Humor

MI MASCOTA ES UN POLLO (N°1)



MI MASCOTA ES UN POLLO (N°1) - Humor

Tengo la suerte de tener un corral en casa, eso permite a la familia el tener animales y no solo en cantidad sino en variedad. Un perro o un gato.. no, yo quería un pollo. Lo llamaba Hibird. Algunos pensarán… pero porqué un pollo?. Hasta hoy me lo sigo preguntando pero me alegra el haber vivido esa experiencia pues gracias a Hibird eh vivido anécdotas que siempre sacan una carcajada y en esta primera parte vengo a contar una de ellas.
Era un día cualquiera, amaneció y al abrir la puerta de mi habitación él estaba ahí, Hibird era lo primero que veía siempre. Un día antes había llamado al servicio técnico pues mi Red de Internet presentaba fallas. Me seguía a todas partes, había momentos que lo posaba sobre mi hombro pero al poco rato lo bajaba, en aquel entonces ya no era el pollito que cabía en mi mano, se había convertido en todo un gallo, pesaba casi 2 kilos pero se acostumbró a posarse sobre mi hombro. Llegó la tarde y el timbre sonó, era el técnico que llamé. Mi casa era como un minizoológico, teníamos 1 conejo, 4 gatos, 6 cuyes, 1 tortuga, 1 higuana, 2 gallinas, 3 gallos, uno de ellos era Hibird, y  3 perros, los perros eran el problema. El hombre, para llegar a mi habitación, tenía que recorrer toda la casa, mi habitación estaba cruzando el corral y ahí se encontraban todos los animales. Naturalmente los perros empezaron a ladrar al extraño hombre que estaba ingresando a lo que este nos dice: por favor, agarra a tus perros. Logró pasar y empezó su labor. No sé que habrá visto Hibird pero inmediatamente después de que el técnico ingresa a mi cuarto, se le abalanzó y empezó a picotear su pierna, saltaba e intentaba rasguñarlo. Aunque el hombre no sufría daño alguno, pues la ropa que vestía era especial, podía ver en su rostro como empezaba a incomodarse y asustarse, fue entonces donde decido botarlo al corral para que dejara trabajar tranquilo al señor. Finalmente y luego de terminar su trabajo, nuevamente tendría que cruzar el camino de regreso pero no sin antes decir la frase que mi familia y yo nunca olvidaremos.

» Por favor… agarra a tu pollo »
NOTA:

Esta historia es real y espero poder adjuntar una foto en la segunda parte.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

AarriagaP1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.