Salud

Mitos sobre el Síndrome de Asperger – Parte I



Mitos sobre el Síndrome de Asperger – Parte I - Salud

Es sabido que, en la vida, existen prejuicios acerca de lo que uno no conoce, los cuales pueden ser muy perjudiciales para aquellas personas que son sujeto de los mismos.

El síndrome de Asperger ha cobrado mucha relevancia en los últimos años y cada vez las personas son más conscientes acerca de esta condición, pero como en toda transición, quedan muchísimos mitos por cazar, y para eso estoy yo aquí.

En esta entrada (que tendrá varias partes) nombraré varios mitos relacionados al síndrome de Asperger y explicaré cuan falsos son dichos mitos, acompañando con una breve explicación basada en mi propia experiencia.

¡Sígueme para estar atento a todas las partes!

(Imagen usada como banner no requiere atribución)

  • Las personas con síndrome de Asperger son agresivas

Los prejuicios que existen respecto a este síndrome varían desde «leves confusiones» a ridiculeces absolutas, y este es el caso de una de ellas. Las personas con síndrome de Asperger no solo no somos agresivas, sino que en general tendemos a evitar las situaciones de violencia por todos los medios. De hecho, a menudo quienes tenemos Asperger tendemos a ser víctimas de violencia desde temprana edad, particularmente en la escuela. La persona Asperger aguanta todo lo que puede hasta que finalmente estalla, y en esta explosión de angustia y enojo suele reaccionar impulsivamente y cegada por la presión de quienes la molestan. Tristemente, a veces la persona Asperger es culpada de esto y tachada de «problemática».

Pensar en una persona violenta cuando se habla de alguien que tiene síndrome de Asperger es tan desacertado como decir que el autismo se cura con dieta y lavandina industrial (así es, hay gente que cree eso)

Experiencia personal:

Aunque no he sido acusado de ser agresivo, muchas veces fui tildado de problemático y sufrí bullying durante gran parte de mi infancia. A día de hoy, he conocido personas que creían que yo era una persona a quien tenerle miedo o que no era buena idea relacionarse conmigo.

  • Las personas con síndrome de Asperger toman absolutamente todo literal y no comprenden el doble sentido

Si bien es cierto que existe una tendencia en las personas con Asperger a tener dificultades para entender ironías, sarcasmo, doble sentido y frases hechas, esto no significa que esas dificultades puedan ir bajando con el tiempo y trabajar el tema de la intuición (para saber cuándo alguien es irónico) y del uso no literal del lenguaje. Las ironías obvias y las frases hechas de uso demasiado común no suelen ser difíciles de entender.

Una gran parte de la vida con Asperger está relacionada al aprendizaje, y no toda dificultad tiene por qué ser permanente.

Experiencia personal:

Aunque puedo intuir cuando alguien está bromeando, nunca llego a tener la certeza total de que lo está haciendo y tiendo a tomarlo en serio. Sin embargo, puedo entender las ironías más comunes y obvias, así como muchas frases hechas.

  • Las personas con síndrome de Asperger no pueden tener pareja

Mucha gente que para tener Asperger tienes que fallar constantemente en el contacto interpersonal y en el amor. Esto significa que «dejas de ser Asperger» si consigues pareja o aprendes a hablar con personas del sexo al que te sientes atraído buscando algo más que es una amistad.

Las personas Asperger pueden tener citas, intimar con otras personas e incluso tener largas relaciones como cualquier otra persona, y el fracaso en estos encuentros no es un requisito para el diagnóstico. Ten en cuenta, sin embargo, que el aprendizaje de un Asperger muchas veces consiste en ensayo y error, por lo que ese aprendizaje posiblemente haya requerido de varios fracasos, experiencias vergonzosas, y situaciones incómodas… cosas que no es posible ver al juzgar la situación.

Tener Asperger puede hacernos comparativamente mejores o peores que los neurotípicos (dependiendo el caso y la situación) cuando se trata de tener pareja, y a veces es algo que necesita un análisis aparte. Pero el romance y las relaciones de pareja también son cosas de personas Asperger.

Experiencia propia:

Hasta los 21 años tuve muchas dificultades para relacionarme con personas del sexo opuesto. A esa edad tuve mi primera relación en la que me sentí relativamente cómodo y me animé a tener citas, después de haber tenido encuentros muy escasos en años anteriores y ser, normalmente, rechazado por las chicas.

  • Las personas con síndrome de Asperger no usan redes sociales

Me cuesta entender de donde viene este concepto erróneo, pero puedo asegurarte que existe.

Una persona con síndrome de Asperger puede desear estar sola pero disfrutar interactuar por medio de redes sociales, ya que puede utilizarlas como barrera para poder relacionarse manteniéndose a distancia y algunas señales no verbales/conductas que quiera esconder, así como puede ayudar al diálogo y al desarrollo de temas que podrían no darse en una conversación cara a cara.

De la misma manera, una persona con Asperger puede rechazar las redes sociales por lo que estas implican para esa persona y preferir simplemente el contacto cara a cara (y aún así sentirse incómoda por este último) o porque sentirían que esto invadiría su vida privada, donde encuentra refugio. Cada persona con Asperger, como cualquier persona que no lo tiene, puede estar muy cómoda o en contra de usar redes sociales, pero hacer una generalización es incurrir en un error.

Experiencia propia:

Encuentro las redes sociales como una fuente de estrés por momentos, pero sigo recurriendo a ellas, y quien crea que no soy Asperger por usarlas… sinceramente no merece mi tiempo.

  • Las personas con síndrome de Asperger son todas superdotadas

Aunque la superdotación es un rasgo muy común en el síndrome de Asperger, no se da en suficientes casos como para considerarlo una característica general. El cociente intelectual de una persona con Asperger suele ser igual o superior a la media, pero no es correcto decir que una persona Asperger es «inteligente» como un rasgo distintivo. A su vez, como cualquier persona neurotípica, la inteligencia no garantiza buenos resultados en la escuela o en la universidad. Esto es especialmente notable cuando la materia no llama la atención de la persona que la estudia.

Experiencia propia:

Yo soy miembro de Mensa Argentina (Mensa, para los que no lo saben, es una asociación que reúne a personas de alto CI en todo el mundo) desde el año 2016 y soy considerado superdotado, pero esto no impidió que algunos años de secundaria fueran un auténtico desastre y que en la primer carrera que decidí estudiar (Ingeniería) tuviera grandes dificultades. Sí, no todos los Aspergers adoramos las matemáticas, a mí no se me dan nada bien.

  • Las personas con síndrome de Asperger no están interesadas en tener amigos ni compartir lo que les gusta

Vamos de menor a mayor.

Compartir lo que le gusta a una persona con Asperger depende en gran parte de sí misma, pero cuando se habla de intereses restringidos a la hora de hablar de un tema, ¿no es un poco contradictorio decir que no tiene interés en compartir lo que le gusta?

En cuanto a que no están interesadas en tener amigos, esto es absolutamente falso. Las personas con síndrome de Asperger tienden a estar solas por el simple hecho de que, muchas veces, no tienen otra opción. No se animan a acercarse, tienen miedo al rechazo, o son directamente rechazadas, pero esto no significa que sea una situación que en la que deseen estar, en absoluto. La falta de amigos es el resultado de una adversidad, no de una elección.

Experiencia propia:

Tengo un buen número de amigos pero en la escuela primaria, secundaria y a veces en la universidad, tendía a estar solo y no sabía cómo acercarme. Por lo general sentía que molestaba todo el tiempo. No sabía a quién recurrir y llamaba «amigos» a personas con quienes tenía un vínculo considerablemente débil.

  • Las personas con síndrome de Asperger no tienen maldad

La maldad es un rasgo que no caracteriza en absoluto al síndrome de Asperger, pero la presencia de este último no implica la ausencia absoluta de maldad.

Las personas con Asperger en general son buenas y tienen un sentido de la moral considerable, pero esto no implica que nunca hagan un acto de maldad como lo haría cualquier otro ser humano. También sienten bronca, también pueden desear venganza, también pueden querer molestar a alguien y tener actitudes negativas. Tener Asperger no es sinónimo de ser un ángel.

Experiencia propia:

Aunque no soy una persona vengativa y me considero una persona buena, he hecho cosas malas como todo el mundo. Cuando alguien me lastima tengo deseos de venganza que, aunque nunca llevo a cabo, duran demasiado tiempo. A veces disfruto con el sufrimiento de una persona que me hizo daño o que le ha hecho daño a otros. He hecho cosas de las que no estoy orgulloso, como toda persona, y ser Asperger no me excluye de ello. Muchas personas dicen que no tengo maldad, pero se equivocan, todos tenemos aunque sea una muy pequeña cantidad de esta.

Las buenas personas no son personas sin maldad, sino personas que la tienen pero deciden no actuar en consecuencia de ella.

Existen muchos más mitos para desmentir acerca del síndrome de Asperger, pero es mi intención hacer varias notas de este tipo con el fin de arrojar más luz sobre este tema que implica un problema muy grande para todos nosotros. Si te ha gustado, califica esta entrada y sígueme para leer más del tema, así también me apoyas 🙂

¡Nos vemos en la parte 2!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Juan Cruz Ciacci

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información