Cine y Televisión

Mis películas imprescindibles de los años 80 (3)

Mis películas imprescindibles de los años 80 (3) - Cine y Televisión

Mis películas imprescindibles de los años 80 (3)

Cuando a finales de los ochenta mis padres decidieron hacerse socios de un vídeo club, no sabían en donde se metían. Tanto a mi hermano como a mí nos encantaba el cine y cada vez que podíamos nos pasábamos por aquel pequeño local para alquilar un par de películas. Eran otros tiempos y no había tanta oferta audiovisual como lo hay ahora, así que los vídeo clubs estaban en auge (habían vídeo clubs a patadas). Para la edad que tenía yo no iba buscando cine infantil o juvenil. No me gustaban mucho las típicas películas musicales de Disney. Me gustaban más las comedias y el cine de acción, de fantasía o ciencia ficción e incluso de terror (pero sin demasiados sustos). Por eso durante aquellos años escogíamos películas no recomendadas para nuestra edad, aunque esto no nos causó ningún trauma infantil. Aquí van unas películas de acción imprescindibles tanto para mí, como a la gloriosa década de los ochenta.

Arma letal I y II de Richard Donner (1987 y 1989)

El director de cine Richard Donner es un clásico de la industria cinematográfica de Hollywood en los ochenta. Podía dirigir una película para todos los públicos como Los Goonies pero también podía encargarse de películas de acción policial como Arma Letal. La saga de Arma Letal es la expresión máxima de lo que se ha definido como película de buddy cops. Un tipo de cine en el que se narra la historia de dos o más compañeros dentro de un departamento policial, normalmente el de homicidios. Se caracteriza por mezclar acción y humor. Son películas que casi rozan el apto para todos los públicos, en donde los principales protagonistas se odian pero en el fondo no pueden vivir el uno sin el otro. Con Arma Letal teníamos a los personajes interpretados por Danny Glover y Mel Gibson, Murtaugh y Riggs, respectivamente, que en la primera película se van conociendo mientras investigan un asesinato en el que hay drogas y pornografía de por medio, y en el que, como es costumbre, hay un personaje o personajes antagonistas poderosos, que están detrás de todo el meollo. Historia llenas de tópicos pero muy efectivas para llenar la taquilla o para que los vídeo clubs de la época hicieran negocio. De la saga de Arma Letal, las dos primeras partes, estrenadas en los ochenta, son las mejores. Creo que representan ese cine de acción típico de aquellos años. Me encantaba verlas y como es lógico las de Arma Letal eran mis favoritas. Una de las cosas que más me atraía de ellas eran sus finales, en donde Murtaugh y Riggs se enfrentaban a “los malos de la película”. De la primera parte me encantó esa escena en el desierto, con Riggs escondido con su rifle. En la segunda parte cambiaron de escenario, esta vez en un barco. Es curioso que este tipo de películas acabaran gustando tanto al público adulto masculino como al juvenil o infantil. Pudiendo ver Armal Letal, ¡quien querría ver la típica historia de Disney!

La Jungla de Cristal de John McTiernan (1988)

John McTiernan fue otro de los directores habituales de los ochenta. El director firmó dos de las películas más icónicas de la década: Depredador y La Jungla de Cristal, a cada cual mejor. Die Hard fue todo un bombazo taquillero y vídeo clubero. Como protagonista teníamos a Bruce Willis, al que solo conocíamos por la serie Luz de luna (que por cierto, también me encantaba). Un policía de Nueva York que se ve atrapado (descalzo) en un rascacielos mientras un grupo de ¿terroristas? secuestran y amenazan a los empleados de una de las oficinas del edificio (incluyendo a su propia mujer), …, así se podría resumir esta historia. Bruce Willis debutó aquí como héroe de acción interpretando a un personaje que se convertiría en un icono, John McClane. Seguramente esta sea la mejor película de la saga y si tuviera que elegir una de las tantas de acción policial de aquellos años, sería esta. El laberinto en el que se convierte el edificio, con McClane intentando pedir ayuda exterior y a la vez enfrentándose él sólo al grupo de terroristas, era suficiente para mantenerte atento a la pantalla y al igual que pasaba con Arma Letal, creó una legión de fans entre el público masculino. La única pega que le pondría a la película es su título en España, La Jungla de Cristal. ¿Por qué no dejaron el título original, Die Hard, que molaba mucho más?

Superdetective en Hollywood I y II de Martin Brest y Tony Scott (1984 y 1987)

He aquí dos películas dirigidas por dos directores diferentes, con un mismo protagonista principal, con dos historias parecidas, pero con dos puntos de vista diferentes. Los cómicos americanos siempre dan el salto al cine cuando ganan popularidad y el caso de Eddie Murphy es uno de tantos, solo que Murphy empezó haciendo cine de acción policial con algunos toques de humor. Ambas películas fueron éxitos de taquilla. Seguían la senda marcada por las películas buddy cop, pero aquí solo había un protagonista, mucho más histriónico y divertido. Supieron sacar el lado más cómico a Eddie Murphy, con un personaje como el de Axel Foley que le venía perfecto. Una mezcla entre policía gracioso, que es capaz de tomarle el pelo al jefe de turno o a los compañeros, o incluso engañar a los tipos que investiga. El director de la primera parte, Martin Brest, será sobre todo recordado por su película Esencia de mujer, aunque para muchos será el que dirigió la primera parte de esta divertida historia. Tony Scott, que no solo fue el hermano de Ridley Scott, si no que dirigió una película tan típica de los ochenta como fue Top Gun, puso su firma en la segunda parte. Ambas compartían el toque de humor de Foley, pero la segunda tenía un punto un poco más oscuro. Como era de esperar la película fue un éxito también en el vídeo club y aún hoy en día es difícil resistirse a verla por enésima vez. Lástima que la tercera parte no estuviera a la altura. En cualquier caso, es difícil que alguien de la época no conozca al divertido detective Axel Foley.

Comando de Mark L. Lester (1985)

El musculoso Arnold Schw…. (chuache, para los amigos), tuvo mucho trabajo en los ochenta. Protagonista de películas como Depredador, Terminator o Conan, en Comando tuvo otra ocasión más para lucir brazacos, en una historia sencilla pero atractiva para el público masculino. Una especie de nuevo Rambo, más hogareño, que trata de salvar a su hija, secuestrada por sus antiguos compañeros del ejército, que se han pasado al lado de “los malos”. Fue otra de las películas típicas de las estanterías de los vídeo clubs, aunque si bien creo que de todas las de esta selección de acción, es la peor. Se hizo para lucimiento del chuache. El solito se cargaba a todos los que se ponían a tiro, y es que un padre haría lo fuese para salvar a su hija, como cortar brazos con un machete, o clavarle una tubería al que fuera uno de sus mejores amigos. Y después de la masacre, con la hija de la mano de regreso al hogar. Solo por su presencia vídeo clubera, y porque francamente, vista ahora es desternillante (de lo absurda que es), merece estar en esta lista de recuerdos cinematográficos.

Continuará…

https://www.nocreasnada.com/mis-peliculas-imprescindibles-los-anos-80-1/

https://www.nocreasnada.com/mis-peliculas-imprescindibles-los-anos-80-2/

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

perher

2 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información