Política

Mis apuntes sobre Venezuela



Mis apuntes sobre Venezuela - Política

Es muy difícil comenzar a escribir sobre una nación que es vista y juzgada desde múltiples ópticas. Se polarizan entonces las opiniones y están por un lado los que apoyan a Maduro considerándolo un presidente legítimo en pos de su lucha contra el imperialismo y, por otro lado, están quienes sostienen que Venezuela enfrenta una crisis humanitaria a causa de un régimen dictatorial impuesto por Maduro…

No me compete a mí reivindicar a uno de estos polos de opinión tan opuestos. Simplemente voy a remitirme a lo que ví, oí e investigué con el fin de hacer de este artículo, algo más que una simple exposición de ideas.

Vivo en un país chiquito, al sur de Sudamérica y por lo único que se nos conoce es por el fútbol. Súarez, Cavani, Forlán en su momento, fueron el nexo entre el mundo y nosotros. Generalmente hemos pasado siempre desapercibidos y nuestros artistas siempre confundidos con argentinos o de otras nacionalidades.

Hoy día, Uruguay está recibiendo a cientos de venezolanos. Los ves trabajando en call-centers, de reponedores en supermercados, de guardias de seguridad. Algo que me ha llamado poderosamente la atención fue el enterarme de que casi todos, la gran mayoría, son profesionales, con títulos universitarios e incluso provienen de una clase social media-alta de Caracas. Y saco cuentas…

En mi país, no es posible vivir con un salario mínimo, ya que el acceso a la vivienda es muy caro. Alquilar un piso o una casa te supondría gastar todo tu salario.

Los empleos a los que acceden los venezolanos que vienen a mi país, son pobres. Literalmente, vienen a ocupar cargos que nosotros no queremos ocupar. Los he visto humillarse frente a un encargado, someterse a horarios rotativos sin un día de descanso fijo, callarse la boca si consideraban que algo era injusto, por miedo a represalias.

También he visto a un sector de venezolanos emprendedores. Han venido y han alquilado locales no muy baratos para el uruguayo promedio. Gastronomía, vestimenta, servicios, son los rubros a los que se dedican.

Sacando un poco en limpio, deduzco que los venezolanos que vienen a invertir aquí, tenían un status social en Caracas que ha sido diezmado, por motivos que intentaré dar a conocer en mi presente artículo.

Hay un hecho fundamental y no es posible eludir, más allá de cualquier enfoque político que se le pueda dar, y es que Venezuela sufre el blqueo económico impuesto por Estados Unidos. No hay acceso a servicios básicos, las cuentas y el dinero de los venezolanos permanecen inaccesibles.

Casualmente, observamos que Venezuela posee petróleo, minerales, recursos naturales codiciados por las grandes corporaciones. Dichas corporaciones son las que rigen el capital, las que dominan el mundo y son dueñas, entre otras cosas, de la Reserva Federal de los estados unidos o del FMI.

Si comparamos la actual crisis humanitaria que aqueja a Venezuela con crisis humanitarias como las que sufren países como Haití, Palestina o alguna nación africana, no comprenderemos jamás por qué es de tanto interés para Estados Unidos una intervención militar con el fin de derrocar el supuesto régimen dictatorial de Maduro. No podremos comprenderlo jamás si realmente lo vemos desde la óptica de las grandes cúpulas de poder. Es lógico pensar que hay intereses más allá del hambre o las necesidades del venezolano. Es lógico pensar que se pretende intervenir en venezuela para así volver a tomar control sobre los recursos de este país.

Un poco de historia: Antes de que Chávez asumiera el poder, Venezuela estaba sumergida en una crisis económica brutal. Las grandes corporaciones manejaban el petróleo y recursos naturales. El desempleo estaba por las nubes. La educación era para los privilegiados y el analfabetismo tenía cifras alarmantes.

Cuando la revolución bolivariana devuelve los recursos a la gente, la economía cambia. Obviamente, se intenta derrocar a Chávez y se da ese fallido golpe de Estado que sólo sirvió para reafirmar el apoyo del pueblo y de su ejército a la causa.

Se sigue intentando, por parte de EEUU y las corporaciones, desde lo político, interferir en el transcurso de la revolución bolivariana. Aparecen medidas económicas, sanciones, bloqueos. Se inventa la figura de un opositor que se auto proclama presidente legítimo. Se intenta dar una visión fraudulenta del sistema electoral venezolano, que no hizo más que mantener el apoyo al presidente Maduro.

En mi país, hay un politólogo llamado Oscar Botinelli, que participó en las últimas elecciones venezolanas como observador internacional. El informe que realiza de todo el proceso, califica a las elecciones como ejemplares, donde no hay manera de producir un fraude o desviar la voluntad del pueblo.

Investigando un poco los medios de comunicación venezolanos, observé peculiaridades que no se pueden dejar pasar. Los medios de comunicación que se presentan críticos del presidente Maduro, son aliados de la CNN y del grupo Morgan. Para quien no lo sabe, Morgan es una de las grandes corporaciones que maneja junto a otras, la economía mundial.

Revisando las redes sociales y observando las opiniones de la gente, noté que quienes se muestran contrarios a Maduro y consideran que su mandato es una dictadura, carecen de la voluntad de investigar e ir a las fuentes. Se limitan a repetir las mismas palabras, casi como si de reproducir un dictado se tratase. No están dispuestos a un debate objetivo. Son un público poco sensible y se limitan a copiar y pegar antes que analizar.

Marine Mendoza tiene 26 años. Es venezolana y mi amiga desde hace 8 años. Conocí su pueblo y a su gente poco después que asumiera Chávez. Ella vivía en una zona donde el analfabetismo tenía cifras anormales en comparación al resto de América. Sus padres no sabían leer ni escribir, pero aún así, supieron enseñarle a Marine a luchar por defender sus derechos básicos.

Quiero contarles que mi amiga aún permanece en Venezuela. Ella, junto a otros miles de personas, se encargan de desmentir lo que la prensa de la desinformación se empeña por dar como verdad absoluta. Mi amiga escribe para medios periodísticos independientes, contando la verdad de la «crisis humanitaria» que sufre Venezuela. Explicando que no es Maduro el problema, sino el Imperialismo. Obviamente su voz suena débil en redes sociales, pero firme y clara para los que nos interesa la verdad por sobre todas las cosas.

Marine y millones de venezolanos permanecen de pie y le dicen al mundo que no se crean la gran mentira. Venezuela solo pretende ser libre y autosuficiente. No viola las libertades del individuo sino que las dignifica.

A modo de conclusión, simplemente para redondear, quiero decir que hay dos Venezuelas: la primera es la de la justicia social y la equidad, que es la que se pretendió desde que Chávez tomó el poder legítimamente y la que continúa su presidente legítimo, Nicolás Maduro. la otra Venezuela es para hacer marketing. Es la violada, la que no respeta los derechos humanos y es dominada por un régimen totalitario que se mantiene en el poder gracias a fraudes en las elecciones.

No me siento capacitado para convencer a nadie sobre cual de las dos Venezuelas es la verdadera, ni pretendo hacerlo. Simplemente espero que mi artículo haya sido de utilidad para al menos, intentar tener un atizbo de luz en el camino.

Por los venezolanos que no se rinden y siguen fuertes en sus tierras, defendiendo sus derechos, recordándome más que nunca las palabras de José Artigas: «No venderé el rico patrimonio de los orientales, al bajo precio de la necesidad».

 

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

pitulains

2 comentarios

  • Hay que vivir en Venezuela para ver las reiteradas violaciones a las libertades individuales. Recuerdo mucho que TELESUR por ejemplo trasmite a diario manifestaciones en Brasil, Argentina, Honduras entre otros paises convulsionados por medidas asociales de corte neoliberal… Pero, ironicamente no trasmite las constantes protestas de Venezolanos que al día de hoy ganan 4$ al mes en un país rico en Petróleo que se dice ser socialista y anti-imperialista…

  • Excelente artículo, pitulains. Este elemento pernicioso de Trump, con su reconocimiento a Guaidó, lo que busca es forzar la salida del presidente Nicolás Maduro, de ahí las sanciones a las ventas de petróleo venezolano a Estados Unidos, lo que afecta la principal fuente de ingresos del país sudamericano. Lo terrible es que la Casa Blanca de Trump está dispuesta a llegar hasta donde nadie se había atrevido en su cuestionamiento al gobierno de Maduro. Y este magnate descerebrado es capaz de todo. La pena es la gran crisis humanitaria que el pueblo venezolano está padeciendo por estos intereses estadounidenses.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.