Medio Ambiente

Mi Gatita, Pochorromona, Se Ha Ido De Casa.



Mi Gatita, Pochorromona, Se Ha Ido De Casa. - Medio Ambiente

Durante  toda  mi  vida  he  sido  un  fiel  «amante» de  los  gatos,  quizás  porque, a  diferencia de  los  canes,  no  son  melosos ni  se  humillan con  sus  amos,  si  no,  muy  por  el  contrario,  demuestran una  actitud independiente  y  algo  arrogante, ya  que  ellos,  si  quieren  reconocerte  en  la  calle,  lo  hacen, si  no lo  desean,  te  ignoran  como  a  cualquier  trapo  sucio. Tengo  una  gatita  hermosa,  idéntica  a  la  de  la  foto, con  su  pelaje  muy esponjoso y  oloroso. Un  vecino  me  ayudo  a  financiar,  hace  un par  de  meses,  su  esterilización y  después  de  eso,  ya  no  la  vi  de  nuevo  por  mi  casa. Me  hacía  preguntas  que  pudieran  contestar  mi  gran  interrogante,  como  por  ejemplo: ¿qué  la  motivó  a desaparecer  como  el  gran  escapista Houdini?, ¿se habrá largado  debido  a  que  se  quedó  sola  en  la  casa? o  la  pregunta  más  trágica: ¿habrá sido  aplastada  por  las  llantas  de  un  camión  enorme  y  sus  tripas quedaron  desparramadas  por  el  asfalto?.  Todas  estas  interrogantes me  despertaban más  tristezas, sobre  todo,  porque  ya  había  estado  con  nosotros  por  5  largos  años y  la  miraba  como  un  ser  querido  más,  como  una  parte  integral  de  mi  familia. Bueno,  los  días  transcurrieron y, una  tarde,  que  llego  de  repente  a  mi  casa,  comienzo  a escuchar  un  maullido ,muy  grueso  y  lastimero,  que  provenía  de  la  segunda  planta. En  ese  momento  pensé: «mi  gatita  regresó, pero  que  feo  maúlla, ¿será  que  está  enferma  y  sólo  vino  a  fallecer?.  Como  pude,  subo  corriendo y, para  mi  gran  sorpresa,  no  era  mi  gatita  «pochorromona», si no más  bien,  el  «marido»  de  ella, un  gato  enorme  y  cabezón,  quien  era  el  padre  de los  50  gatitos,  aproximadamente,  que  ella  había  procreado  en  su  largo  historial  de  «mamá». Mi tristeza  fue  enorme,  pues  esperaba  abrazarla, con  mucho  cariño ,y  estar  con  ella  para  mientras  «estiraba  la  pata»  y  se  iba  a mejor  vida. Sin embargo, la  tristeza me  duró  poco, ya  que,  de  repente, veo  hacia  afuera de  la  ventana y  ahí  estaba,  callada  y  tensa, me  miró  con  extrañeza  y,  así  como  desapareció las  otras  veces, lo  hizo ahora  también,  ni  alcancé  a  ver  su  cola. Al  menos me  alegró  el  día y  comprendí  que  todas  mis  sospechas  eran  infundadas. Para  averiguar  que  ocurrió,  analicé  y  leí  en  internet  las  posibles  razones  por  las  que  se  podría  haber  largado; llegando  a  la  conclusión  que,  debido a  su  operación  de  esterilización,  ella  ya  no  quería  tener  ningún  contacto  sexual  con  su  macho  alfa,  que  todos  los  días  era  puntual  en  sus  visitas,  maullando  de  dolor,  rogándole  a  la  gatita, obvio  en  su  lenguaje,  que se  dejara montar  de  nuevo. Asunto  terminado lo  de  la relación,  por  lo  que  ella  le gruñía y  se  le  escapaba. Esa  fue  la  razón  por  la  que  ella  se  fue, es decir,  le  estaba huyendo  al  gato y  se  mantendrá  así,  hasta  que  él se  canse  de rogar  y  rogar; entonces  buscará  a otra hembra,  sin  esterilizar  que  se  deje  enamorar y  por  consiguiente preñar. Por  el  momento, la  felicidad  ha  regresado  a  mi  vacío  hogar , estando  junto  a  mi  gatita  » la pochorromona».

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

2.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

sergitus

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información