Política

Moralistas y política



Moralistas y política - Política

Dos concejales del ayuntamiento de Castellón han renunciado a la subida de sueldo que aprobó la corporación hace un par de meses. Aunque pueda parecer un gesto de honestidad, tendrían que aclarar si con ellos mismos o con una ciudadanía que no les reclama ese gesto, porque lo que rezuma es un acto de moralismo cuasi religioso; un mensaje que recuerda a los cuáqueros anglosajones, defensores de que la divinidad está en cada uno de nosotros, sin intermediarios. Un cierto fanatismo religioso sin Dios.
Tanto moralista empieza a ser ya aburrido, con sus discursos ungidos de verdad, la única verdad frente a los descarriados que no ven el mundo como ellos. Nada que no hayamos escuchado cientos de veces desde los púlpitos de las iglesias, sinagogas o mezquitas. Desgraciadamente, en este siglo XXI estamos rodeados de moralistas, que nos quieren conducir por el buen camino, que es siempre el que ellos transitan. Y lo que menos necesita la sociedad actual, es ese tipo de personajes, que son un lastre para la libertad individual y, lo que es peor, para la libertad colectiva. Son un freno a las políticas progresistas, que intentan una organización social más tolerante, justa e igualitaria.
 Pero hay otro elemento mucho más peligroso que el moralismo, detrás de la renuncia de unos concejales a una subida de sueldo. Lo que se esconde es el discurso de degradación de la política tan de moda en determinados grupos sociales, imbuidos por ese anarquismo de salón tan al uso en España, que no conduce a ninguna parte, salvo a que los poderosos sigan campando a sus anchas por la geografía patria.
Cuando se cuestiona el sueldo de los políticos o se renuncia a él por motivos morales, el mensaje que se está lanzando a la sociedad es que la política es un asunto menor, que no tiene por qué ser remunerado, o en todo caso de manera simbólica. Esto es terrible porque nos deja desnudos ante el poder del dinero; a que sólo los Donald Trump o Jesús Gil de turno puedan dedicarse a la política, porque ellos no necesitan un sueldo para vivir. Es el camino de la plutocracia, del gobierno de los ricos; la puerta abierta para la corrupción y el uso del Estado como un apéndice de los negocios de sus dirigentes.
Vale ya de tantas lecciones de moral. Lo que tienen que hacer los políticos y concejales del ayuntamiento de Castellón, es gestionar bien el poder que les hemos otorgado; planificar adecuadamente un proyecto de ciudad sostenible, segura, ecológica, en igualdad, culturalmente avanzada e innovadora. Todo con un único fin: el bienestar de sus ciudadanos.
Porque nos importa un pepino lo que ganen, si hacen las cosas bien. Y el que tenga problemas de conciencia que se confiese o dimita. Ya nos encargaremos la ciudadanía de evaluar si su gestión es buena o mala.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

José Manuel González de la Cuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información