Literatura

Mi Pequeño Abrigo Rojo

Mi Pequeño Abrigo Rojo - Literatura

Vuelvo a percibir la maravilla de la lluvia,vuelvo a pasear por la vereda apenas deja de caer. Me miro en los charcos y respiro el aire aun húmedo,mientras le permito al viento jugar con mi pelo como cuando la pequeña con el abrigo rojo, corría a descubrir charcos al marcharse la lluvia. La alegría se conjugaba con la imaginación en sus manos frias,crear un puerto,un muelle y una playa,se convertía rápidamente en el proyecto arquitectónico mas pedagógico y sustentable que cualquiera pudiera imaginar. Cuatro palitos de helado,tres tapitas de gaseosa,cuatro o cinco piedras,unos papeles de caramelo. Y si lograba conseguir dos barquitos de diario de ayer,era simplemente la felicidad misma.
Un buen charco había que encontrar,el mejor. Uno que tuviera la profundidad suficiente como para ahogar el desamor,que aun no sabía pronunciar. Tambien debia ser amplio,para que navegaran las embarcaciones, llevando lejos las manos duras y los recuerdos de caricias profanas,que aun no aprendía a comprender. Y debía ser limpio y brillante,para que pudiera encontrar el reflejo de sus bellos ojos y sonreirle enorme a esta mujer que encuentra en cada charco a la pequeña del abrigo rojo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.33 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Mariela Quintanilla

3 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información