Sociedad

No soy de nadie

No soy de nadie - Sociedad

Yo soy de los labios que me besan, de las manos que me acarician y de los brazos que me abrazan. Soy del aire que respiro, aunque no sea en sí de nada, si no que soy de un todo.

Pertenezco al corazón que me cuide y a ese alma que me arrope. A quien me da sin recibir nada a cambio y me pide cuando lo necesite, sin ese sentimiento de que me debe algo.
Pertezco a la sonrisa que seca mis lágrimas, a quien mira por mi cuando me cura la herida y no me pregunta tan siquiera como fue.
No soy de la persona que me empujó en aquel precipicio, ni de la mano que un día me dio de comer y hoy mientras muero de hambre, se come mi comida con crueldad.

No pertenezco a nadie que que me haga daño a sabiendas de mi dolor. No seré de la vida que me ata y mortifica, si no de aquella que me deja volar sin rencores, odio u otro sentimiento que haga apagar la luz que tanto tiempo me costó encender.

Porque hay personas que para brillar necesitan estar a oscuras, sintiéndose el foco el epicentro, sin embargo hay pocas, pero algunas, que pueden sentir la luz ajena y ver como brilla, expectante ante tal magnitud, sin sentir la necesidad de destruir nada por sentirse menos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Almacor

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.