Literatura

Microrrelatos: Historias Para La Hora Del Café Vol.02

Microrrelatos: Historias Para La Hora Del Café Vol.02 - Literatura

ESPEJITO, ESPEJITO TRÁGICO

Veinte minutos después de que Amanda se inyectara su dosis:
-¡Mierda! ¡Joder! ¿Pero qué cojones estás haciendo?
– ¡Olvídame! ¡No es problema tuyo!
– ¿Cómo no va a ser problema mío? ¡Somos la misma persona!
– ¡Nooooo! ¡No puede ser!
-¿Eso Crees? Pues acércate más al espejo.
Amanda no lograba reconocerse en su propio reflejo. Estaba completamente demacrada y consumida por la heroína. No podía contener las lágrimas y estalló en llanto.
-¡Esa no soy yo!- se repetía una y otra vez de manera desesperada.
Diez minutos más tarde, Amanda se encontraba en la azotea del edificio. Luego, y tras unas breves palabras en forma de plegaria, simplemente cerró los ojos y se lanzó al vacío, para acabar de una vez por todas con esa horrible imagen que decía ser ella.

 

MÁS VALE TARDE

Salí de casa a toda prisa; llegaba tarde al trabajo. Por el camino, imaginaba la cara de ese cabrón de encargado que volvería a echarme la bronca. Era la segunda vez que me dormía esta semana. ¡Maldita sea! Para colmo, había ocurrido un accidente en la carretera que me haría retrasarme aún más.
“¡Joder! ya podría haberse matado ese cerdo de Ramón. Así no tendría que soportar su asqueroso aliento mientras me intenta ridiculizar delante de los compañeros”, pensaba mientras me acercaba al lugar del accidente.
La policía controlaba el tráfico para aligerar el tapón que se había formado en el tramo de carretera. Al pasar delante del vehículo accidentado, lo reconocí al instante. Era el coche de Ramón, mi encargado. Su cuerpo yacía en la carretera tapado por una sábana.

 

RESET

¡Qué asco de vida! Se repetía una y otra vez Julián mientras caminaba rumbo a la estación de tren. Avanzaba a paso lento, absorto en sus pensamientos. La gente pasaba a su lado como si fueran seres imaginarios, de otro mundo. Julián, ya no sentía la necesidad de continuar en ese lugar; tenía la impresión de haber llegado a su final. Una vez en la estación, se mezcló con el gentío que corría arriba y abajo, siempre con las prisas y el estrés de la gran ciudad. El tren aún no había llegado. Se colocó en el filo del andén, imaginando su cuerpo destrozado y esparcido por las vías debido al impacto contra la locomotora. Después de esperar varios minutos, por fin llegó el tren. Había llegado el gran momento. El hombre tomó aire, respiró profundamente, y se preparó para marcharse definitivamente, para no volver a rendirle cuentas a nadie. Cuando los vagones del tren cerraron nuevamente sus puertas, Julián partió rumbo a lo desconocido, hacia un nuevo mundo, un lugar donde empezar de nuevo.

 

QUERIDO TOXICÓMANO

“La primera caricia fue divertida. La segunda, necesaria. La tercera, la perdición.
Firmado: la Cocaína.”

 

INQUISITIO

El rostro desencajado del reo, se confundía entre las llameantes sombras de los candelabros que iluminaban el vaporoso ambiente de la gran sala de torturas. A su lado, el Inquisidor General clavaba sus cetrinos ojos en el hereje, buscando una confesión que no alargase más el proceso. Mientras, en la plaza central de la ciudad amurallada, la hoguera purificadora de almas esperaba lista para ser encendida.

 

PRELUDIO

La Aurora de dedos rosados se descubría dando paso a un nuevo día. Helios, desde su gloriosa tribuna, iluminaba con sus rayos de vida a todos los seres de las tierras del norte, mientras Eolo, insuflaba una refrescante brisa trasladando de un lado a otro el dulce olor del néctar de las flores. En todo el Reino de Northbeck, se trabajaba con diligencia para tener todo dispuesto para la gran ceremonia del equinoccio de primavera, donde se festeja el inicio de la estación verde, y se dan las gracias a los dioses con múltiples ofrendas y sacrificios.

 

HÉROES Y VILLANOS

Y mientras los poderosos contemplan con ojos lascivos sus fortunas manchadas de rojo desconsuelo, el mundo continua consumiéndose en un aciago pozo de mentiras e intereses, destruyendo mil y una historias perdidas en los confines del tiempo y la desesperación.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

miquelangelo

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información