Ciencia

“Monster Study”, Un Aberrante Experimento Psicológico Que Dejó Secuelas De Por Vida

“Monster Study”, Un Aberrante Experimento Psicológico Que Dejó Secuelas De Por Vida - Ciencia

Todo comenzó en el año 1939, cuando el afamado psicólogo Wendell Johnson, junto a su ayudante Mary Tudor, decidieron estudiar las causas de la tartamudez y los problemas de dicción.

Se sabe que el propio Wendell sufría problemas en el habla, aunque él siempre lo atribuyó a los comentarios que recibió por parte de un profesor suyo cuando era pequeño, ya que hasta entonces él no se había percatado de nada anómalo en su dicción. Fue así como se empezó a obsesionar con la idea de que los problemas de tartamudez debían estar causados por problemas psicológicos. Y esto fue lo que le llevó a querer contrastar su hipótesis.

4 meses de terapia intensiva

Reunió a 22 niños huérfanos de entre 5 y 15 años, de los cuales 12 tenían problemas de dicción y tartamudez, y los otros 10 estaban completamente sanos. Formó dos grupos, uno con los niños con problemas, y otro con los niños sanos.

Durante 4 meses se realizaron sesiones diarias de “logopedia”, en las cuales se incitaba a los niños a que hablasen sobre temas triviales, de modo que pudieran exponer sus ideas y opiniones sobre diferentes temas. Hasta aquí todo parecía normal.

El quid de la cuestión residía en el feedback que los niños recibían por parte de los investigadores. Mientras que el grupo con problemas de tartamudez fue animado continuamente con mensajes positivos acerca de la mejoría de sus problemas de dicción, los niños que estaban sanos fueron duramente criticados y castigados desde el primer día. Se les decía que hablaban muy mal y que necesariamente debían cambiar su forma de expresarse, o bien quedarse mudos. E incluso se les sugirió que estaban comenzado a tener síntomas de tartamudez.

Estos comentarios, repetidos día tras día, terminaron por mermar de un modo más que considerable la autoestima de los niños, acarreando ello importantes secuelas psicológicas. Y no sólo eso. Todos ellos terminaron sufriendo problemas de dicción.

Si bien es cierto que Wendell logró su cometido – demostrar los problemas de dicción podían tener origen en problemas psicológicos – no es menos cierto que lo hizo a costa de producir cambios irreversibles y de significativa importancia en niños.

Un informe que tardó décadas en ver la luz

Sin embargo, esta historia no termina aquí. Y es que el informe que Wendell redactó con las conclusiones del experimento, y que quiso hacer público en un principio, fue tachado de “atroz y denigrante” por sus compañeros. Es más, lo bautizaron como el “Monster Study”.

De este modo, el mismo Wendell, oídas las críticas, terminó por ocultar el informe. Y así pasaron más de 60 años sin que nadie supiera nada sobre lo ocurrido. Es más, Wendell siguió dedicado al campo de la tartamudez y durante mucho tiempo fue considerado como un investigador de reputado prestigio.

Pero, afortunadamente, el experimento terminó saliendo a la luz y se pudo hacer justicia de algún modo. Fue en el año 2001 cuando el periodista Jim Dyer, a través de las notas de Tudor, tuvo conocimiento de la monstruosa investigación. A partir de ese momento, los hechos se hicieron públicos y los afectados que aún seguían vivos (y que por aquel entonces contaban con unos 65-75 años) demandaron a la Universidad de Iowa.

Este escandaloso capítulo en la historia de la Psicología se zanjó en el año 2007, cuando los supervivientes del experimento fueron indemnizados con una suma que ascendía a un millón de euros. Sin embargo, supuso un antes y un después en la consideración de los principios éticos y morales en el seno de las investigaciones psicológicas.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Psicoadicta

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información