Literatura

No lo entiendo

No lo entiendo - Literatura

Recuerdo que desde mis 13 años hasta mis 21 años mantube una depresión que me hacía sentir muerta por dentro, fines de semana completos me la pase durmiendo, esperando no despertar, lloraba cuando nadie me veia, lloraba y no sabía ¿por que?, No sé por que me era difícil salir los 18 de febrero, mi cumpleaños aún no me gustan, nunca me gustarón en realidad, cada año recuerdo haberme sentido miserable, y no solo ese 21 sino desde una semana antes comenzaba a llorar solo de pensar que llegaría ese día, he llorado así toda mi vida y ni siquiera sé por que, trato de salir adelante de esto una y otra vez, de diferente manera, busco formas para estar mejor, pienso en las cosas buenas, personas buenas, y sin embargo nada me funciona.
He visto atardeceres dentro de autos esperando algo excepcional que nunca ocurre, quizá ese siempre fue mi equivocación, esperar a que ocurra, cuando en realidad tengo que salir a buscarlo, pero creo que no lo hago correctamente, por que quién más ha caminado sola a las 3 de la mañana por una calle completamente desierta, sin más esperanza, esperando que algo malo me ocurra para por fin terminar con esto, por que no tienes el valor de acabarlo por ti misma pero nunca pasa nada.
Tube una buena infancia, una buena familia, y la mejor madre que pude haber deseado, pasabamos los días juntos y en las noches a la hora de merendar lo haciamos juntas con un café cada una, diferentes claro, ella lo tomaba negro, la peque tomaba leche a penas pintado de café y yo era todo lo contrario, mi madre dio todo de ella para poder sacarnos adelante como buenas personas, nos enseño a luchar por nuestras metas, y a ser mujeres fuertes, a no depender de nada ni nadie para tener nuestros propios logros, es una excelente madre, mi vida siempre fue buena, así que nunca realmente entendí el por que de esta tristeza, del por que este temor, ni como empezó, a esta altura de mi vida ya realmente es poco importante, ya no vale tanto como antes y su peso es cada vez menor, mucho menor, y aunque no fuera así ya no puedo tirarme sin que nada más importe, ahora tengo que poner en práctica lo que toda la vida mi mamá me enseñó, tengo que hacer fuerte a este pequeño que me necesita, tanto me necesita, y creo que yo también a él.
Pero bueno esto realmente tu ya lo sabías quizá y con tu gran cerebro puedas ayudarme a encontrar un por que?, claro después de que tu sepas la razón de tu agonía.

Hasta luego Sr. Cebolla.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

iblue

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.