Historia

Ni sí, ni no, ni todo lo contrario.



Ni sí, ni no, ni todo lo contrario. - Historia

Todo lo que creemos saber es relativo, y por tanto erróneo en un alto porcentaje. El avance de la ciencia y la tecnología nos ha superado en todos los aspectos. Los ordenadores cuánticos, la energía nuclear o los challenge de internet han demostrado lo variado de la inventiva humana, que puede demostrar la existencia de universos múltiples y la estupidez de nuestra especie en todo su esplendor.
La Historia, considerada una ciencia social o como se quiera denominar, no escapa al relativismo extremo de la sociedad de la postverdad (que no deja de ser la mentira enrevesada de toda la vida transformada en un nuevo y temible enemigo) cuando periodistas de declarada ideología filofascista, y me quedo corto, venden panfletos camuflados de obras históricas sobre el comunismo en todas las librerías del país con un éxito francamente inesperado por los expertos en el período de entreguerras y la historia reciente.
Pero el mayor de los cánceres de nuestra amada y escurridiza Clío no duerme fuera de estas murallas, que parecen servir más para evitarnos observar el exterior que para defendernos del ataque de la ideologización y las presiones de fuera. Los propios historiadores, muchos de ellos reos de su propia cartera de creyentes, hace tiempo abandonaron la honrosa y vital tarea a la que un estudioso del pasado se encomienda desde sus primeros años de formación: ser sincero con la sociedad y objetivo ante los hechos, fuentes y pruebas de las que dispone. No debemos escribir la verdad, porque cualquier intento de esbozar algo parecido a ella es imposible en nuestro campo. La verdad del pasado cristalizó en las retinas de quienes la vieron, retumbó en los oídos de quienes la escucharon y murió con las voces de quienes la narraron. Exponer hipótesis en constante revisión, presentar los resultados de nuestras investigaciones junto al método utilizado y aportar herramientas que permitan la interpretación de los mismos es la única via real de hacer Historia con mayúsculas.
Por desgracia, y pese al antiguo debate a cerca de los sesgos individuales de todos y cada uno de los historiadores, antropólogos, y demás profesionales, la intelectualidad está polarizada y malnutrida debido a esos mismos sesgos. Un sesgo ideológico es como una marca de nacimiento, o una de esas cicatrices de juventud que aunque se puedan disimular siempre sabemos localizar en nuestra piel. Afirmar que uno mismo carece de ellos es una muestra de la falta de autoconocimiento de quienes pretenden instaurar verdades absolutas. Por ello, y siendo consciente del largo y tortuoso debate que los filósofos de la ciencia han dedicado a este asunto, considero que la generación actual de historiadores y periodistas reciclados (al igual que las anteriores) está creando una situación de desconcierto y enfrentamiento innecesaria.
Propongo, y no creo que sea nada revolucionario, establecer una forma fiable y transparente de detectar aquellos discursos que por lícitos no dejan de ser un género distinto de lo que debería ser la investigación histórica. No somos nadie para repartir carnets de fiabilidad, pero sí estamos más preparados que la media de población para detectar propaganda y amarillismo engalanados con los ropajes de nuestra cada vez más desnuda disciplina. Si conseguimos advertir al lector de que su nuevo libro de “historia” está cargado de presuposiciones, opiniones subjetivas y mensajes irracionales podrá disfrutarlo como un ensayo más, una obra de realidad-ficción o una imaginativa visión del pasado, sin caer en la tentación de considerar la verdad revelada cualquier basura mediática que le quieran colar como verdad inequívoca. Y este tipo de contenido se crea en todos los ambientes, bajo cualquier ideología y por personas de todos los colores y creencias.
Sapere aude, pero con cautela.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Javier NoSoloHistoria

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información