Literatura

Mi primera novela. Capítulo 1: La chica que no conozco (Contribución-DBPF)



Mi primera novela. Capítulo 1: La chica que no conozco (Contribución-DBPF) - Literatura

Un día, una mañana como cualquiera, donde las labores del hogar cubrieron toda mi mañana, entre ellas, escuchar las habladurías de mi abuela, jugar con mi hijo, como de costumbre pasó mi mañana, cuando de pronto tenía que ir al banco a conseguir algo de efectivo, es algo casi imposible en mi país, Venezuela, así que sin más, después del almuerzo, tomé un apresurado baño y salí antes de que cerrara el banco.


El sol era tan fuerte como de costumbre, fui caminando ya que el banco queda a pocas manzanas de mi casa, con las manos en los bolsillos y pensaba en lo habitual


¨El amor no existe¨


Mientras veía a parejas caminando de la mano, sonriendo como si fueran felices, pensaba ¨Qué tontería¨ ¿Por qué fingir? estaba melancólica, no me había tocado una bonita historia, no había tenido buena experiencia en el amor.


-Estúpido Cupido. Dije en voz baja.

Así fue mi camino hasta llegar al banco, donde tuve que hacer fila desde fuera porque dentro del banco había muchas personas haciendo fila para la taquilla y conseguir lo mismo que fui a buscar.

Cuando ya faltaba poco para entrar al banco, a lo lejos vi una chica de mediana estatura, piel clara, cabello negro, liso y a la vez con algunas ondas, se aproximaba con rapidez, pues la hora marcaba 1:45 pm y no faltaba mucho para que cerrara el banco, de pronto, algo se accionó, a medida que la chica se acercaba yo podía sentir un hormigueo en todo mi cuerpo, tragaba grueso, estaba nerviosa. ¿Cómo eso era posible? Una chica de la nada aparece y me pone nerviosa, no es algo que suela pasarme.


Verte venir y ver esos ojos café oscuro que me cautivaron, me hechizaron.

Dicen que hay miradas que cautivan por lo lindas y profundas que son, así me pareció la tuya. No sabía si ver esa mirada tan tenue y mantenerla contigo, no sé si me gustaste en el acto, pero sin conocerte, despertaste en mí sentimientos lindos.


La chica pasó por mi lado y se colocó detrás de mí, haciendo fila conmigo, yo miraba a todas partes, no hallaba que hacer conmigo, con mi actitud, me parecía tonto comportarme así por alguien que no conozco, esa no soy yo.

-Pasen dos personas, por favor. Indicó el guardia de seguridad que cuida la puerta del banco.

Pasé y me coloqué al final de la fila que estaba para el retiro de dinero en la taquilla, detrás de mí, estaba ella, podía sentirla, su olor, su calidez, me parecía todo tan extraño, cuando de pronto ocurrió lo inimaginable, sentí un escalofrío que me recorría el cuerpo, pero, ¿Qué era eso? me estaba tocando, ella me estaba tocando, me giré y al verla fue una chispa de electricidad que se sentía dentro de mí


-¿Sabes que limite tiene el banco de efectivo para hoy? -Me preguntó.
-Ni idea. Le respondí de manera muy seca y cortante.

Me gire de nuevo y avanzaba acorde a la fila mientras me preguntaba ¿Por qué le hablé así? Fui grosera con mi tono de voz, pensé, ¿Me disculpo con ella? Me sentía terrible, si sabía que límite tenía el banco para hoy, tenía miedo de titubear delante de ella, o en su defecto actuar muy raro. Me giré nuevamente para disculparme por mi mal tono y decirle el límite de hoy y fue allí donde ella me fulminó con la mirada y sacó su celular.


No paraba de verla, a través del vidrio veía su reflejo o giraba disimuladamente para verla, no sabía cómo entablar alguna conversación con ella, sabía que luego de que consiguiera efectivo, tendría que irme a casa nuevamente y que no la vería más, quería verla de nuevo, conocerla.

La fila avanzaba mientras yo me preguntaba que decirle, como disculparme, que preguntarle o como hablarle, arreglaba mi cabello, miraba a todos lados, estaba inquieta, de pronto ya era la siguiente para pasar a la taquilla. Pasé, indiqué mis datos y me dieron el límite de efectivo diario, tomé mis documentos de vuelta y salí del banco como alma que lleva el diablo. Caminaba rápidamente mientras me reprochaba a mí misma

-Cobarde, ahora nunca la verás de nuevo. Me decía una y otra vez.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Barbara Luque

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información