cuando supe que estaba en el astral; estaba consciente de ello. Estaba flotando en el aire y veía las cosas desde arriba como si estuviera pegado al techo como un globo de gas y eso me daba una sensación extraña, me sentía fuera de lugar. En ese momento recordé la casa de mis abuelos y en un parpadeo estaba ahí! Me encontré en el cuarto más grande de la casa donde todos mis primos dormíamos en las reuniones familiares. Había muchos entes a los que no les vi la cara, estos estaban jorobados como ancianos y sus ropas como batas estaban muy deterioradas. Caminaban sin prisa y en todas direcciones. Ellos no me notaban yo solo estaba ahí en la la esquina de la habitación en el techo flotando y observando y ahí me quedé. Después de un rato, ellos comenzaron a notar mi presencia y se molestaron, se vinieron hacia mi e intentaron atacarme. Muy espantado, me quedé paralizado sin poder moverme y en ese momento escuche un grito tan fuerte que todo se hizo borroso mientras el grito duro. Ese grito era de mi madre, ella apareció ahí y ahuyento a los malos espíritus entonces ella se dirigió a mi mujer molesta y me dijo que me fuera de ahí lo antes posible y que no regresara, me tomo de la mano y me trajo de regreso a mi cuarto (dato importante: mi mama vive en México mientras que yo vivo en Estados Unidos. La casa de mis abuelos también está en México. Mi madre está viva, no entiendo qué hacía ahí). Entonces mi madre me trajo a mi cuarto (en Estados Unidos) y me dijo que jamás regresará ahí. (Jamás hablé de esto con ella). Pero bueno, al regresar a mi cuarto encontré varios entes rodeando mi cama y comiéndose mi cuerpo, me regresaron a ver y me quisieron atacar pero yo me enoje tanto que grite muy fuerte y los corrí descargando toda mi furia y estos huyeron espantados. Entonces me arrime a mi cuerpo y sin siquiera pensarlo, mi espíritu se posicionó de igual manera que mi cuerpo solo que seguía flotando pero por encima de mí mismo. Poco a poco fui descendiendo y me comencé a integrar a mi cuerpo. Parte por parte me volví a integrar a la posición en la que estaba. Lo último que se integró fueron mis ojos y una vez que paso, desperte! Abrí mis ojos físicos pero no se sintió como cuando despiertas. Cuando mis ojos espirituales/astrales se integraron a mis ojos físicos, volví a ver las cosas en color y repito ya estaba despierto. Fue como cuando tienes lentes oscuros puestos y luego te los quitas, todo cambia de oscuro a color. ¡Estaba atónito! Un mes después hable de esto con una compañera del cole que es muy de estos temas me explico que estuve en el bajo astral aunque no me explicó cómo fue que caí ahí, también me explicó que debo ser una persona muy querida para que un ser querido (mi madre) apareciera en mi rescate. Me dijo que los entes me atacaron porque mi personalidad es muy alegre y soy un muchacho de sentimientos muy puros y esos elementos en un mundo opaco relucen como el sol pero la verdad es que ellos se alimentan de esa energía, fue por eso que se comían mi cuerpo físico. Me explicó también que en este mundo tu mejor arma es tu fuerza de voluntad y tus sentimientos y pensamientos más puros por eso logré ahuyentarlos, porque fui valiente y decidido.
Después de esta experiencia, ya no quise volver a intentar hacer un viaje astral y aunque volví a intentarlo después de un tiempo, no he podido conseguir regresar al astral. Me encantaría ir al astral, no al bajo astral! Si no a otras dimensiones donde pueda aprender sobre el universo y sentirme un alma libre y lleno de pureza. Espero poder algún día lograr alcanzar ese lugar. Por ahora, seguiré intentando.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Gabriel Otero

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información