Salud

No Solo Somos Lo Que Comemos

No Solo Somos Lo Que Comemos - Salud

Nos bombardean a todas horas diciendo que cuidemos nuestra alimentación porque sino acabaremos enfermos. Pero se olvidan de contarnos otros aspectos que también influyen a la hora de comer.

Primero quiero aclarar que no soy médico ni nutricionista y por lo tanto lo que aquí publico es una opinión personal.

Se puede estar de acuerdo o no, pero si  hace cuestionarte lo que se nos dice en los medios, me daré por satisfecha.

Lo que empezó a hacerme preguntar sobre lo que era bueno o malo a la hora de comer fue la observación de mi propio cuerpo e incluso el de algún familiar.

¿Por qué comiendo lo mismo a veces me sentaba bien y otras mal?

¿Por qué si comemos las mismas cantidades y productos que otros unos se engordan y los otros no?

¿Por qué unos enfermamos y otros no si comemos lo mismo?

Estas son las principales preguntas que me llevaron a investigar  un poquito sobre el tema.

Veamos un ejemplo:

Estoy de vacaciones y llevo una alimentación un poco desordenada por no llevar un horario y estar fuera de casa, pero coma lo que coma no tengo malas digestiones.

Sin embargo cuando empiezo a trabajar y como equilibradamente dentro de un horario pero con mucha rapidez y estrés por tener que volver al trabajo después, tengo digestiones muy pesadas y un exceso de gases.

Este sería el claro ejemplo de que por muy bien que comas si no lo haces con tranquilidad tu salud se resiente.

Evidentemente comer de manera sana y productos lo menos procesados posibles nos ayuda a mantener una buena salud. Practicar ejercicio físico también es importante y ayuda.

Pero ¿y si lo que estamos sintiendo o pensando pudiera influir en como asimilamos el alimento ingerido?

O ¿y si lo que sentimos nos afecta a la hora de comer?

Veamos otro ejemplo:

Podemos sentirnos deprimidos o ansiosos y darnos un atracón para calmar nuestra tristeza y ansiedad. Eso solo empeora las cosas y no solo no logramos calmarnos si no que además añadimos una emoción más al paquete: la culpabilidad.

Algunas veces podemos pensar que comiendo dejaremos de sentirnos mal. Esto hace que entremos en un círculo vicioso con las emociones y la alimentación.

Como todo en esta vida se trata de encontrar un equilibrio entre cuerpo y mente y esto nos lleva de nuevo a la práctica de vivir en el momento presente, herramienta que también funciona muy bien a la hora de alimentarnos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lucobus

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información