Tecnología

No Navegues Sin Rumbo

No Navegues Sin Rumbo - Tecnología

Hasta ahora hemos ido contando que la revolución tecnológica de las últimas décadas nos ha brindado nuevas plataformas, mecanismos y dispositivos para acceder a la red de redes: como los Smartphone o las tabletas; también nos ha ofrecido nuevos canales y herramientas de comunicación, como los blogs, los wikis o las diversas redes sociales, en las que el receptor, el usuario, se ha convertido en el centro y protagonista del proceso de comunicación.

Hagamos una parada especial en las redes sociales.  Su crecimiento y proliferación ha tenido lugar en muy poco tiempo, en comparación con lo que los medios tradicionales tardaron en su día en alcanzar una masa crítica de usuarios. Su avance imparable es ya un hecho y fácilmente identificable con cifras que repasamos.

No cabe duda de que las redes sociales, más que una moda pasajera como algunos identificaban de forma peyorativa o despectiva, han irrumpido en nuestra vida cotidiana para quedarse. También en la hoja de ruta de empresas, gobiernos, asociaciones y entidades de diversa índole, que van tomando conciencia progresiva de la relevancia de la comunicación digital, participativa e interactiva.

Especial relevancia adquieren para los profesionales del sector de la Comunicación, que ha visto nacer la figura del Community Manager. La asociación AERCO define así su perfil: “gestor, moderador y dinamizador de las comunidades online, que define la estrategia de comunicación en las redes, vigila por la calidad de los contenidos, atiende las demandas de los usuarios, mantiene viva la comunidad y monitoriza lo que está ocurriendo en la red, mide la reputación on-line de su empresa, proyecto o entidad”.  

De este acotamiento y definición de las funciones del Community Manager nos quedamos con varias palabras clave: definir, vigilar, atender, dinamizar y monitorizar. Cinco verbos, cinco acciones fundamentales que debemos tener en cuenta si queremos hacer un uso adecuado, eficaz y ventajoso de las redes sociales; si queremos contribuir a los principios fundamentales de la comunicación 2.0: crear comunidad, compartir contenidos y generar conocimiento colectivo.

Una planificación previa será siempre beneficiosa para que el mensaje llegue de forma eficaz y eficiente; bastará con que nos detengamos a pensar y definir qué queremos transmitir, a quién, cómo, en qué red y por qué.

¿Cuál es nuestro objetivo? ¿Qué queremos conseguir: compartir y difundir contenidos, obtener mejor reputación digital o simplemente una cuestión de ocio?

Quizás nos interese crear una fanpage en Facebook y aprovechar el tirón de amigos, familiares, compañeros y conocidos para dar a conocer de forma inicial un proyecto; quizás lo más oportuno sea buscar la red profesional por excelencia, LinkedIn, para obtener la visibilidad y los réditos profesionales que estamos buscando para tu proyecto; o abrir una cuenta en Twitter, con seguidores que quizás no conoces de primera mano, pero que ocupan un perfil profesional similar, con intereses comunes y con los que pueden compartir datos e información de gran interés.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

silva-123

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información