Literatura

Mi Vida En Pedacito X

Mi Vida En Pedacito X - Literatura

La decisión de mi familia  estaba tomada, aunque yo pataleaba, los amenazabas con irme de la casa nada no tenia las agallas,  el día llegó. La maleta y la bolsa con mis enseres estaban listas. Era un domingo, ese día estuve todo el tiempo en la calle, no quería subir,  buscaba un desahogo a mi tristeza, al pánico, al temor. En la tarde ya cerca de la hora, no me animaba a subir, decidí jugar  fusilado (un juego con pelota, el que pierda, es puesto en una pared para ser fusilado con dos tiros suaves y uno fuerte con la pelota),  y perdí, cuando iba a ponerme en  la pared,  escuchaba los gritos de Alcira: _“Negroooo, suuuuubeee que ya nos vamos_”. Pero los chamos querían fusilarme y no me dejaron ir, me amenazaron con unos pelotazos,   opté  por  el fusilado._ Afortunadamente un solo pelotazo me dieron ja ja ja ja !!!. Subí a la casa contando los escalones, para llegar al cuarto piso, me bañe y comí espaquetti con queso blanco rayado, salsa de tomate y un vaso de Koolaid de frambuesa. A las cuatro (4:00pm) vi que Alcira alzaba la  maleta y me agarró por la mano y bajamos. Nos acompañaba, mi abuela, Arbita, un amigo de mi abuela que prestó su carro. En todo el trayecto lloré, de Petare a las Filas de Mariches. Al fin llegamos al internado “Monseñor Arias”. Y aquí comienza una nueva vida para mí que fue interrumpida abruptamente por ese demonio que vivió conmigo y  nunca pude lo domar.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

africano84

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información