Deporte

Mitos en el deporte y en la salud I: Sudar Adelgaza

Mitos en el deporte y en la salud I: Sudar Adelgaza - Deporte

Como mitos o falsas creencias en el deporte, debemos entender aquellas prácticas dentro del ámbito de la actividad física que nos llevan a tener determinadas conductas, por el simple hecho de buscar resultados de forma rápida y con el menor esfuerzo posible. En estas publicaciones se van a desmentir estos mitos mediante una justificación científica y comprobada con información relevada de diferentes estudios. Buscando  así, informar sobre los errores cometidos y como corregirlos a fin de desarrollar una guía que mejore el entendimiento de diversos aspectos integrados en la salud desde el deporte (nutrición, ejercicios, complementos, etc.).

Como primer paso, debemos conocer el origen de la gran mayoría de estos mitos. En los años 80’ surge una corriente denominada “Gimnasia de mantenimiento”, un movimiento social de gran magnitud que tenía como principal objetivo el cuidado del cuerpo. Esto desencadeno una creciente cantidad de practicantes en el deporte en busca de prestar una máxima atención al bienestar del cuerpo.

Con esta corriente de pensamiento se comenzó a integrar a la salud con el deporte. Con el advenimiento de la globalización, las empresas de alimentos y bebidas, entre otras, junto con los medios de comunicación, comenzaron una campaña basada en esta filosofía. Aquí, es donde encontramos a las gaseosas light, los alimentos en bajas calorías, y sus slogans que acompañan al mantenimiento del cuerpo y el correcto aporte de nutrientes.

En el ámbito de la salud y el deporte, o la actividad física, nos topamos un conjunto de creencias que se detectan como afirmaciones teóricas y conductas, entendidas como verdaderas, cuando están realmente equivocadas. En la sociedad actual, estos mitos o falsas creencias toman su auge debido al creciente tendencia sedentarista.

Algunos de los factores que contribuyen a la perpetuación de estos son: el desconocimiento de las bases biológicas y fisiológicas del ejercicio, las publicidades y programas en los medios de comunicación, las propagandas de distintos productos, entre otros.

Primer mito: “Sudar (transpirar) mas adelgaza”.

Este es uno de los mitos más comunes que nos vamos a encontrar en la práctica no profesional del deporte. Gente que busca entrenar con mayor cantidad de ropa o en horarios con picos de calor. Estas prácticas son completamente incorrectas y hasta peligrosas.  Estas conductas llevan a la deshidratación, lo que afecta a diversos sistemas del cuerpo (cardiovascular, termorregulador, metabólico y endocrino). Provoca carencia de sodio y potasio desencadenando calambres musculares así como la pérdida de fuerza y resistencia (proceso contrario al deseado).

Estos procesos no deseados se deben al incremento de la temperatura interna del cuerpo, la cual debe evitarse. Si bien el cuerpo se adapta al aumento de temperatura desencadenado por la actividad física, no todos lo hacen de igual forma y depende de varios factores: intensidad, condiciones ambientales, adaptación del organismo y ropa utilizada. La sangre transporta el calor de los distintos órganos a la piel, y esta al exterior por distintos mecanismos. Uno de estos mecanismos, es la transformación del sudor en vapor. Es decir, cuando nos cae una gota de sudor y la limpiamos estamos evitando este mecanismo, ya que el sudor debe evaporarse para que el cuerpo pierda su calor. Por lo tanto mientras más ropa llevemos encima, más estaremos limitando al cuerpo de su principal mecanismo de pérdida de calor (ni hablar de prendas de nylon).

Este mecanismo de pérdida de calor se puede observar cotidianamente, cuando entrenamos al aire libre y hay viento, vamos a notar que no transpiramos tanto como si lo haríamos normalmente. Sin embargo, al entrar al cubierto y no tener más presencia de este viento, empezamos a transpirar, esto se debe a que el viento estaba contribuyendo al mantenimiento de la temperatura del cuerpo.

No solo que este es un mito falso, sino que, todo el líquido perdido durante la actividad física, debe ser ingerido nuevamente para que el cuerpo pueda retornar a su homeostasis interna y realización de sus funciones fisiológicas normales.

 

Para mayor información se puede consultar libros y estudios realizados por Pedro Angel Lopez Miñarro como lecturas recomendadas.

 

En el siguiente post vamos a tratar “La perdida localizada de peso” y posteriormente hablaremos sobre el consumo de proteínas.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.40 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Matias Ceretta

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información