Sociedad

Minimalismo: ¿menos Es Más?

Minimalismo: ¿menos Es Más? - Sociedad

Al hablar de minimalismo es muy probable que nos imaginemos una casa blanca, luminosa, con grandes ventanas y pocos muebles. La mayoría de nosotros asociamos este concepto con la arquitectura pero ¿se puede aplicar a otros aspectos de la vida? y sobre todo ¿podemos obtener algún beneficio del minimalismo?

Si comparamos una casa minimalista con una casa colonial o barroca, veremos que la primera está despojada de detalles y de objetos que podríamos considerar innecesarios, y de esta manera admirar la belleza de lo simple sobre la complejidad de las múltiples formas. Lo mismo podemos decir del dibujo que ilustra el post. Puede gustarnos o no, pero la simpleza es innegable.

Que pasa si extendemos este concepto a la vida misma: la ropa, los artefactos, los muebles, el tamaño de la casa donde vivimos, los adornos, el trabajo, las relaciones. Cada cosa que poseemos requiere y consume energía. Una colección de enanos de jardín requirió cierta cantidad de energía y recursos para ser producidos, transportados y puestos en su destino. Ahí no terminó su gasto energético, porque tendríamos que limpiarlos de vez en cuando y quizás pintarlos para que conserven su encanto (supongo que si los elegiste es porque te encantan). Cada objeto, cada adorno, cada posesión, por pequeña o grande que sea, requiere de nuestra energía.

Para ponerlo simple, ser minimalista implica rodear a tu vida de lo esencial. Solamente alcanza con preguntarse a uno mismo ¿necesito esto en mi vida?

No nacemos minimalistas y la cultura del consumo no quiere que lo seas. Tampoco es obligatorio serlo, pero aseguro que andar liviano por la vida quita estrés, nos da más tiempo de calidad y puede hacernos más felices.

Poseer una gran casa para limpiar, mucha ropa que nos cuesta dinero y tiempo. “Qué me pongo” es una pregunta muy fácil de responder para un minimalista. ¿Necesitas tantas relaciones? Los amigos hacen bien, la familia también, pero seguro que no todos los amigos ni toda la familia. ¿Trabajas mucho en algo que no te gusta? Quizás si, para mantener todas las cosas que terminan quitándote horas y años a tu vida.

Ser minimalista no significa vivir como un ratón, ni andar andrajoso. Si te gusta una camisa de 200 dólares y podes comprártela, comprala. Quizás sea una de las 3 camisas que tengas y que te encantan. Si te gusta el último iPhone, porque no darse el gusto. Calidad antes que cantidad. Poco pero bueno.

No hace falta llegar a extremos, pero los beneficios de comenzar a dejar ir lo que no es esencial a nuestra vida son inmediatos.

Voy a terminar con la frase final de la película “The minimalists”: Amar a las personas, usar las cosas. Al revés nunca funciona.

 
IMAGEN: HTTPS://AR.PINTEREST.COM/PIN/376472850090506997/

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Mariano Pagés

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información