Sociedad

¿niños En El Cine Y La Oficina?

¿niños En El Cine Y La Oficina? - Sociedad

La cuestión de los niños en el espacio público muestra mucho de lo que somos como sociedad, por lo que sería bueno reflexionar al respecto.

Antes de entrar en materia, conviene explicar un poco del concepto de “adultocentrismo”. Somos una sociedad adultocéntrica. Vemos la realidad desde la perspectiva de persona adulta como si fuera la única existente, asumiendo como naturales e inmutables los privilegios de los que gozamos como adultos (por ejemplo, ser escuchados y ser tomados en cuenta); pese a que niñas y niños suelen inspirar ternura o al menos el deseo de que se encuentren bien, la manera en que vivimos indica que, en general, como sociedad, pensamos centralmente en la conveniencia de los adultos. No es mala voluntad. Hemos aprendido que “así es la vida”. Por eso el debate sobre la adopción por parte de parejas homosexuales pone en el centro los derechos de quienes pretenden adoptar y no, como debería ser, el derecho de quien será adoptado a contar con una familia. Por eso cuando hay un divorcio, los dimes y diretes sobre pensión y custodia suelen centrarse en los derechos del hombre y de la mujer, no en el derecho de niñas y niños a que se satisfagan sus necesidades materiales y afectivas. Por eso se entiende como aceptable gritarles y pegarles, aunque no parezca aceptable gritar y pegar a nadie en el trabajo.

Así las cosas, es común pedir a niñas y niños que se porten como mayores: que estén quietos, que no toquen, que guarden silencio. Es parte de la socialización aprender a portarse en cada lugar como corresponde y aprender a respetar el espacio y los objetos ajenos; pero esto se hace poco a poco, al ritmo del desarrollo de cada niña y niño, conforme a la singularidad de cada cual. Normalmente, un niño saludable y razonablemente seguro de sí mismo va a portarse como niño, no como un pequeño adulto. Esto no tiene por qué ser del gusto de todo el mundo. Es respetable evitar convivir con personas activas, ruidosas, sin filtro-social, dependientes y vulnerables. Pero esas personas tienen derecho a existir y, por lo tanto, a ocupar el espacio público. Seguramente, será imposible que se les evite por completo. Ni modo.

Entonces, ¿deberían los niños estar en cualquier lado? Sí. Es su derecho estar en cualquier lado que no sea un peligro para ellos, aunque represente una incomodidad para otras personas: en la fila del banco, en la tienda, en el templo, en el museo, en el supermercado, en los restaurantes y obviamente en las plazas y parques.

¿Pero realmente en cualquier lado? ¿En espectáculos no infantiles? ¿En una oficina? ¿En una biblioteca? Hay muchos lugares que no son un peligro para niñas y niños, cuya dinámica requiere que las personas se porten como normalmente se espera de los adultos.

Hay quienes piensan que los papás y mamás que aparecen con un niñito en el cine, en una función no infantil, son simplemente desconsiderados. No dudo que haya papás y mamás desconsiderados, sobre todo con las necesidades de sus criaturas; pero elijo pensar que si un niño o niña está en un sitio es porque se necesitó llevarle o porque se juzgó apropiado llevarle por alguna razón… tal vez por error. Sé que hay gente con anécdotas de pesadilla sobre niños sin límites con papás que parecen pasar de ellos olímpicamente. Pero elijo dar prioridad a la empatía. No me apresuro a señalar. Una vez me tocó tener a una pareja con un bebé, en los asientos atrás del mío, en el cine. Cuando empezó la película, oí el inicio de esos quejidos que típicamente anuncian llanto; alguno de los dos salió de la sala cargando a la criatura y no supe si regresó, pero el bebé no se volvió a oír. Toleré el ruido interruptor cinco o diez segundos. No pasó nada. Para molestia, oler los chiles en escabeche de los nachos de alguien en el asiento de junto: y ni modo. Se puede aguantar tantito lo que no nos gusta.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Silvia Parque

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información