Economía

Monopolios

Monopolios - Economía

Definición clásica de monopolio: Un monopolio es una situación de privilegio legal o fallo de mercado, en el cual existe un productor o agente económico que posee un gran poder de mercado y es el único en una industria dada que posee un producto, bien, recurso o servicio determinado y diferenciado.

Sin embargo, la ciencia económica avanza, y no podemos considerar al monopolio como un fallo de mercado, esta definición es usada para justificar una intervención estatal en algún sector de la economía, siempre a favor de intereses personales.

Una situación de monopolio real se da cuando una empresa es única en su sector. Esta situación se puede dar por diferentes motivos que derivan de la situación de poder en que se sitúa la empresa.

Sin poder: 

Un monopolio sin poder se da cuando la empresa es la única en el mercado debido a la baja rentabilidad de su sector, es decir, que el resto de empresas competidoras no quieren entrar y prefieren dedicar su capital a producir otro tipo de bienes más rentables. En esta situación la empresa monopolista no tiene ninguna capacidad de aprovecharse del consumidor, por lo tanto pueden existir en la economía situaciones de monopolio naturales en donde no se dan por fallos del mercado, sino por falta de interés en del resto de empresas en el sector.

Poder economico:

Esta situación monopolística se da cuando existen barreras de entrada económicas, es decir, grandes necesidades de inversión para poder entrar a competir. Un ejemplo tradicional podrían ser las aerolíneas, un mercado donde se requieren enormes necesidades de inversión para poder operar.
Sin embargo, la empresa en cuestión no puede hacer uso de un poder ilimitado, ya que pese a las barreras de entrada siguen existiendo posibilidades de que otros competidores entren al mercado en caso de que la empresa esté obteniendo beneficios extraordinarios por esta situación. Da igual si se requieren enormes cantidades de dinero, si el beneficio es lo suficientemente alto alguien entrará a competir.

Además, el avance tecnológico u organizativo de las empresas puede ayudar a reducir este poder, por ejemplo, una nueva tecnología que permita la fabricación de aviones más baratos y su venta a un menor coste permitirá que nuevas empresas entren al mercado, o también el renting de flotas de aviones que vuelven posible la entrada al mercado sin la necesidad de desembolsar la cantidad necesaria para adquirir estos aviones.

Una nueva forma de reducir estas barreras de entrada se da en avances financieros que permiten un gran número de inversores se unan para aportar capital y así eliminar la necesidad de que un único inversor se haga cargo de todo. Un ejemplo de ello es el crowdfunding, que hoy día es limitado, pero si miramos a futuro esta forma de financiación se ampliará y permitirá la entrada de empresas grandes donde el capital ha sido aportado por muchos pequeños inversores, haciendo competencia directa de esta forma a las grandes entidades bancarias.

Poder de fuerza. 

Una empresa que haga uso de la fuerza directa sería muy mal vista y denunciada por los consumidores en el momento en que se haga pública esta situación. Por ejemplo, si una empresa hace uso de matones para amenazar a sus competidores y que estos no entren o sigan compitiendo, en el momento en que esta situación sale a la luz, la empresa se enfrentara a una pérdida de prestigio inmensa, muchos clientes dejarán de comprar sus productos y se enfrentarán a demandas judiciales. De esta forma el mercado encuentra formas de desincentivar el uso de la fuerza directa por parte de las empresas, por ello, estas situaciones solo se dan en mafias que operan de base ilegalmente y donde el uso de la fuerza es una medida ilegal más para mantenerse en el mercado.

El uso de la fuerza indirecto es el más usado hoy día, es decir, que el estado como entidad monopolizadora de la fuerza que es proteja a una empresa o persona en cuestión ya sea por motivos de seguridad, sociales o por lo que sea que quieran justificar la existencia de este monopolio. Ejemplo de ello son las patentes, licencias, etc.

Este tipo de monopolio es el más perjudicial ya que en esta situación la empresa si hace uso de un poder real, pudiendo extraer del cliente todo el excedente posible y así obtener beneficios extraordinarios por su situación monopolística. La existencia de estos monopolios forzosos es altamente ineficiente y tan solo contribuye a retirar capital de industrias eficientes y productivas para financiar y pagar la existencia de estos monopolios.

Conclusión:

Una situación de monopolio no debe ser mala en sí, debemos atender al motivo de porque se da esta situación, en el mercado un monopolio con poder excesivo es imposible que se dé, siempre estas situaciones de poder y abuso suelen ser promovidas por el estado.

Voy a poner un ejemplo para que el lector comprenda mejor: Las patentes y las medicinas. 

El uso de patentes se justifica para incentivar que las empresas investiguen y puedan aprovecharse de su investigación durante un periodo de tiempo dado, para así recuperar la inversión realizada. Sin embargo, esta es una mentira que solo se usa para promover grandes empresas con poder y el cobro de licencias por parte del estado para así obtener dinero que al final siempre sale de la mano del consumidor.

Una patente no contribuye a que las empresas investiguen, tan solo da beneficios a una empresa particular por su investigación, en contra de otras empresas que podrían llegar al mismo invento mediante investigaciones diferentes.
También se alega en contra de la imitación, cuando la imitación es natural en el ser humano, la empresa que investiga, investiga para ser pionera y así tener ventaja frente a sus competidores, incluso aunque otras empresas le copien el producto, esta empresa sigue teniendo la ventaja de ser la primera y por ello tiene más experiencia y capacidad de mejorar el producto antes que el resto. Mediante el uso de patentes tan sólo se limita la competencia y se impide la mejora del sector, permitiendo que grandes empresas cobren precios altamente elevados, en contra de las personas más pobres mientras el estado alimenta su máquina burocrática mediante el cobro de estas patentes.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Abr4dolf Lincler

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información