Sociedad

Ni Una Más, Ni Una Menos: Una Historia De Esperanza.

Ni Una Más, Ni Una Menos: Una Historia De Esperanza. - Sociedad

«Jamás entenderé a esos “hombres” a los que una mujer les dio la vida y que acaban convertidos en maltratadores de mujeres. Miserables y cobardes aquellos que se hacen llamar hombres y no son más que despojos malolientes de aquello que creen ser

Esperanza pensó en escapar por la ventana de su angustiosa rutina, de esa efimera ilusión convertida en pesadilla por culpa de ese fiero demonio que fingía ser un hombre. Desde hacía varios meses, las palizas, el maltrato y el desprecio se habían convertido en una constante en la vida de la mujer, y ella, que soñaba cada noche con la libertad tras el descanso de la bestia, vestía rasgadas vestiduras teñidas de miedo y sangre. « Que vergüenza», pensaba Esperanza, pues, ¿Qué dirán de ella si deja al que siempre fue su marido? La perdida Esperanza no sabía que hacer, hacia donde continuar, pues debía aguantar por Futuro, el hijo que había concebido junto a quien una vez la llenó de bonitas ilusiones. Aunque todo aquello había quedado atrás hacía algunos años. Ese demonio, el cual se esforzaba por aparentar ser un hombre, se creía amo y señor de Esperanza; y así fueron pasando los días, los meses, los años.

Todo cambió el día que Esperanza, por pura casualidad, o quizá por alguna razón del destino conoció a Libertad, una extraordinaria mujer, fuerte y valiente, elegante, inteligente, pero por encima de todo, una mujer libre. Libertad le mostró como romper las cadenas del miedo, como combatir a ese demonio, y como afrontar una nueva vida al lado de su hijo. Le enseñó que un verdadero hombre jamás la trataría como lo hace ese demonio y los de su calaña, que todavía hay lugar para el amor en su vida. Después de escuchar todas estas palabras, los ojos de Esperanza brillaron por primera vez en años, y en su pecho resonó un aliento con su propio nombre. Por fin escuchó las cadenas que arrastraba durante tantos años.

Y así fue como Libertad, con ayuda de Justicia y su fiel compañero Destino, liberaron a Esperanza de las garras de ese terrible demonio, despojándolo por siempre de su disfraz de hombre, y lanzándolo a lo más profundo del Averno, donde cumpliría condena hasta el fin de sus días junto a otras bestias y miserables cobardes. Finalmente, la nueva mujer, libre y despojada de miedos pudo empezar una nueva vida al lado de su hijo. Atrás había quedado ese terrible sufrimiento y los pensamientos de acabar con todo escapando por la ventana. Esperanza cogió a Futuro de la mano y mirando hacia adelante, comenzaron a forjar una nueva vida.

Meses después, Esperanza conoció a Ilusión, y las palabras de su mejo amiga Libertad cobraron sentido en el corazón de la mujer. La mujer confirmaba en sus propias carnes que todavía existían hombres de verdad. Dos años después de esta relación, nacerían Vida y Armonía, dos hermosas gemelas fruto del verdadero amor.

Años después, Futuro, junto a sus hermanas Vida y Armonía, se unieron a cientos de miles de mujeres y hombres para combatir a los demonios que todavía consiguen escapar del Averno, y que una vez, robaron parte de la vida de su madre.

«Dedicado a todas las mujeres, a las que fueron, a las que son, y a las que serán.»

¡Ante el maltratador, tolerancia 0!

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 8 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

miquelangelo

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información